La revisión del Tratado de Versalles y la reapertura del conflicto en Europa

La llegada al poder de Adolf Hitler en Alemania y el fin de la época de bonanza económica de la década de 1920, abrió la puerta a cuestionar la paz de Versalles.
Imatge destacada

| 29/12/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos:

El desequilibrio del orden europeo de entreguerras

La llegada al poder de Adolf Hitler en Alemania en 1933, con un programa nacionalsocialista que tenia como principal punto la revisión del sistema de Versalles, sumado a la Italia desengañada por la victoria mutilada en la primera guerra mundial, marcaron profundamente el contexto político y social de Europa en la década de 1930. Este contexto fue el que condujo a un nuevo conflicto bélico de alcance mundial a partir de 1939.

Programa político y objetivos del Nacional-socialismo alemán en 1933:

Programa en política exterior del régimen fascista italiano:

Principales acontecimientos entre 1933 y 1939

Octubre de 1933: retirada de la Sociedad de Naciones

El 19 de octubre de 1933 Alemania se retiró de la Sociedad de Naciones, abandonando la política exterior internacional de la “seguridad colectiva“, apostando a partir de ese momento por las relaciones bilaterales entre los Estados. De esta forma Alemania recuperaba la plena soberanía en política exterior (muy limitada en función del Tratado de Versalles).

La renuncia se formalizó en una carta enviada por el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Konstantin Freiherr von Neurath, donde informaba el secretario general de la Sociedad de Naciones, Joseph Avenol, de la retirada del país en este organismo internacional. La renuncia permitía a Alemania proceder con su política de rearme militar a gran escala, lo que era una violación flagrante de los acuerdos internacionales. También abandonó en 1936 el Tratado de Locarno.

Enero de 1934: Pacto de no agresión entre Alemania y Polonia

La Alemania nazi firmó un acuerdo de amistad con Polonia, el 24 de enero de 1934. Era el “Pacto de no agresión Alemania-Polonia“, un acuerdo de amistad y cooperación mutua por un plazo de diez años.

Hans-Adolf von Moltke (embajador alemán), el mariscal polaco Józef Piłsudski, el ministro alemán de Propaganda Joseph Goebbels y el ministro de Asuntos Exteriores polaco Józef Beck
Hans-Adolf von Moltke (embajador alemán), el mariscal polaco Józef Piłsudski, el ministro alemán de Propaganda Joseph Goebbels y el ministro de Asuntos Exteriores polaco Józef Beck en Varsovia (15 de junio de 1934).

La firma de este pacto con Polonia supuso el abandono temporal de la disputa entre los dos países, el fin del aislamiento internacional de Gobierno de Hitler tras el abandono de las negociaciones de desarme y de la Sociedad de Naciones y la posibilidad de debilitar la alianza franco-polaca. El pacto también le permitió reforzar su propaganda en favor de la paz y calmar las suspicacias de las otras potencias tras su retirada de la Sociedad de Naciones y de las negociaciones sobre el desarme.

El pacto fue interpretado por la URSS como una amenaza por parte de Alemania hacia los soviéticos.

Julio de 1934: fallido golpe de Estado en Austria

Pocos días después de los acontecimientos del 30 de junio (conocida como la Noche de los Cuchillos Largos), que habían permitido a Hitler consolidar su dictadura personal, los nazis austriacos intentaron llevar a cabo un golpe de Estado contra el régimen austrofascista instalado en el poder desde marzo de 1933.

El complot nacional-socialista contra el gobierno de Engelbert Dollfuss del 25 de julio fracasó, pero los nazis consiguieron asesinar el primer ministre Dollfuss en la sede de la cancillería.

Engelbert Dollfuss
Engelbert Dollfuss, canciller austriaco y principal víctima del fallido golpe de Estado nacionalsocialista del 25 de julio de 1934. Fue asesinado en la cancillería cuando intentaba huir de los golpistas, que habían tomado el edificio.

Los nazis austriacos pretendían instaurar un gobierno nacionalsocialista pero el fracaso del golpe lo impidió, en ese momento. Hitler aprendió la lección; debía dejar en segundo término la anexión de Austria y poner en primer plano la recuperación de las fronteras de Alemania. No fue hasta el 13 de marzo de 1938 cuando Alemania se anexionó Austria.

Enero de 1935: Plebiscito por la reincorporación del Sarre

Cuando se cumplió el plazo de quince años impuesto por el Tratado de Versalles de 1920, se hizo un referéndum en el territorio del Sarre el 13 enero de 1935. En función del tratado de 1920, el territorio alemán del Sarre había quedado como un espacio administrado por la Sociedad de Naciones.

El referéndum contó con una participación del 98%. El resultado fue una gran mayoría de 90,73% a favor de la unión con Alemania, el 8,86% quería mantener el statu quo y una minoría del 0,40% deseaba unirse a Francia.

Hitler aprovechó el resultado del plebiscito para declarar la restauración del servicio militar obligatorio. Esto era una declaración pública del rearme de Alemania y violaba el Tratado de Versalles.

Abril de 1935: el acuerdo del Frente de Stresa

Francia, Italia y Gran Bretaña pactaron una respuesta unitaria a las pretensiones expansionistas de Hitler. Afirmaban su apoyo a la independencia de Austria y también ratificaban la vigencia de los acuerdos del Tratado de Versalles.

Fue una reunión de buenas intenciones, sin muchos efectos reales en la práctica. El contexto político era el siguiente:

Tanto Francia como Gran Bretaña temían una nueva guerra. Toda respuesta a las amenazas de Hitler se hacían en una forma muy suave para evitar que desembocase en un nuevo conflicto. El gobierno francés creía en ese momento que contaba con superioridad militar respecto a Alemania e intentaba disuadirla de una guerra inmediata.

En una maniobra política y diplomática, el gobierno francés de Pierre Laval buscó un socio para contrarrestar el potencial alemán. El país con el que tener un acuerdo podía causar más impacto a Alemania era la URSS. El 2 de mayo de 1935 se firmó el tratado franco-soviético de asistencia mutua, con el objetivo de rodear la Alemania nazi para minimizar la amenaza para Europa central.

A Gran Bretaña no le preocupaba demasiado Alemania, excepto en el caso de su fuerza aérea. Gran Bretaña, que no era un territorio continental, sabía que podría atacar Alemania siempre que pudiera defender el espacio aéreo británico. Pero los ingleses calculaban erróneamente la fuerza de que disponía ya en ese momento Alemania. Los ingleses no estaban tan interesados en buscar un socio, sino en establecer una política de apaciguamiento con Alemania para tenerla controlada.

Junio de 1935: Acuerdo naval anglo-alemán

Acuerdo naval militar entre Gran Bretaña y Alemania. Gran Bretaña aceptaba el proceso de rearme de Alemania. Churchill lo denunció como un gran error, ya que pactar con Hitler significaba reforzar sus tesis.

Con cada decisión que tomaba Hitler practicaba la política de los “hechos consumados”, sin pedir permiso a nadie, porque sabía que el resto de países europeos no presentaban oposición a sus decisiones. Todas las decisiones unilaterales Hitler eran aceptadas por Gran Bretaña, Francia e Italia.

Marzo de 1936: la crisis de Renania

La crisis de Renania fue una crisis diplomática provocada por la remilitarización de esta región alemana por decisión de Adolf Hitler el 7 de marzo de 1936. El hecho constituía una violación del Tratado de Versalles y del más reciente Pacto de Locarno.

La ocupación militar de la Renania era una denuncia pública del Tratado de Locarno de 1925 (conjunto de acuerdos por los que Alemania, Francia, Bélgica, Gran Bretaña e Italia garantizaban el mantenimiento de la paz en Europa occidental.) El objetivo de Hitler era neutralizar Francia y Gran Bretaña por el este. No tuvo ninguna reacción política destacada.

Gran Bretaña y Francia se mantenían en su política de apaciguamiento intentando negociar con Hitler las reivindicaciones alemanas reconociendo el rearme alemán. Francia y Gran Bretaña ya no se sentían superiores en Alemania.

Guerra civil española de 1936-1939

Las democracias europeas firmaron el Pacto de no intervención en la guerra civil española. La Guerra Civil, a partir de la intervención directa de la Italia fascista y la Alemania nazi, suponía un nuevo paso en el proceso de ruptura del equilibrio del orden europeo. Alemania e Italia apoyaron la rebelión militar contra el gobierno legítimo republicano. Italia proporcionó aviones para facilitar el traslado del ejército rebelde de África a la península. La flota alemana bloqueó el acceso de la flota republicana en el estrecho de Gibraltar.

Léon Blum (primer ministro del Frente Popular francés) propuso que los gobiernos europeos se comprometieran a un pacto de no-intervención en España, pensando en dos cosas:

El pacto de no intervención era la continuación de la política de apaciguamiento con Hitler. La guerra en España fue un paso más en la crisis europea. Y más importante, significó el fin de las hostilidades entre Italia y Alemania, que gracias a la guerra española acabaron de superar sus diferencias. Mussolini reorientó su política hacia el mediterráneo occidental dejando vía libre a Hitler en el mediterráneo oriental.

La situación de deterioro en Europa favorecía la política expansionista del nacionalsocialismo. La política de no-intervención en la guerra española reforzó a Alemania e Italia. La violación flagrante de la política de la no intervención por parte de Alemania e Italia supuso que Gran Bretaña y Francia tuvieron que mirar hacia otro lado y aceptar lo que todo el mundo sabía: Alemania e Italia participaban en el conflicto español y la guerra civil española era solo la antesala de un nuevo conflicto de alcance europeo.

5 de noviembre de 1937: Memorando Hossbach

Adolf Hitler se reunió secretamente el 5 de noviembre de 1937 con la dirección del partido nazi y el estado mayor para establecer la futura política expansionista del Reich. La reunión supuso un punto de inflexión en las políticas exteriores de Hitler, que entonces comenzaron a radicalizarse. La reunión se conoce con el nombre de la persona que redactó el acta, el Coronel Friedrich Hossbach.

En esta reunión se proponía:

12 de marzo 1938: Anschluss de Austria (la anexión de Austria la Reich)

El ejército alemán invadió Austria el 12 de marzo de 1938. La acción provocó la protesta del gobierno inglés y francés. Mussolini aceptó la anexión de Austria (ya era un aliado de Hitler). Algunos conservadores y laboristas ingleses lo aceptaron como lógico y esperable.

Verano de 1938: la cuestión de los Sudetes

El verano de 1938 se empezó a plantear la cuestión de los Sudetes (región de población mayoritariamente alemana en Checoslovaquia). El Partido de los sudetes alemanes inició una campaña de agitación para conseguir la anexión del territorio de los Sudetes a Alemania. Por primera vez Francia e Inglaterra denunciaron públicamente las pretensiones anexionistas de Hitler. Estaban en contra de la rotura de la unidad nacional de Checoslovaquia.

Mussolini intervino en septiembre de 1938 promoviendo una reunión entre los gobiernos italianos, alemán, francés e inglés en Munich. En la Conferencia de Múnich se tomó el siguiente acuerdo:

Obivamente, Hitler no cumplió el pacto.

1 de octubre de 1938: ocupación de los Sudetes

El plebiscito de los Sudetes no llegó a tener lugar, porque el 1 de octubre de 1938 el ejército alemán ocupó el territorio. Unos 800.000 checos quedaban dentro del territorio como ciudadanos alemanes, sin ningún derecho para ellos en medio de 2.800.000 alemanes.

14 de marzo 1939: creación de la República títere de Eslovaquia

Hitler liquidó Checoslovaquia e instauró la creación de una república títere en Eslovaquia.

Consecuencias acuerdo de Munich:

La URSS se sintió atacada por no ser invitada a la conferencia de Múnich. Los gobiernos occidentales habían pactado con Hitler el reparto de Europa y Stalin pensó que las consecuencias del acuerdo serían la futura agresión a la URSS por parte de Alemania o Gran Bretaña.

Por su parte, Hitler interpretó el acuerdo de Munich como una concesión de carta blanca para llevar a cabo su política expansionista sin miedo a represalias. Era un paso más en su política de hechos consumados.

Tras la desaparición de Checoslovaquia, el primer ministro británico Chamberlain firmó un acuerdo de protección de Polonia, amenazando a Alemania de declararle la guerra en caso de invasión.

A partir de este momento Gran Bretaña y Francia empezaron a tener claro que si Hitler invadía Polonia, se iniciaría una nueva guerra. La política de contención fracasó en todos los sentidos.

En verano de 1939 Hitler ya tenía claro que la guerra estaba muy cerca. Pero dentro de su gobierno no todo el mundo estaba de acuerdo. ¿Por qué Hitler corrió el riesgo de invadir Polonia ante el desacuerdo de algunos elementos de la dirección económica y militar alemana?

Hitler confiaba en que tras la ocupación de Polonia no hubiera reacción de los gobiernos europeos, tal como había sucedido hasta ese momento. Dentro del gobierno de Hitler había dos líneas de actuación:

Stalin planteaba frenar el ataque a la URSS pactando con Alemania (para ganar tiempo), que supondría un desgaste de las potencias continentales de Francia y Gran Bretaña. Stalin pero ofreció una última propuesta en Francia y Gran Bretaña y se realizaron conversaciones a segundo nivel donde no se llegó a ningún acuerdo.

El objetivo final de Hitler era el este y se tenía que pasar por Polonia. Hitler pensaba atacar Polonia tras el rechazo militar de la ocupación de Checoslovaquia. Alemania no podía tener dos frentes abiertos ni exponerse a una guerra lenta de cinco años, tenía que hacer una guerra relámpago. Había que neutralizar la respuesta soviética y francesa.

A la vez, Alemania no podía ir a la guerra sin el petróleo del Cáucaso y por eso necesitaba un pacto con la URSS, que le asegurara el aprovisionamiento de materias primas y la salvaguarda del frente del este.

23 de agosto 1939: Pacto Alemania-URSS

El 23 de agosto de 1939 se firmó el Pacto Ribbentrop-Molotov. El tratado secreto definía la repartición de la Europa del este y central bajo influencia alemana y soviética, también a consultar sobre asuntos de interés común y abstenerse a unirse a cualquier alianza militar.

Molotov firma el tratado en presencia de Ribbentrop y Stalin
Molotov firma el tratado en presencia de Ribbentrop y Stalin

1 de septiembre 1939: invasión de Polonia

Alemania invadió Polonia el 1 de septiembre de 1939. Era el inicio segunda guerra mundial.


Todos los artículos de este curso: Historia Contemporánea de Europa (siglos XIX y XX)

Europa y el mundo colonial a finales del siglo XVIIILa Era Napoleónica (1799-1815)El Congreso de Viena y la Restauración del orden europeoCambios sociales y económicos en el siglo XIXLiberalismo y nacionalismo en el siglo XIXLas revoluciones de 1820, 1830 y 1848La expansión del gran capitalismo industrialLa Europa del Sistema Bismarck y el estado-nación liberalImperialismo y expansión colonial en el siglo XIXLa Primera Guerra Mundial (1914-1918)Consecuencias de la Primera Guerra MundialEl nuevo mapa territorial de la Europa de entreguerrasLas Revoluciones de Rusia (1917) y Alemania (1918)Las democracias de la Europa de entreguerras: Gran Bretaña, Francia y AlemaniaAscenso al poder del fascismo en ItaliaLa revisión del Tratado de Versalles y la reapertura del conflicto en Europa[Libro] Capitalismo y democracia 1756-1848La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Bibliografia recomendada:

No hay información disponible para este artículo.

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: