Mesopotamia y el Antiguo Egipto en el IV y el III milenio

La historia de Mesopotamia y el Antiguo Egipto están documentadas desde aproximadamente el año 10.000 aC y llega hasta el 637 dC (conquista musulmana). El periodo más importante en la Mesopotamia fue el que va del 3.100 aC al 538 aC, durante el cual este territorio fue la cuna de tres civilizaciones: la sumeria, la babilónica y la asiria.
Imatge destacada

| 16/10/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

El espacio geográfico de la Mesopotamia, Oriente Próximo y el Valle del Nilo

La antigua Mesopotamia estaba situada en la cuenca fluvial de los ríos Tigris y Éufrates. Esta denominación la dieron los antiguos griegos para definir un territorio que había acogido las primeras civilizaciones humanas, entre las que destacan Sumeria, Acad, Asiria y Babilonia. En Mesopotamia nació la primera civilización humana, con las ciudades-estado, obras de infraestructura y la agricultura, entre otros avances.

Mediterráneo oriental y Oriente Medio en el siglo XIV
Mediterráneo oriental y Oriente Medio en el siglo XIV aC (incluido el período de Amarna). Fuente: Wikipedia.org

Geográficamente, la Mesopotamia estaba delimitada en el norte por la meseta iraní. La frontera con el actual Irán era la gran cordillera del Zagros, donde habitaban pueblos nómadas de pastores. Y al oeste, entre el río Éufrates y la península del Sinaí estaba la región de la actual Siria-Palestina, que era una realidad cultural diferente respecto la Mesopotamia, con pequeñas zonas fértiles.

Entre la península de Anatolia (actual Turquía) y Mesopotamia se encuentra la cordillera de los Montes Tauru. El centro de Anatolia es una gran meseta y la costa es muy accidentada. En las montañas había, en la antiguedad, pequeñas comunidades agrícolas.

En el Valle del Nilo había la civilización del Antiguo Egipto, que compartía muchas características de Mesopotamia.

Según la lengua que hablaba cada grupo étnico que habitaba en este territorio, podemos establecer la siguiente clasificación:

De la «revolución agrícola» a la «revolución urbana»: el creciente fértil

El río Nilo fue el elemento fundamental para la existencia de la civilización humana en Egipto (durante el Bajo, Medio y Alto Egipto). El espacio fértil de Egipto se encontraba y se encuentra todavía hoy en día a ambos lados del río. Egipto vivía gracias al trabajo agrícola en el Nilo. Sin embargo, tenemos pocos documentos escritos de la historia de Egipto referentes al pueblo que trabajaba en la agricultura. Sin embargo sabemos que toda la vida se desarrollaba alrededor del río. Las tumbas se encontraban en el límite del desierto, con el objetivo que se conservaran las construcciones hechas para los muertos. Pero a pesar de la importancia de la civilización egipcia, la primera lengua escrita de la humanidad fue el sumerio (IV milenio aC.).

El origen de la ganadería y la agricultura y la aparición de las primeras ciudades

Las condiciones necesarias para que pueda aparecer la agricultura en un determinado lugar las determinan el clima. El antropólogo Vere Gordon Childe formuló la teoría del oasis en la obra «Los orígenes de la civilización» (1936) según la cual en el Próximo Oriente existían plantas y animales salvajes en abundancia, pero como consecuencia de una época de cambio climático los recursos quedaron limitados en una zona limitada (el Levante mediterráneo, los actuales territorios de Siria, Palestina y Jordania).

Mapa que muestra la zona en verde del creciente fértil
Mapa que muestra la zona en verde del creciente fértil

A partir de este cambio climático, las antiguas zonas fértiles se convirtieron en pequeños oasis dentro de zonas muy áridas. Según Gordon Childe este fue el motivo por el que las personas que habitaban en aquellos territorios se vieron obligados a aprovechar mejor los recursos y se preguntaron porque no podían cultivar ellos mismos los vegetales y tener animales en cautividad.

De la necesidad de controlar los cultivos y los animales en cautividad nació la agricultura. Y eso pasó allí donde estaban las plantas que se querían cultivar: en la zona del Zagros, el Tigris y en las costas del Mediterráneo. Es la zona que históricamente se conoce como el «Creciente Fértil«. Allí conocían los cereales, las cabras, las ovejas y los cerdos.

Mapa del Creciente fértil
Mapa del Creciente fértil (Fuente: Wikipedia.org)

El territorio del Creciente fértil, que no tenía la tradición de otras zonas en las que había tenido lugar el inicio de la transición hacía el Neolítico, fue el escenario en el que el desarrollo del neolítico impulsó una evolución que condujo al surgimiento de las primeras organizaciones estatales y el despegue de la civilización. Fue allí dónde se llevó a cabo la evolución hacia una economía más productiva. Estas comunidades ya utilizaban herramientas precisas alrededor del año 10.000 aC. Se habían especializado en la recogida de los cereales. Son estas características comunes las que permitieron el salto evolutivo: de la recogida de los alimentos a la recolección. Así es como nacieron las comunidades sedentarias.

Gracias a la especialización que se produjo en el cultivo del cereal, estas sociedades ya no necesitaban buscar otros alimentos. Y eso solo podía pasar en las zonas donde se podía cultivar el cereal.

¿Por qué se llegó a la agricultura en el valle del Nilo, el Tigris y el Eufrautes?

Los ríos Nilo, Tigris y Éufrates proporcionaban el agua necesaria para la agricultura. Y como se necesitaba mucha gente para poder controlar un río, de ahí surgieron las primeras ciudades. La primera ciudad que surgió fue el Uruk.

En Mesopotamia y Egipto las tierras permitieron un desarrollo mucho mayor que en los montes del Zagros y el Taurus. Cuando la agricultura llegó a las bajas valles, el surgimiento de estructuras sociales permitió la creación de unas ciudades y una cultura que eran necesarias para la sociedad: nacieron la lengua, las tradiciones… Fue así como nació una sociedad compleja. En la Mesopotamia hubo una gran densidad de ciudades.

La teoría de la Revolución urbana de Gordon Childe

Según el antropólogo Gordon Childe la evolución que se produjo durante el IV milenio en Mesopotamia tuvo tanta trascendencia que se puede afirmar que fue revolucionario. Para constituir las ciudades era necesario:

Childe no daba tanta importancia a aspectos sociales. En cambio el antropólogo Elman R. Service insistió más en los factores sociales para diferenciar la ciudad-pueblo del resto:

Las ciudades de la Mesopotamia se unían en comunidad de forma voluntaria o bien por conquistas. El nombre que recibían los gobernantes de estas ciudades era:

El origen de la escritura

En la zona de la Mesopotamia surgió la primera escritura en lengua sumeria. Cuanto más compleja se hacía la ciudad, más se hacía necesario plasmar de alguna forma los sueños de los hombres. La escritura surgió cuando apareció el trato entre personas que no se conocían, por ejemplo en las relaciones de intercambio de productos o alimentos.

Tablilla de piedra grabada con escritura pictográfica
Tablilla de piedra grabada con escritura pictográfica procedente de la ciudad mesopotámica de Kish (Irak), datada en el 3 500 adC. Dibujada a tamaño natural, aproximadamente. Probablemente es el vestigio más antiguo conocido de escritura; y consta de pictogramas que representan cabezas, pies, manos, números y trillos. Se conserva en el Departamento de Antigüedades del Ashmolean Museum, Oxford. Fuente: Wikipedia.org

La escritura nace de la necesidad para fiscalizar los intercambios comerciales. En los mensajes que utilizaban los intercambios ponían barro encima para que nadie los pudiera modificar. Así nacieron los sellos y el cilindro (la glíptica). Conforme más complicado era el mensaje, más compleja debía ser la escritura.

Al principio la escritura de los mensajes estaba relacionada con un símbolo. Pero en las piedras cuesta mucho escribir y en el barro no se pueden hacer figuras curvas. De las formas curvas se pasaron a las rectas dando vida a la escritura cuneiforme, ya que el apoyo de barro obligaba a idealizar el mensaje con pictogramas e ideogramas (ideas) y así nació la escritura jeroglífica.

La ventaja de la escritura jeroglífica era que podía ser entendida por la gente que no sabía la misma lengua. Como desventajas, el número de signos era enorme. Es muy difícil aprenderla. Solo una pequeña parte de la población podía entender.

Con el fin de economizar signos nació el fonograma (uso de sílabas).

Se creó el referencial para saber cuando era un pictograma, un ideograma o un fonograma. Solo te indicaba como tenías que leer el signo.

Lenguaje cuneiforme y jeroglíficos

Se conservan medio millón de tablas de esta época. Estas tablas son de carácter administrativo. Solían tener una vida de 1 año. Otros textos no administrativos tenían vida más larga, por ejemplo, textos a las divinidades. Egipto tiene mucha piedra y el papiro. Mesopotamia utilizaba el barro para escribir.

Estas pequeñas piezas son del IV milenio antes de Cristo. Durante el 4.000 aC aparecen los sellos sobre el barro para garantizar que los mensajes no se modificaban. Los sellos se ponían en las puertas y los sacos de cuero. La escritura cuneiforme en tablas nació alrededor del año 3.200 aC. Las más antiguas que conocemos son de la ciudad de Uruk. Contenían mensajes vitales para la vida de la sociedad: la caza, la construcción de viviendas… También hay mensajes más elaborados de templos, que es el elemento que organiza la vida en sociedad.

Esta escritura era una forma de control administrativo. Desaparecieron de la memoria de la humanidad porque se dejaron de utilizar. No fue hasta el siglo XIX que se consiguió descifrar los textos. El documento que ayudó a descifrar la lengua sumeria fue el «Behistún» (encontrado en la ciudad de Ecbatam). Era una inscripción grabada en un acantilado. Texto trilingüe, en persa, elamita y acadio. Las tres escrituras utilizaban el cuneiforme.

Inscripción de behistún, que describe las conquistas de Darius el  Grande en persa antiguo y elamita (antiguas lenguas babilónicas).
Inscripción de behistún, que describe las conquistas de Darius el Grande en persa antiguo y elamita (antiguas lenguas babilónicas). Estos relieves y textos están grabados en un acantilado sobre la montaña Behistun (actual provincia de Kermanshah, Irán). Fotografía: Wikipedia.org

El texto persa utilizaba 40 signos, el elamita 100 y el acadio 500. Dedujeron que el primer texto estaba escrito en un lenguaje alfabético o silábico. Después dedujeron que aquel texto debía contener el nombre de los grandes reyes persas: Ciro, Darío y Jerjes, todos con un «R». A partir de la r pudieron descifrar el cuneiforme persa. Resultó ser un silabario simplificado, donde se utilizaban algunos ideogramas.

El elamita se descubrió que también era silabario, pero con un uso más extenso de pictogramas e ideogramas. Se pudo descifrar el acadio debido a que se trataba de una lengua sumeria, que utilizaba menos casos la sílaba, por eso necesitaba más signos.

Con el acadio surgió un problema añadido:

¿Por qué le daban un valor fonético que no les correspondía con su lengua? Quizás los acadios no eran los inventores de esta escritura. El acadio tomaba la escritura del sumerio.

De la ciudad al Estado: Sumer y Ebla

Sumeria fue una región al sur de la antigua Mesopotamia, entre la desembocadura de los ríos Éufrates y Tigris. Allí aparecen las primeras ciudades históricas de la humanidad. Estos centros políticos (años 3200-2300 aC) tenían necesidades vitales que tenían que ir a buscar fuera de sus territorios. El único medio de comunicación era el río. Pronto aparecieron ciudades como Assur y Mari, ciudades sumerias, que se formaron como centros de poder en Sumeria. La cultura sumeria llegó hasta el Mediterráneo

Estas ciudades tenían una economía agrícola, que necesitaba ir al exterior a buscar alimentos. Muy pronto junto al núcleo sumerio aparecieron poblaciones que hablaban lenguas semíticas, los acadios. En el norte se encontraban los acadios y en el sur los sumerios.

Sumeria se inventó la rueda a vela, el arado, el torno de cerámica y la escritura. Alrededor de estos nuevos núcleos de poder surgió el templo. Todas las ciudades dependían del mantenimiento del río. Si una ciudad cambiaba el sistema de canales del río podía afectar a otra ciudad. Las luchas internas acabaron con un poder fuerte que surgió en la ciudad de Kish. Accad creó el I Imperio acadio. Años después la hegemonía la marcará Babilonia.

Estela de los Buitres. Serie de grabados sobre la victoria del rey Eannatum de Lagash sobre Umma, a finales del Período Dinástico Arcaico.

Lo importante para las ciudades de la época era hacerse con el control de nuevas tierras y campesinos que las trabajaran. Por este motivo aparecieron los ejércitos permanentes con gente especializada y orden en la batalla. En la Estela de los Buitres, una serie de grabados conmemorativos de la victoria del rey Eannatum de Lagash sobre Umma, aparecen los hechos de forma simbólica.

Eran sociedades organizadas en torno a un templo. Había una sucesión dinástica. La unificación de las ciudades sumerias se produjo al principio del período. Siempre estuvieron unidos los sumerios. Lo que querían mostrar era que Mesopotamia era un país unido y eterno. Nippur era la tierra sagrada de los sumerios y el lugar de unión entre todos los pueblos.

El Reino de Ebla

En la ciudad de Ebla había un palacio, pero no había un templo central que aglutinara toda la vida religiosa. En este palacio había un «En», gran sacerdote sin templo. El título de «En» en Ebla equivalía a un rey. No era un rey de tipo hereditario, sino electivo. También había un consejo de ancianos, una especie de juzgados, Abba. Los notables vivían fuera de la ciudad. Los Lugal eran ganaderos (jefe de clanes), y decidían el tema de los excedentes.

El rey tenía la función de organizar el excedente para comerciar aprovechando las relaciones con los sumerios. Los sumerios tenían mucho interés en la zona de Ebla (actual Siria).

En Ebla no había rey ni una comunidad agrícola. Los acadios del III Milenio legaron a Ebla y la destruyeron. El primer rey de Accad, Sargon, creó una nueva ciudad, Accad.

Accad y la III dinastía de Ur

Imperio acadio (2334 – 2192 aC)

Todo comenzó en la ciudad de Kish. Cuenta la leyenda que había una sacerdotisa consagrada a la diosa Istar. Tuvo un hijo y lo dejó en el río. El niño lo recogió una gente pobre. Cuando el niño se hizo mayor la diosa le dijo que su misión era crear un Imperio. El personaje se llamaba Sargon. Esta es la leyenda que explica la creación del Imperio acadio.

Sargon etimológicamente era Shanu-Kin, «rey legítimo». Fundó una nueva ciudad, Acad (algo poco normal, porque lo lógico hubiera sido centrar la capital donde tenía el poder). Se supone que Sargon era extranjero, jefe de un grupo de pastores. Sargon se hizo nombrar rey de Acad y Sumeria.

Extensión del Imperio acadio en tiempo del rey Naram-Sîn (2254-2218 aC). Fuente: Wikipedia.org

El imperio acabó siendo muy extenso. Iba desde el Zagros hasta el Mediterráneo. Era un imperio débil en la medida en que la diferencia entre zonas estaba muy marcada. Había un núcleo de poder: de la ciudad de Kish hasta el norte del Tigris. Las ciudades tenían suficiente autonomía y pagaban un tributo al rey.

El norte del territorio era demasiado grande para poder ser controlado. Había fortificaciones acadias en los pasos de montaña más importantes. Los acadios suprimieron el poder de la zona de Ebla y gestionaban ellos mismos los recursos. Querían llegar directamente a las fuentes de los recursos.

El imperio acadio cayó desde dentro. Naram-Sin, neto de Sargon, en la medida en que era consciente de su debilidad, intentó tomar el poder de que tenían las élites locales. Naram-Sin para luchar contra la resistencia local, destruyó el templo de Kish.

Todas las ciudades sumerias y acadias, a pesar de la gran competitividad, compartían estructuras económicas y políticas. En política común dio lugar a la unificación dirigida por la ciudad de Ur que llevó a la III Dinastía de Ur. Solo afectó las ciudades de Sumer y Accad. Fue un Estado mucho mejor unificado y organizado. Nació una organización estatal. Nacen tratados catastrales (cálculo de las tierras cultivables, para poder fiscalizar las impuestos), normalización de pesos y medidas e intento de unificar las leyes.

La debilidad de este imperio venía por los pueblos del Sur, los amorreos (pueblos semitas), que presionaban en la Baja Mesopotamia para ocupar tierras. La ciudad de Ur se vio obligada a construir una línea defensiva a la altura de Kish y Babilonia. Lo que hizo caer la III dinastía de Ur fue la inestabilidad producida por la separación de las ciudades sumerias de Ur y las revueltas internas y la invasión de los elamitas que dieron la puntilla final al Imperio entre los años 2112 y 2004 aC.

Los amorreos fueron los protagonistas del II Milenio. Se hicieron fuertes en la ciudad de Babilonia, con una economía basada en la agricultura (cereal, trigo, cebada, centeno y avena). No había arroz. Estos cereales permitían ser conservados durante varios años y con ellos podían pagar los impuestos.

Al campesino le obligaban a cultivar cereal porque era la forma de controlarlos. El dátil se cultivaba en los grandes «paraísos», donde podían haber hasta un millar de palmeras. Más cercano a la ciudad se encontraban cultivos de huerta: legumbres, lentejas, habas, nabos, puerros, manzanas, melocotones…. No tenían ni aceite de oliva ni uva.

La Baja Mesopotamia era muy rica en alimentos. Al no haber aceite, toda la alimentación debía ser a base de cocidos. El aceite era la fuente básica de iluminación de las casas. En cuanto a los animales, de la ganadería se aprovechaba la leche, la lana y el cuero. Se consumía muy poca carne, excepto las aves de corral. El animal de transporte era el asno. Lo primero que llegó del exterior fue el caballo, hacía el 2000 aC. La mula más el asno es el asno principesco. En el año 1000 aC llegó el dromedario.

El horno se utilizaba para múltiples funciones. En función de la temperatura servía para:

Cuanto mayor era la temperatura más productos se podían conseguir con el horno. Pero era muy caro llegar a las altas temperaturas: tenían que haber expediciones constantes para ir a buscar la madera para producir la energía.

El primer período dinástico en Egipto

III Milenio: Período Dinástico Antiguo / Arcaico (3050-2695 aC.)

Durante el Período Dinástico Antiguo se inició el proceso de unión del país y construcción de la figura del Faraón. La unificación se produjo desde el sur hacia el norte (del Alto Egipto a la zona del Delta). Las razones no son claras. El Delta siempre fue más rico (mejores tierras y recursos hidráulicos). El sur tenía interés en controlar el norte. El norte no necesitaba el sur.

Egipto y el Nilo
Mapa con las ciudades y sitios arqueológicos correspondientes al período Pre-dinástica de Egipto

Tenemos documentación a partir del Periodo Arcaico en la que se menciona alguna entidad territorial al sur, pero todavía no había ninguna unificación. Sabemos por la arqueología que antes del neolítico, pero más tarde que en Mesopotamia, había habido pequeñas comunidades (sobre todo en el norte) de agricultores que utilizaban sistemas de regadío. El norte permitía la vida cómoda de cazadores recolectores.

Poco a poco fueron naciendo el Nomo (tipo de unidad administrativa como una provincia) por todo el curso del río. Los Nomos, al crecer, querían conquistar los vecinos (conflictos constantes). Los Nomos de Linis, Nagada y Hieracómpolis fueron los que tuvieron enfrentamientos más destacados.

En Hieracómpolis encontramos los primeros documentos, como la Maza del rey escorpión. Figura central, tiene al lado un escorpión (proto-jeroglífico). Arriba hay animales sacrificados (colgados). Hay un curso de agua. El monarca tiene un pico en la mano. El rey escorpión quiere mostrarse como benefactor.

Paleta_de_Narmer
Paleta de Narmer

Paleta de Narmer: el soberano de ambas imágenes van vestidos iguales. Pero no son la misma persona. El de la paleta de bajo es Narmer. Ya hay una fijación de los signos monárquicos en la época del rey escorpión, ya hay una institución de una realeza.

El rey escorpión debía reinar en Tinis, Nagada y Hiercómpolis. Algún sucesor debía hacer expediciones hacia el norte y ganando terreno. El faraón Narmer está sometiendo a alguien (cada figura tiene un jeroglífico). Figura halcón con un brazo, Horus. Somete un signo del papiro con una cabeza, signo del Bajo Egipto, sometido Narmer tiene una especie de mayordomo que le lleva las sandalias y la bebida. El faraón convierte el caos en orden. La maza del rey escorpión muestra una escena de paz.

Los sucesores de Narmer fueron los que llevaron a término la unificación real, durante la Primera Dinastía faraónica. En otros documentos se nos habla del faraón Aha y Menes (que es el propio Narmer).

Aha aparece como primer faraón en la Piedra de Palermo, donde hay una lista de faraones. ¿Quien fue el sucesor de Narmer? En la historia de Egipto más antigua que tenemos (de Manetón, sacerdote e historiador egipcio) el primer faraón recibe el nombre de Menes. Se suele considerar que Menes era en realidad Narmer, quedando Aha como el sucesor de Narmer y por lo tanto segundo faraón.

Se calcula que en Egipto en el máximo momento de su apogeo (Imperio Nuevo) tenía unos 4/5 millones de habitantes. Actualmente tiene 54. Gracias al Nilo, Egipto pudo soportar una población muy superior que en sus zonas vecinas.

El Reino Antiguo Egipcio

1ª y 2ª dinastía Tinita (3050 – 2664 aC)

La capital de la dinastía estaba en Tinis. La necrópolis estaba en Abidos. Fundaron una nueva ciudad, Menfis y otra tumba, en Saqqara (2 capitales y 2 necrópolis). Querían controlar los recursos de la península del Sinaí y asegurar el aprovisionamiento de oro del sur del Nilo. Inician las exploraciones de la costa del Mar Rojo. A Egipto le faltan minerales.

3ª dinastía (2664 – 2181 aC: comprendre la 3ª y 4ª dinastías)

Se pasa de un culto centrado en el dios Horus al dios Ra. Este cambio surgió en la ciudad de Heliópolis. Estos cambios marcaron los rasgos fundamentales del nuevo faraón. Surgió un nuevo tipo de enterramiento, la pirámide.

4ª dinastía

Pirámides de Keops, Kefren y Mecerinos. Antes de las pirámides los faraones se enterraban en mastabas, una especie de palacio. La tumba estaba en el palacio del faraón muerto, esto recordaba el poder civil del faraón. ¿Por qué el paso a la pirámide? El faraón pasaba a estar relacionado con el sol, omnipresente. Sublima la relación entre el sol y la tierra. Poder divino, ser sobrenatural.

Para construir una pirámide hacía falta 3 cosas:


Todos los artículos del curso: Historia Antigua en Europa y Próximo Oriente

Mesopotamia y el Antiguo Egipto en el IV y el III milenio

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: