La Segunda República española (1931-1939)

Este artículo analiza el período de la Segunda República española en paz (1931-1936), haciendo especial énfasis en las reformas sociales, económicas y políticas llevadas a cabo por los diferentes gobiernos del período.
Imatge destacada

| 14/11/2020 | Última actualización:


Índice de contenidos

La Segunda República fue proclamada el 14 de abril de 1931 como consecuencia del fracaso de las fuerzas políticas que apoyaban el régimen monárquico y dictatorial en las elecciones municipales celebradas el 12 de abril.

La proclamación de la Segunda República

El hundimiento del régimen monárquico y dictatorial de la Restauración

El régimen monárquico y dictatorial se hundió por tres motivos:

Con la caída de la dictadura, también lo hizo el rey Alfonso XIII, ya que este había apoyado al dictador Primo de Rivera. En 1931 el rey quiso intentar desmarcarse de la dictadura convocando elecciones, pensando que sería sencillo volver a los viejos esquemas del régimen parlamentario de la Restauración. Con las elecciones el rey pretendía mejorar su imagen y así conseguir que la gente volviera a confiar en la monarquía. Pero era demasiado tarde, porque la gente ya estaba cansada de la monarquía. La caída de la dictadura era también la caída de la monarquía.

Las elecciones municipales del 12 de abril de 1931

El almirante Aznar, en funciones de Presidente del Gobierno, y siguiendo el encargo recibido por el rey Alfonso XIII, convocó elecciones municipales. Se celebraron el 12 de abril de 1931. Eran las primeras elecciones que se celebrarían en España desde el establecimiento de la dictadura de Miguel Primo de Rivera en 1923.

En las grandes ciudades la victoria republicana fue una realidad. Para el pueblo la victoria de las izquierdas y la marcha del rey se vivió con mucha alegría. La gente salió a las calles con banderas republicanas y gritando “¡Viva la República!“.

Proclamación de la Segunda República en la Puerta del Sol de Madrid
Proclamación de la Segunda República en la Puerta del Sol de Madrid

Alfonso XIII viendo esta situación decidió convocar un gabinete de crisis, pero nadie en aquel momento se prestó a apoyarlo. Los monárquicos estaban escondidos. Así el 14 de abril Alfonso XIII decidió que lo único que podía hacer era exiliarse.

El 14 de abril se proclamó la República en las grandes ciudades españolas en medio de grandes manifestaciones populares en las calles. Para el pueblo la República significa libertad, modernidad, el sueño de hacer un país digno, que progresaría y que pensaría en los obreros.

Los protagonistas de la Segunda República

1) Partidarios de la República

2) Contrarios

¿Cómo tenía que ser la Segunda República?

Contexto internacional en 1931

La situación política y social en Cataluña

En Cataluña la República fue proclamada tras un profundo proceso de reestructuración y debate entre las fuerzas políticas antimonárquicas, especialmente en los últimos años de la dictadura. Estas fuerzas políticas ya preveían la crisis general del sistema político.

a) Contexto político

Situación inmediatamente anterior a las elecciones municipales del 12 de abril de las diferentes opciones políticas del país:

b) Elecciones municipales del 12 de abril de 1931 y la proclamación de la República

Las elecciones municipales fueron ganadas por Esquerra Republicana de Cataluña en las principales ciudades de la región catalana. La euforia del momento llevó a Lluís Companys (ganador de las elecciones municipales y por lo tanto alcalde electo de Barcelona) a proclamar desde el balcón del Ayuntamiento de Barcelona en la plaza de Sant Jaume, el 14 de abril, la República española en Cataluña. Francesc Macià desde el balcón de la Diputación (actual Generalitat) proclamó la “República catalana dentro de la Federación Ibérica“.

Las noticias que llegaban de Barcelona a Madrid pusieron en alerta al nuevo Gobierno Provisional de la República, que envió una delegación de ministros para negociar con Francesc Macià y exigirle la disolución de la República catalana. El acuerdo con Madrid pasó por el restablecimiento de la Generalitat de Catalunya como órgano de autogobierno del país.

El Bienio Progresista (1931-1933)

El Gobierno provisional de la República

Después de la proclamación de la República el 14 de abril y para garantizar el orden durante el período transitorio hasta que no se eligiera un nuevo gobierno surgido de unas elecciones generales, los firmantes del pacto de San Sebastián acordaron nombrar un gobierno provisional, encabezado por el centrista Niceto Alcalá Zamora (de tendencia democratacristiana). El nuevo gobierno provisional tenía el encargo de convocar elecciones generales cuanto antes.

Elecciones constituyentes de 1931

Las elecciones se celebraron en el mes de junio de 1931 (con carácter de elecciones constitutivas). Los resultados fueron:

Las fuerzas progresistas formaron un gobierno de coalición con representantes de los partidos republicanos de izquierdas, el PSOE y ERC, encabezados por Manuel Azaña, dirigente de Izquierda Republicana. Niceto Alcalá Zamora pasó a ocupar el cargo de Presidente de la República.

Partidos políticos de la época de la Segunda República

a) De ámbito nacional:

b) De ámbito catalán:

c) De ámbito vasco:

Primer Gobierno de Manuel Azaña (1931-1933)

Manuel Azaña, dirigente de Izquierda Republicana, fue el encargado de formar gobierno. Se convirtió en el protagonista político principal de esta etapa, ya que fue quien dio el impulso necesario para iniciar la modernización política y social del país.

La acción de gobierno se puede resumir en seis bloques.

Redacción de la Constitución de la Segunda República (1931)

La Constitución es documento básico de cualquier sistema político. El texto de 1931 limitaba el marco legal y definía España como una “república democrática de trabajadores de todas las clases, organizados en un régimen de libertad y justicia”.

Segunda República
Alegoría de la República

España, decía la Constitución, se declaraba como estado laico. Abría la puerta al derecho al voto femenino (la primera vez que pudieron votar las mujeres fue en las elecciones generales del 19 de noviembre de 1933). En el tema territorial, afirmaba el derecho de las regiones a la autonomía (en 1932 se aprobó el primer Estatuto de Autonomía de Cataluña).

Durante el primer año de vida de la república se tramitó y aprobó el Estatuto de Autonomía de Cataluña (1932) y en la etapa final el Estatuto Vasco (1936) y se inició la redacción del gallego (1936). La Constitución también otorgaba amplios derechos en aspectos como el trabajo, con la introducción del salario mínimo, la ley de la jornada laboral y o en temas sociales, el derecho al divorcio, entre otros.

La Reforma Agraria

El objetivo de la reforma agraria era conseguir una agricultura más productiva y con una estructura de la propiedad mejor repartida (tradicionalmente estaba en muy pocas manos, los latifundistas). Se quería que los jornaleros andaluces pudieran acceder a la propiedad, mejorando sus condiciones.

La reforma se hizo a través de la “Ley de bases de usos y cultivos”. Se creaba la Instituto para la Reforma Agraria (IRA) que era el organismo encargado de analizar las grandes explotaciones para que aquellas que no estuvieran en producción fueran expropiadas y repartidas entre los jornaleros de la zona. Pero este proceso era extremadamente lento debido a la falta de recursos económicos del Estado.

La oposición de la ley venía desde dos bloques: por una parte, de los propios jornaleros que veían como en la realidad la ley no se aplicaba. Y por otra parte, la ley tenía la oposición frontal de la clase dirigente latifundista.

La matanza de Casas Viejas de 1933

Debido a la lentitud de los procesos, los campesinos se mostraron contrarios a la ley. Protagonizaron multitud de protestas. La más importante se produjo en Casas Viejas (enero 1933), donde murieron 22 campesinos y 6 policías. Este hecho precipitó la dimisión de Azaña. El Presidente de la República le aceptó la dimisión.

Los anarquistas eran partidarios de quedarse las tierras sin papeles ni burocracia. Su lema era: “la tierra para quien la trabaja”.

Casas Viejas, 1933
Fotografía tomada horas después de finalizar la matanza de Casas Viejas con los cuerpos aún en el suelo de personas abatidas. Fuente: Vikipedia.org

La fuerte oposición de los propietarios de las tierras a la ley de Reforma Agraria se canalizó a través del partido político de la CEDA. En las elecciones de 1933 la victoria del centro-derecha impulsó a miembros de la CEDA en el gobierno.

La reforma del ejército

La reforma del ejército tenía como objetivo reducir los costes del ejército y el gran número de oficiales (todos ellos ascendidos durante la Guerra de África). Además se quería despolitizar el ejército. A los oficiales se les ofreció la jubilación manteniéndolos los derechos económicos. De esta forma se conseguía reducir el número de oficiales a la mitad. También se derogó la Ley de Jurisdicciones de 1906.

Por último, se quería profesionalizar el ejército, que era bastante ineficaz. El ejército no se tomó bastante bien estas reformas y se empezaron a preparar golpes de estado con el objetivo de liquidar la República. El primero de ellos se produjo en 1932 liderado por el general Sanjurjo. El Golpe de Estado fue fallido y el general acabó exiliado en Portugal, gracias a un indulto del mismo Azaña.

La reforma educativa

Con esta medida se buscaba mejorar la situación de la enseñanza en España, un país que contaba con más de 7 millones de analfabetos, el 34% de la población. La intención del gobierno era crear un sistema educativo público y gratuito, para todos.

Marcelino Domingo, ministro de Educación, creó un Plan de Alfabetización, para que las personas mayores que no había ido a la escuela aprendiera a leer. También se creó el Plan de escolarización de los niños, con el objetivo de crear escuelas en todos los pueblos del país (6.500 nuevas escuelas), aplicando un tipo de educación muy avanzada en la época.

Se introdujo la coeducación (niños y niñas aprendiendo el mismo) y la educación racional, basada en el conocimiento científico.

Las reformas sociales

Entre otras medidas, la más destacada fue la aprobación de la Ley del divorcio. En el ámbito laboral, los derechos de los trabajadores se ampliaron. Se aprobó la Ley del Salario mínimo y la Ley de la jornada máxima.

La reforma territorial

En la Constitución de 1931 se aprobó el derecho de las regiones españolas a la autonomía política. En 1932 se aprobó el Estatuto de Cataluña y en 1936 el Estatuto de Euskadi. El Estatuto de Galicia no se llegó a tramitar por culpa del estallido de la Guerra Civil. En la Constitución de 1978 estas tres comunidades autónomas fueron consideradas “comunidades históricas”.

El Bienio Negro o reaccionario (1934-1936)

Las elecciones generales de noviembre de 1933

El adelanto de las elecciones generales por la caída del gobierno provocó que el país volviera a las urnas el mes de noviembre de 1933. Los resultados fueron los siguientes:

Las elecciones de 1933 fueron ganadas por los partidos republicanos conservadores, entre los más importantes el Partido Radical de Alejandro Lerroux, que fue el elegido para formar gobierno. El partido de la CEDA, daba apoyo parlamentario al gobierno sin formar parte de él.

¿Cómo fue posible la victoria de las fuerzas conservadoras?

La contrarreforma del gobierno conservador

a) El nuevo gobierno de Alejandro Lerroux

El gobierno surgido de las elecciones generales de 1933 fue encabezado por Alejandro Lerroux, en cuanto líder del Partido Radical, con el apoyo parlamentario de la CEDA de Gil Robles. La CEDA era el auténtico partido ganador de las elecciones, pero su líder, Gil Robles, al ser un monárquico declarado, consideró que era mejor ceder la presidencia al líder del Partido Radical en la figura de Lerroux. Gil Robles apoyaba este gobierno en las Cortes. La llegada de las derechas al poder permitió a la oligarquía recuperar algunos de los privilegios perdidos en la etapa anterior, a la vez que los militares ponían freno a nuevos posibles intentos de golpe de estado.

La entrada en el gobierno de partidos políticos que públicamente defendían el retorno al régimen monárquico puso en alerta a los socialistas y anarquistas, ya que veían en Gil Robles un peligro para la República. Los socialistas decían “si el gobierno depende de Gil Robles, el régimen republicano está en crisis”. Muchos sectores del movimiento obrero pensaban ya en la revolución como única salvación de la república.

b) Principales contrarreformas del nuevo gobierno

El objetivo político principal del gobierno conservador a partir de enero de 1934 era deshacer y desmantelar la mayor parte de la obra legislativa del gobierno de la etapa anterior, en manos del centroizquierda.

La respuesta de los partidos de la oposición y sindicatos

En 1934 los sindicatos y los partidos de izquierda veían con gran preocupación que la CEDA, uno un partido que no ocultaba su simpatía hacia las ideologías fascistas, ahora fuera el partido mayoritario del Gobierno. Miembros destacados de la CEDA tenían relaciones con el fascismo italiano y el nazismo alemán. La CEDA, como partido reaccionario, quería destruir la República, al menos, la idea de progreso que representaba la República. Para la CEDA solo se podía mantener en pie la República si se transformaba en una república autoritaria.

Por eso durante todo el 1934 las tensiones sociales se multiplicaron. Y a todo esto hay que sumar el aumento del paro, que se duplicó.

La revolución de octubre de 1934

La actitud beligerante y profundamente anti-reformista del gobierno conservador provocó la radicalización creciente de los sindicatos y partidos de la izquierda: pocos días después de la derrota electoral, ya se estaban produciendo revueltas en toda España bajo la dirección del sindicato anarquista CNT-FAI y el apoyo de los socialistas y la UGT.

La posibilidad de que la CEDA entrara en el Gobierno de la República y la creciente preocupación por el aumento de la presencia de grupos fascistas en España, que apostaban claramente por implantar una dictadura siguiendo el modelo italiano y alemán, fueron las principales razones para justificar las acciones insurreccionales por parte de los partidos de izquierdas y los sindicatos.

Finalmente, en septiembre de 1934 José Maria Gil-Robles entró en el gobierno como ministro. Para las fuerzas políticas de izquierdas y los sindicatos la entrada en el gobierno de miembros de la CEDA fue visto como “el final de la república“. Estos sectores de la sociedad, entre ellos del PSOE, UGT o la CNT, comenzaron los preparativos para una de huelga general revolucionaria.

La Revolución de 1934 en Asturias

Se formó una alianza entre todos los movimientos obreros y políticos de izquierdas, la Alianza obrera (CNT, UGT, PSOE y PCE). En Asturias recibió el nombre de UHP (Unión de Hermanos Proletarios). Esta alianza tenía como objetivo emprender revueltas contra los poderes conservadores. Se convocó la huelga general revolucionaria para el 5 de octubre de 1934. El objetivo era recuperar el poder. La mayoría de la Alianza se planteó ocupar el poder y convertir la República en un Estado Socialista.

El gobierno de Madrid se preparó para hacer frente a la huelga, enviando al ejército a los puntos más críticos, como Asturias. La huelga fue un éxito en las zonas urbanas, como Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Asturias. El ejército en Madrid ocupó toda la ciudad para sofocar a los manifestantes y la huelga se termina muy pronto.

La Revolución de 1934 en Barcelona

En Barcelona los hechos de octubre de 1934 fueron planteados desde el gobierno de la Generalitat como una rebelión política. Al frente de la Generalitat había Lluís Companys. Desde la victoria electoral de las derechas, en 1933, el gobierno de Madrid se había dedicado a boicotear gran parte de las leyes que aprobaba el Parlamento catalán. Así la Generalitat decidió adherirse a la huelga revolucionaria y el 6 de octubre el Presidente Companys proclamó el Estado Catalán, negando su obediencia al poder central. Este hecho se conoce como los Hechos del Seis de Octubre.

El Gobierno de la República ordenó al ejército sofocar la rebelión política en Barcelona. La resistencia del presidente Companys duró unas pocas horas, hasta que tuvo que dar la orden de rendición a todos los catalanes a través de un discurso radiofónico. Como consecuencia todos los miembros de la Generalitat fueron encarcelados y juzgados a treinta años de prisión. Además del Estatuto quedó suspendido y se nombró a un nuevo “gobernador” de Cataluña.

La represión hacia los protagonistas de los acontecimientos revolucionarios

Asturias fue la región española donde la huelga revolucionaria tuvo más seguimiento y más resistencia por parte de los obreros. Un motivo importante era el difícil acceso del ejército en la región, muy montañosa. Además el movimiento obrero en Asturias era muy importante. El sindicato mayoritario era la UGT. El 5 de octubre los mineros fueron a los cuarteles de la Guardia Civil y robaron todo el armamento. Esto permitió que la huelga revolucionaria se pudiera iniciar. Llegaron a socializar los bienes y se apoderaron de las fábricas de armamento del ejército.

El gobierno designó al general Franco la dirección de las operaciones militares para reprimir y sofocar la revolución en Asturias, cuando se vio la incapacidad del General Ochoa para derrotar a los manifestantes. Madrid ordenó a Franco acabar con la revolución utilizando todos los medios a su alcance, lo que desembocó en una matanza de obreros. A principios de noviembre la revolución se acabó.

Los hechos de octubre de 1934 acabaron con el siguiente balance:

En 1935 se produjeron cientos de manifestaciones pidiendo la liberación de los presos políticos. Además el paro comenzaba a ser un grave problema para los obreros. Los obreros estaban muy radicalizados.

La crisis del gobierno conservador

El gobierno de derechas se encontró con problemas que no podía resolver, por su orientación política o por incompetencia y corrupción. Los problemas eran tan graves que el gobierno tuvo que adelantar las elecciones generales, que se celebraron en febrero de 1936.

La crisis del gobierno de derechas se debió por una serie de factores:

La crisis del gobierno de derechas, a finales de 1935, provocó la convocatoria anticipada de elecciones. Fueron fijadas para febrero de 1936. En estos comicios, los partidos republicanos de izquierda, socialistas y comunistas decidieron concurrir agrupados en una coalición electoral inédita, el Frente Popular (el Frente de Izquierdas en Cataluña).

El programa del Frente Popular

La defensa de los ideales de la reforma social de la etapa del Bienio Progresista y la experiencia del período de gobierno conservador, pusieron de acuerdo a los partidos a formar esta coalición, que se presentó bajo un programa de mínimos:

Los partidos de la derecha reaccionaron al anuncio de la presentación de la coalición de izquierdas, formando ellos también una coalición electoral, bajo la marca de Bloque Nacional (llamado Frente de Orden en España) con el fin de evitar la dispersión de votos conservadores.

Las elecciones de 1936

Las izquierdas ganaron las elecciones al obtener una cómoda mayoría parlamentaria, con 257 diputados, frente a los 139 de la derecha y de los 54 de las opciones de centro.

Los resultados de las elecciones generales de febrero de 1936 es el siguiente:

La victoria del Frente Popular fue debida a la alta participación y la llamada al voto de la coalición de izquierdas por parte de la CNT.

La victoria del Frente Popular supuso el regreso al gobierno de Manuel Azaña con el apoyo parlamentario de los socialistas y comunistas. El nuevo gobierno de izquierdas dictó la amnistía para los presos políticos y la recuperación de las reformas sociales congeladas desde enero de 1934. Además se volvió a activar el Estatuto de Cataluña y el gobierno de Lluís Companys recuperó sus plenas funciones a la Generalitat de Catalunya.

El gobierno de Azaña volvió a aprobar la Reforma agraria, esta vez con la voluntad de ser más ágil en el reparto de las tierras.

La reacción de las fuerzas conservadoras y de extrema derecha

La derecha, derrotada democráticamente en las elecciones, no aceptó los resultados y enseguida inició los planes para la elaboración de una conspiración militar que tenía como objetivo derribar el gobierno de izquierdas. Quien estaba detrás de las maniobras militares en contra la República eran los sectores más conservadores del país: ejército, oligarquía, Iglesia, terratenientes, la banca y grupos fascistas, como la Falange y las JONS, así como buena parte de los monárquicos.

Por otra parte, los sindicatos y los partidos de izquierdas temían el golpe de estado por parte de la derecha. Por ello se comenzaron a preparar en el caso de que los conspiradores se levantaran en armas. El golpe de estado hacía meses que la estaban preparando, pero los mandos militares que debían llevar a cabo no se decidían. Franco no acababa de ver claro el éxito del golpe.

Los asesinatos que tuvieron lugar en julio de 1936 determinaron finalmente la fecha del golpe de estado. En el transcurso de una manifestación fascista, los falangistas mataron a tiros a un Guardia de asalto comunista. En respuesta al asesinato los compañeros comunistas mataron al político Calvo Sotelo. Esto creó un ambiente de crispación entre la ciudadanía, ambiente que era lo que buscaba Franco para decidirse a dar el golpe de estado.

Cataluña durante la Segunda República

Proclamación de la República Catalana

El 14 de abril de 1931, el alcalde de Barcelona, Lluís Companys, proclamó desde el balcón del Ayuntamiento la República española. Y Francesc Macià, líder del partido político Esquerra Republicana de Catalunya, desde el balcón de la Diputación, proclamó “la República Catalana dentro de la Federación Ibérica“.

Francesc Macià proclama la República Catalana desde el balcón de la Diputación de Barcelona, actual Generalitat de Cataluya
Francesc Macià proclama la República Catalana desde el balcón de la Diputación de Barcelona, actual Generalitat de Cataluya

Las palabras de Francesc Macià despertaron una gran alarma entre los dirigentes republicanos de Madrid. Los dirigentes de ERC (ganadores de las elecciones en Cataluña) junto con el Gobierno Provisional de la República llegaron a un acuerdo que permitía la creación de la Generalitat de Catalunya y el compromiso de Madrid para que Cataluña recuperara un poder autónomo, pero dentro de la República española. Por primera vez desde 1714 Cataluña tendría una forma de autogobierno.

El Estatuto de Autonomía de Cataluña, el “Estatut de Núria” de 1932

La redacción del Estatuto de autonomía comenzó los primeros días de junio de 1931 y el proyecto se terminó a finales del mismo mes. Inmediatamente, se inició el proceso de aprobación por parte de los 1.063 ayuntamientos catalanes, que lo hicieron por unanimidad. El referéndum popular del 2 de agosto dio un sí muy amplio. Pero aún faltaba el trámite de aprobación en las Cortes Generales españolas.

El texto original del proyecto de Estatuto era muy ambicioso. El preámbulo afirmaba el derecho de autodeterminación de Cataluña dentro de la República Federal español. Otorgaba plenas competencias en enseñanza, la oficialidad del catalán, las competencias plenas en policía autonómica y la creación de un Tribunal de Casación. El poder de la Generalitat se repartía entre el Parlamento, el Consejo Ejecutivo y el Presidente.

Pero este texto no fue el que finalmente se aprobó en las Cortes de Madrid el 9 de septiembre de 1932. El texto original fue profundamente modificado y se temió hasta el final que no se pudiera aprobar por las fuertes críticas que recibió

En primer lugar, la discusión del Estatuto se suspendió hasta que se aprobó el texto de la Constitución española, el 9 de diciembre de 1931. Además las ambiciones soberanistas de Cataluña despertaban recelos en el resto del Estado. A consecuencia del golpe de estado del general Sanjurjo el 10 de agosto de 1932, el proyecto del Estatuto recibió el impulso que necesitaba gracias a la alianza entre republicanos y nacionalistas. Este impulso permitió la aprobación urgente del texto, en un ambiente marcado por el apoyo a la autonomía de Manuel Azaña, presidente del Gobierno.

El texto aprobado en Madrid suponía una rebaja de las pretensiones del texto original. Entre otros, el catalán era cooficial con el castellano y la enseñanza una competencia compartida con el Estado, creándose la doble red de escuelas públicas (del Estado y de la Generalitat).

Las elecciones catalanas de 1932

En noviembre de 1932 se celebran las primeras elecciones para elegir los diputados en el Parlamento de Cataluña. Los resultados fueron:

Las elecciones otorgaron la victoria a Esquerra Republicana de Catalunya, liderada por Francesc Macià, que fue elegido como Presidente de la Generalitat, el primer presidente de la Generalitat Republicana.

Obra de Gobierno de la Generalitat durante la Segunda República

La obra legislativa del Parlamento, hasta octubre de 1934, destacó por su dinamismo y por el entusiasmo modernizador: los dirigentes políticos eran conscientes de la oportunidad extraordinaria de que disponían y los dos primeros años de autonomía culminaron con un conjunto importante de medidas destinadas a la recuperación nacional del país.

La obra de gobierno se orientó claramente hacia la modernización del país: se aprobaron las normas sobre régimen local (organización interna del país), se estableció la mayoría de edad a veintiún años y se legisló sobre la capacidad jurídica de la mujer y se modernizó la cultura y la enseñanza.

El 25 de diciembre de 1933 murió Macià, que fue sustituido por Lluís Companys. Al mismo año se produjeron elecciones generales, ganadas por las derechas, incluso en Cataluña. A partir del triunfo de las derechas y la subida al poder de Alejandro Lerroux como Presidente del Gobierno, la relación entre la Generalitat y el Estado fue muy tensa.

Ley de contratos de cultivo

El gobierno de la Generalitat intentó solucionar los conflictos agrarios, permitiendo el acceso a la propiedad a los miles de campesinos rabassaire (jornaleros). Con este objetivo se aprobó la Ley de contratos de cultivo en 1933, con Lluís Companys como Presidente. Esta ley se encontró con la oposición del Gobierno central en manos de las derechas, que interpusieron un recurso de inconstitucionalidad al Tribunal de Garantías Constitucionales. Esto creó una situación de gran tensión que llegó al punto culminante cuando Companys decidió el apoyo a la Revolución de 1934.

Los hechos del Seis de octubre de 1934

El 4 de octubre de 1934, la Alianza Obrera, plataforma de socialistas y comunistas, declaró la huelga general en todo el Estado. En Cataluña obtuvo un gran éxito significativo por el apoyo del Gobierno de la Generalitat y de ERC, aunque la CNT no participó. Grupos de obreros, rabassaires y guerrillas nacionalistas armados intentaron controlar Barcelona y las principales ciudades catalanas. El día 6, el presidente Lluís Companys, en un acto que recordó a Macià en 1931, proclamó el Estado Catalán.

El gobierno de Lerroux declaró rápidamente el estado de guerra y el ejército detuvo todo el Gobierno de la Generalitat. El Estatuto quedó suspendido. En el juicio contra Companys y los miembros de su gobierno se les condenó a treinta años de prisión.

El Frente de Izquierdas en las elecciones generales de 1936 en Cataluña

La bajada del prestigio del partido dirigido por Lerroux también afectó Cataluña. Las elecciones de febrero de 1936 se convocaron con el Estatuto suspendido y todas las competencias de la Generalitat gestionadas desde Madrid, con sus dirigentes encarcelados y con miles de detenidos desde octubre de 1934. Esta situación produjo una fuerte irritación social y la demanda generalizada de amnistía para los presos.

En Cataluña las izquierdas crearon el Frente de Izquierdas, coalición electoral formada por nacionalistas (con ERC), la Unión de Rabassaires (sindicato campesino aliado de ERC), socialistas (USC y PSOE) y comunistas (PCC, PCP Y POUM). El Frente de Izquierdas consiguió la victoria con 41 escaños, frente a los 13 del Frente de Orden, formado por la Liga y otros grupos centristas y de derechas.

Con la victoria en toda España del Frente Popular se procedió a la inmediata restitución del Estatuto y Compañeros volvió a ser Presidente de la Generalidad. La preocupación estos meses era por el ya temido golpe de estado, ideado por la derecha española.


Todos los artículos del curso: Historia de España (curso de Bachillerato)

Las raíces históricas de la península IbéricaLa Edad Media en la Península Ibérica (476 - 1492)La Monarquía Hispánica en la Edad Moderna (1492-1808)Del Antiguo Régimen al Estado Liberal (1808 - 1868)El Sexenio Democrático y la Restauración Borbónica (1868-1898)La economía de España en el siglo XIXClases sociales en España en el siglo XIXEl desastre del 98 y la Restauración (1898-1931)La Segunda República española (1931-1939)La Guerra Civil española (1936-1939)Dictadura franquista (1939-1975)Transición española: de la dictadura a la democracia

Bibliografia recomanada:


Idiomas disponibles: