La génesis del nuevo orden feudal

Durante el periodo comprendido entre los siglos VIII y X se produjo una transformación progresiva de las estructuras económicas y sociales en la Europa occidental muy relevante, que facilitaría la posterior revolución feudal.
Imatge destacada

| 05/12/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

Los espacios feudales y los ámbitos de la señoría: los castillos

Durante el largo período comprendido entre los siglos VIII y X Europa occidental vivió una progresiva transformación de sus estructuras económicas y sociales muy relevante. Esta transformación tuvo como eje principal la fiscalidad: se pasó de unos distritos de recaudación fiscal a unos nuevos distritos de captura de renta. El concepto clave aquí es la captura de renta, muy diferente al de recaudación fiscal.

Fue durante el proceso de cambio del sistema de recaudación de tributos de tipo «estatal» hacia un nuevo sistema de captura de rentas donde se produjo la génesis del nuevo orden feudal.

Tras la caída del Imperio Romano, todos los indicios apuntan a que se produjo una paralización de los avances tecnológicos agrícolas durante los siglos anteriores. Las crónicas redactadas por el clero hablan de períodos de hambre que generaban dificultades a las comunidades campesinas, a los centros monásticos y a los señores feudales, que no podían acaparar las rentas. Se habla incluso de la práctica del canibalismo.

La clase dirigente feudal era en estos momentos un grupo en formación. No había ostentación. Tenían una capacidad limitada de recaudación de rentas y tenían dificultades para controlar a los agricultores. Los castillos de estas épocas eran construcciones muy humildes. La poca ostentación de la clase dominante demostraba que tenían serias dificultades para controlar a la población. A lo largo de este período se produjo la desaparición del esclavismo. Y también se producían constantes afrancamientos (acción de dar la libertad al siervo o esclavo).

En los siglos X y XI el régimen de servidumbre de tipo clásico había terminado. Al mismo tiempo, la autoridad de carácter público perdía fuerza y transfería sus prerrogativas a las aristocracias locales. Esto significo que los derechos propios de la monarquía iban a parar a los señores feudales. Estaba en marcha una privatización de muchos sectores de la administración. Los señores feudales adaptaron estas prerrogativas a sus necesidades.

El señorío franco-carolíngio

Miniatura de la época
Miniatura de la época

La presencia de los señoríos está muy bien documentada. Los textos polípticos (inventarios de los bienes de los señores) nos informan de la existencia de estas grandes señorías, las villae, que estaban compuestas por:

¿Cómo se trabajaba la tierra?

En las tenencias feudales y los mansi encontramos una gran heterogeneidad en cuanto a su composición. Era una tierra dividida en muchas porciones. Entre los depositarios de estas tenencias había esclavos («servi-casados» o sea, esclavos casados con una casa). Había también colonos (campesinos que ya habían obtenido la libertad y que se habían puesto bajo el patrocinio de un señor) o los mancipi (emancipados), esclavos liberados que ya eran libres jurídicamente.

En las tenencias se pagaban censos, que eran cargas (tasas de origen público). Pagaban con las corveas, prestaciones en forma de trabajo personal (corvea de cultivo o fabricación) que los agricultores tenían que hacer en las reservas señoriales. Los dominios o reservas eran una explotación directa del señor.

¿Pero quien trabajaba estas tierras? La trabajaban los siervos (en condiciones cercanas a la esclavitud) que estaban en completa disposición del señor. También había mano de obra contratada, complementaria y que se utilizaba en épocas de concentración del trabajo. También había las corveas del casero, que no estaban pagadas. Había lugares que escapaban de esta organización.

Era una constante la presencia de comunidades campesinas fuera de todo tipo de dominio. Actuaban con autonomía con una organización social sobre la base del linaje, muy comunal y global. Se encontraban en zonas como el sur de los Alpes y en las áreas fronterizas más conflictivas.

A la muerte de los nietos del rey franco Luis I el Piadoso se produjo la crisis política total en el territorio que se había conocido como el Imperio Carolingio. El antiguo Reino de los francos se había convertido en una media docena de monarquías electivas, que estaban entre ellas muy fragmentadas. Aunque mantenían, sin embargo, un cierto vínculo con el rey franco, pero actuaban por su cuenta. No había ningún tipo de transmisión de las rentas capturadas. Se estaba entrando ya en el orden feudal.

En el siglo X el tablero político de la Europa cristiana estaba en plena crisis. En el reino de los Francos, se entronizaba a una nueva dinastía, los Capetos (987). En la actual Suiza nacía la Casa de Habsburgo, llamada a ser una de las dinastías más importantes de Europa. El pontificado también entró en una crisis absoluta. A la muerte del papa Formoso, en 886, le sucedieron 8 papas en solo 10 años.

¿Cuál era la situación política de los territorios que había formado parte del Imperio de Carlomagno?

Europa en el año 1000
Mapa de Europa del año 100

El antiguo Reino de los Francos entró en un proceso de desintegración territorial. En toda Europa se produjo un retroceso de la monarquía como institución central. En cambio se fortaleció el poder de la aristocracia.

La disolución del régimen del sistema fiscal antiguo, de naturaleza pública, fue degenerando hacia un sistema privado de recaudación de rentas. El Estado perdió las prerrogativas en favor de unos particulares, los señores feudales. El mismo rey se convertía en un señor feudal.

A partir de este momento el monarca tenía que vivir exclusivamente de sus bienes. Las aristocracias locales cada vez tenían más poder y empezaban a actuar de forma autónoma al estado. Estos poderes locales inmediatamente intentaron poner bajo sus órdenes a más gente. Había hambre de rentas. Las comunidades campesinas que quedaban al margen de este control ahora desaparecerán por la vía de la sumisión.

Por toda la Europa occidental los señores feudales construyeron sus «castrum» (fortificación o campamento militar). Aquí también se ponía el espacio de la parroquia.

Las aristocracias locales también pudieron aprovecharse de un precepto gótico para apropiarse de las tierras abandonadas. Consistía en el aprisio: todas las tierras que quedaban libres pasaban a ser del conde o el señor feudal, ya que cualquier persona que se hiciera cargo de una tierra pública abandonada tenía el derecho de usufructo sobre aquel espacio. Si se podía demostrar una posesión indefinida en el tiempo, la tierra se convertía en un alodio, tierra libre y propia. Pero podían haber lagunas en esta ley y precisamente por eso era un procedimiento muy utilizado por los condes y señores feudales.

Así pues el espacio feudal quedó dividido en los castrum. Los mismos distritos feudales evolucionaban. Esto pasó porque los efectivos de la clase feudal se incrementaban, para hacer recompensas a las lealtades de los nobles, por ejemplo. A partir de la segunda mitad del siglo X se empezó a imponer el sistema de primogenitura a la sucesión. Se subdividían los castrum mayores provocando efectos muy notables entre el territorio y la población que condujo a que el control señorial sobre la población campesina fuera cada vez mayor, llegando mucho más bien en todas partes.

Los castrum, que se convertirán en castillos fortificados, fueron el marco geográfico donde sucedieron las transformaciones en el trabajo agrario, auténtica dimensión del orden feudal. Capacidad para disciplinar los procesos laborales. Todo este proceso se conoce con el nombre de incastellamento (concepto creado por el historiador francés Pierre Toubert).

Relaciones feudo-vasalláticas e instituciones feudales

Las relaciones de vasallaje siempre se habían relacionado con el feudalismo, pero estas relaciones se daban en muchas otras sociedades. Hablamos de relaciones personales de clientelismo. En el momento en que el Estado desapareció, para disponer de una institución que podía hacer de protector era necesario establecer unas relaciones personales. El más débil se ponía bajo la protección de un poderoso. La aristocracia no era un grupo homogéneo, estaba profundamente jerarquizada.

La aristocracia como grupo social tenía en común que todos sus miembros vivían de la captura de rentas y que establecían relaciones feudo-vasalláticas (relación de un vasallo con el señor a cambio de un haz). Estas relaciones configuraron la pirámide feudal, donde participaban únicamente los hombres libres, no participaban campesinos. Unos se comprometían a asistir militarmente y los otros aseguraban protección.

Gran parte de asistencia era militar y por tanto encontramos la formación de tropas militares privadas, a cargo de un señor (privatización del ejército). Estas relaciones personales se formalizaban por escrito. Daban la orden según la jerarquía y recibían el nombre de conveniencia (iba fechado).

División de la población en estamentos sociales durante la época feudal
División de la población en estamentos sociales durante la época feudal

Después se hacía un segundo documento escrito, llamado el juramento de fidelidad y entonces se procedía a realizar la investidura del feudo. Los reinos árabes pagaban al conde feudal las parias de oro. Para consolidar el poder del conde de Barcelona compraba castillos a la aristocracia y luego los volvía en forma de haz.

  Ceremonia del Homenaje
Ceremonia del Homenaje

Principales deberes del vasallo:

Los deberes del señor consistían en dar protección al vasallo, sobre todo cuando el feudo cedido estaba en peligro.

El ceremonial feudal: homenajes y juramentos

Tipo de feudo:

Se concedían según la categoría de los vasallos. A los grandes señores se les concedía partes del castillo. Los castellanos recibían las castellanías (infeudación de un parte del ámbito del castillo) y los caballeros recibían el feudo de las caballerías (espacio que podía garantizar el mantenimiento de un caballero).

La captura del trabajo campesino: de la fiscalidad estatal a la renta feudal

Lo que define al nuevo orden feudal es la captura de la renta. Es el elemento sistémico (circula por dentro): era una coerción extraordinaria por parte del señor, a quien lo único que le interesaba era recaudar. El señor estaba al margen de todo el proceso productivo, pero intervenía de forma clara dictando cómo debía ser este proceso. La producción campesina ya no era una opción libre. La renta feudal actuaba por dentro.

El orden feudal introdujo novedades de gran alcance sobre la forma de vivir y trabajar del campesinado. Con la feudalización de la sociedad, los señores privatizaron las áreas comunales (usas de manera libre por los campesinos con anterioridad). A partir de aquel momento, para poder usar las áreas comunales se debían pagar impuestos (tasas) a los señores feudales. Esto produjo un cambio en la dieta de los agricultores. En el momento que había más producción, más hambre se pasaba.

La renta, elemento central de la nueva sociedad medieval

El señor feudal, a través de la renta, ordenaba la cantidad y el tipo de producción que los campesinos debían conrear. A los agricultores se les estaba imponiendo unas pautas de producción que implicaban aumentar el área de cultivo. Había que producir más. ¿Como se podía hacer? Una vía podría haber sido a través de la intensificación del cultivo con el fin de incrementar la productividad, pero esto en la Edad Media no sucedió nunca. Lo único que se podía hacer era incrementar la extensión de los cultivos.

Por lo tanto, la única alternativa real para producir más era a través de la conquista de nuevas extensiones para los cultivos. Las conquistas hacia el exterior en buena parte eran esta consecuencia. Para conseguir poner en cultivo más tierras, existían exenciones fiscales e incentivos para los agricultores.

Los campesinos tampoco tenían la libertad para cultivar cualquier cultivo. Fundamentalmente solo estaba permitido el cultivo de cereales, vid y olivo. Se creaba un nuevo espacio agrario producto de la renta feudal. Este es un fenómeno que viene de dentro del sistema. Y esto tenía incidencia en la dieta alimentaria del campesinado europeo, que perdió en calidad, cantidad y diversidad.

El eje de la dieta campesina era el pan. Y como consecuencia de esta gran dependencia hacía un solo producto, cuando se producían crisis en las cosechas del trigo, tenían como resultado auténticas hambrunas. A través de la renta, se obligaba al campesino a producir una cantidad superior a la necesario para su supervivencia y además no estaba autorizado a cultivar cualquier producto, sino determinados productos.

Para extender las áreas de cultivo, se utilizaban básicamente tres mecanismos:

Durante el periodo medieval se hicieron trabajos que requerían mucho tiempo y eran muy complejos.

Sistema técnico feudal

También se generalizó el uso de la avena para alimentar al ganado.

Los inventos de esta época son más de difusión que de invención. En menos tiempo se trabajaba más. No son pero grandes mejoras de rendimiento de la producción, la productividad no aumentó. Saldrá lo mismo pero se habrá trabajado más deprisa. Cada vez se utilizan más molinos de viento y agua para generar movimiento.

El espacio ganado en el campo irá perdiendo de forma gradual la fertilidad, produciendo cosechas más exiguas. Esto implicaba que continuamente tenían que ir a buscar nuevos frentes de colonización.

Productos cultivados

En el área mediterránea los cultivos más frecuentes eran los cereales y la vid (olivos, producción de aceite). A los señores les interesaba fomentar e incentivar determinados cultivos, porque de esta manera vendían el producto en las ciudades. Cuando un señor hacía un establecimiento (contrato) con un campesino, lo que contenía el contrato era: quién era el señor de la tierra, quien recibía la tierra, el usufructo, quien la trabajaba, donde estaba la tierra, a veces se dice cual era la superficie y a menudo ponían unas condiciones como por ejemplo: condición de plantar viña, olivos…

¿A través de qué mecanismos señoriales podían fiscalizar la producción campesina?

Serían 3 grandes mecanismos:

Los señores tenían unos instrumentos que los agricultores tenían que utilizar obligatoriamente y que servían para fiscalizar la producción: los monopolios señoriales (exclusiva de la propiedad) como eran los molinos, el uso del agua, etc. Los señores establecían como se tenían que hacer las particiones de agua (régimen de partición de aguas). Tenían el monopolio de los permisos para edificación de molinos y obligaban a los siervos a utilizar estos instrumentos.

El colectivo del campesinado era muy heterogéneo. Incluso había campesinos que habían capturado muchas tierras. Gracias a los «cabreos» se podía saber qué tierras tenían los agricultores.


Todos los artículos del curso: Historia Medieval de Europa

La crisis del siglo III y el colapso del Imperio romanoLa conversión de Constantino, el Imperio cristianoDespués del Imperio Romano: los reinos bárbarosExpansión del Islam en el Mediterráneo (siglos VIII-X)Agricultura y alimentación campesina antes de la Revolución FeudalEl emperador Carlomagno. El Reino de los Francos (481-987)La génesis del nuevo orden feudalEl Cristianismo, una institución universal en el orden feudalEl origen de las monarquías feudalesLas ciudades medievales en el feudalismo y la expansión comercialLa cuestión del crecimiento medieval (siglos XI-XIII)La desaceleración bajomedieval de los siglos XIII y XIVLa Guerra de los Cien Años (1337-1453)Los efectos económicos y sociales de la crisis bajomedievalRevueltas campesinas y conflictividad urbana en la Baja Edad MediaEl Cisma de Occidente (1378-1417)

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: