Las democracias de la Europa de entreguerras: Gran Bretaña, Francia y Alemania

Los veinte años que separan las dos guerras mundiales (1918-1939) fueron una de las épocas más inestables, política y económicamente, para el continente europeo.
Imatge destacada

| 14/10/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

Los veinte años que separan las dos guerras mundiales (1918-1939) fueron una de las épocas más inestables, política y económicamente, para el continente europeo. El período de entreguerras estuvo marcado por tres hechos decisivos: el estallido de la Revolución Rusa en 1917, las repercusiones del crack de la Bolsa de Nueva York en 1929 y el ascenso de los regímenes de carácter totalitarios (el fascismo en Italia en 1922, el nazismo en Alemania en 1933 y estalinismo en Rusia después de la muerte de Lenin en 1924). Las democracias liberales entraron en crisis en la mayoría de países europeos durante este periodo.

En este artículo se analiza la evolución de las democracias liberales de la Europa de entreguerras: Alemania, Gran Bretaña y Francia.

Alemania: la República de Weimar

Tras el advenimiento de la Revolución de Noviembre de 1918 y la abdicación del Káiser Guillermo II, Alemania proclamó la República Democrática (formalmente el país continuaba llamándose Imperio Alemán). La Constitución de Weimar de 1919 establecía un sistema democrático que introducía importantes avances en derechos sociales, laborales y democráticos. La nueva República debía sustituir el sistema político creado por el Segundo Imperio y conciliar los intereses políticos los partidos más representativos de la época: socialdemócratas (SPD), católicos (Zentrum) y demócratas (DPP).

El primer gobierno de la República estuvo formado por una coalición muy amplia formada por: Partido Católico (Zentrum), Socialdemócratas (SPD) y el Partido Democrático de Alemania (DDP o demócratas). Alemania, proclamaba la nueva Constitución, era un estado democrático en consonancia con su historia, pero se quiso que existiera una continuidad con el antiguo Reich (Imperio).

El sistema político

La Constitución de Weimar tenía algunas continuidades con el pasado: el estado continuaba llamándose Reich y la Cámara de Diputados continuaba siendo el Reichstag. En el Segundo Imperio estaba el emperador, el Káiser, y en el gobierno había un Canciller sometido al Káiser. En la República de Weimar se mantuvo la dualidad entre un Presidente de la República y el Canciller del gobierno. El poder ejecutivo quedaba compartido entre el presidente y el Canciller. El Canciller era el Primer Ministro del gobierno de la República y estaba controlado por el Reichstag. El Presidente de la República podía tomar la iniciativa en el nombramiento del Canciller y podía disolver el Reichstag, pero solo una vez por el mismo motivo.

Esquema del poder durante la República de Weimar
Sistema de poderes durante el periodo de vigencia de la Constitución de Weimar

El Presidente de la República era elegido por votación popular para un mandato de 7 años. El Canciller tenía el mandato en función del tiempo que el Reichstag le mantuviera la confianza. En una situación de normalidad la gobernación del país estaba a cargo del Canciller, pero en virtud del artículo 48 de la Constitución el Presidente tenía el derecho de gobernar en situaciones de emergencia, asumiendo funciones del Gobierno y mediante el decreto-ley. En los primeros años de la década de 1930 se hablaba de los gobiernos presidenciales.

Los miembros del Parlamento, los diputados del Reichstag, eran elegidos cada 4 años con plena capacidad para legislar y para controlar el ejecutivo. Podían participar en las elecciones los hombres y las mujeres mayores de 20 años.

La República se organizaba territorialmente en Länders. Era un elemento de continuidad respecto al antiguo Imperio. El mapa territorial de los Länders era el mismo que el de los antiguos reinos y principados de la época anterior a la reunificación del país. Este sistema territorial inspiró a las regiones de la II República española. A esta división territorial se sumaba la creación de la Cámara Alta, el Reichsrat. La Cámara Alta no entraba en el terreno de la legislación de la República, sino en las cuestiones que afectaban a los temas territoriales de los Länders. Estaba formada por 1 miembro de cada Land más un número de diputados determinado en función del tanto por ciento de los habitantes de cada Land.

Elecciones y partidos políticos durante la República de Weimar

Partidos de izquierda:

Partidos de centro:

Partidos de derecha y extrema-derecha:

Resultados electorales (en diputados) de las elecciones celebradas durante la República de Weimar

Elecciones de 1920:

Elecciones de abril de 1924:

Elecciones de julio de 1924:

Elecciones de 1928:

Elecciones de 1930:

Elecciones de julio de 1932:

Elecciones de noviembre de 1932:

Elecciones de marzo de 1933 (Hitler ya es canciller y el clima de represión contra el partido socialdemócrata hace que no se puedan considerar como elecciones libres):

Elecciones de noviembre de 1933 (celebradas sin la participación de los partidos de la oposición pues estuvieron prohibidos):

Resultados electorales República de Weimar. Font: Wikipedia.org
Resultados electorales de los partidos políticos durante la República de Weimar. Fuente: Wikipedia.org

Evolución política de la República de Weimar

Durante los primeros años de vida de la república (años 1919 y 1923) se considera que el nuevo régimen político estaba en construcción. Se vivía un clima de agitación más política que social. Esta etapa se vio afectada por la crisis económica que vivió Alemania entre 1921 y 1923 que provocó la pérdida de la capacidad productiva, desajustes monetarios y dificultades de relanzamiento de la economía.

Para relanzar la economía se necesitó un proceso de inversión de capitales, pero la Alemania derrotada de la primera guerra mundial tenía pocos recursos. Era un círculo vicioso. Las reparaciones de guerra bloqueaban el flujo de inversiones extranjeras porque los gobiernos exteriores dificultaban estas inversiones. Esta situación culminó en 1923 cuando el gobierno francés, para presionar Alemania para que pagara las reparaciones, ocupó la cuenca del Ruhr. Esto tuvo graves efectos en la producción industrial del país y acabó disparando la inflación, que a partir de ese momento ya no hubo de manera de detener. Se inició la etapa de la hiperinflación.

1923: crisis política que mantuvo la república al borde del colapso

A partir de 1923 las tensiones políticas fueron en aumento. En octubre el Partido Comunista intentó derribar la República de Weimar a través de una insurrección en la ciudad de Hamburgo. Y los días 8 y 9 de noviembre del mismo año, el Partido Nacional-socialista protagonizó su primer intento de golpe de Estado conocido como Putsch de Múnich, Putsch de Hitler o Putsch de la Cervecería. Hitler y algunos otros conspiradores fueron arrestados por cargos de traición. La prisión donde Hitler fue recluido permitió que el preso recibiera a visitantes casi diariamente durante muchas horas. No llegó a cumplir el año de encarcelamiento y durante este tiempo escribió su famosa obra “Mein Kampf“.

La Marienplatz de Munich durante el Putsch de Hitler de 1923
La Marienplatz de Munich durante el Putsch del partido de Hitler de 1923

Entre el 1919 y en 1923 había en el poder un gobierno de coalición de la SPD y el Centro (Zentrum). Pero esto cambió a partir de 1923 cuando en el gobierno entraron representantes de la derecha popular y los socialistas se mantuvieron fuera. Durante el 1923 el gobierno estuvo presidido por Gustav Stresemann. El partido SPD a partir de ese momento tomó la decisión de quedar fuera del gobierno, haciendo oposición pero sin estar en contra de la acción de gobierno. El gobierno tenía el apoyo del mundo financiero y del gobierno estadounidense. Ante la situación de crisis un banquero estadounidense, Charles Gates Dawes, organizó una comisión internacional para estudiar cómo se podían suavizar las reparaciones de guerra impuestas a Alemania. Sus trabajos terminaron siendo aceptados y conocidos como el “Plan Dawes“:

El tema de la deuda quedó resuelto. El Plan Dawes abrió la puerta a la inversión americana, acompañada de una política de reforma monetaria con la sustitución de una moneda por una nueva. Pero supuso el hundimiento absoluto del pequeño ahorrador privado. Con estas medidas se pudo contener la deuda pública.

La economía alemana se recuperó entre los años 1924 y 1928. Fueron los años dorados de la República. Pero la recuperación económica tuvo dos sombras:

Así a partir de 1929 la crisis económica volvió a Alemania con más intensidad que la vivida anteriormente en 1923. En 1928 había vuelto de la SPD al gobierno de centroizquierda, pero este gobierno no resistió la crisis económica.

Durante los últimos años de la República de Weimar políticamente se giró hacia la derecha. A partir de 1930 el gobierno estuvo en manos del centro (Zentrum). Una rama del partido defendía que había llegado el momento de aplicar el artículo 48 de la Constitución para dar amplios poderes al Presidente de la República, gobernando mediante decretos-ley.

Finalmente, en 1933 la República democrática fue sustituida por una República autoritaria con un gobierno presidencial, con Adolf Hitler de Canciller. La República de Weimar moría, si bien el nazismo no derogó nunca su constitución.

Gran Bretaña

El sistema político de Gran Bretaña tiene una particularidad respecto al resto de países: no tiene una constitución escrita. Y su sistema político se remonta a la Revolución Gloriosa de 1688, cuando cayó el último rey de la dinastía Estuardo. A partir de la Revolución Gloriosa “el rey reinaba, pero no gobernaba”. A partir de 1688 se instauró una monarquía parlamentaria, única en Europa en ese momento. Y el gobierno era un reflejo de la correlación de fuerzas de la Cámara de los Comunes (House of Commons). La función del rey desde entonces es honorífica, litúrgica: la Corona realiza los actos más solemnes del Parlamento, como su apertura y lee un discurso escrito por el gobierno.

El poder ejecutivo emana del Parlamento, que hace y deshace los gobiernos. Es un sistema legislativo bicameral:

El sistema político inglés en los siglos XIX y XX

El derecho a voto en el siglo XIX era muy restringido: no era un voto universal, sino masculino y censatario, restringido a la alta aristocracia. En el siglo XX apareció una élite no aristocrática que pidió el acceso al voto. Gracias a las movilizaciones populares, sobre todo a partir del impulso del cartismo, el derecho a voto se amplió a lo largo del siglo XIX y XX.

Great chartista Meeting en Kennington Common, Londres en 1848.
Great chartista Meeting en Kennington Common, Londres en 1848

La primera ley de reforma electoral con fecha de 1832 aumentaba el número de hombres habilitados para votar, de 500.000 hasta 813.000. A pesar de todo el voto era aún restringido y solo era disponible para los hombres.

El voto secreto en distritos electorales era totalmente irregular en los condados históricos. Tanto pesaba electoralmente un condado rural como una ciudad. Primaba el voto rural sobre el urbano. Cada condado tenía su propio calendario electoral. Favorecía las inercias.

El inglés es un sistema de votación mayoritario unilateral por distrito. Cada distrito elegía un diputado. Este diputado sale de la lista que obtiene la mayoría simple de votos.

En 1906 apareció una tercera fuerza política, el Partido Laborista (surgido en 1900 bajo el nombre de “Comité de Representación Laborista”). En 1918, una vez terminada la primera guerra mundial, se procedió a reformar el sistema político inglés.

La nueva ley electoral de 1918 reordenaba los distritos electorales y reducía el peso de los distritos rurales. Se democratizaba la geografía del distrito electoral, se acababa con la costumbre de celebrar las elecciones en diferentes días y se abría la realización de campañas electorales modernas.

Lo más importante fue la introducción del voto masculino sin restricciones para los mayores de 21 años que pudieran acreditar una residencia en el distrito electoral con una antigüedad de medio año. Y se introducía el voto femenino para las mujeres mayores de 30 años, casadas y con propiedades.

El sistema de partidos inglés

Hasta mediados del siglo XIX la política inglesa estaba dividida entre las dos tradicionales facciones que existían desde el siglo XVII:

Cuando la base electoral se fue ampliando a partir de mediados del XIX se incorporó al sistema político una parte minoritaria de la clase obrera, la que estaba más especializada y mejor pagada. Este sector del proletariado fue captado por el Partido Liberal creado en 1859 (como continuador del partido Whig). Pero a medida que se avanzó en la reforma política y se extendió el voto a toda la clase obrera, el gran beneficiado fue el Partido Laborista (creado en 1906).

El partido Liberal quedó fijado a la clase media. La reforma electoral de 1918 favoreció al Partido Laborista.

La política de entreguerras estuvo marcada por la reforma electoral de 1918. El partido Laborista tomó mucha fuerza, agrupando a sindicatos, movimientos corporativistas, clubes de discusión (el más famoso era la Sociedad Fabiana de George Bernard Shaw, HG Wells y Sidney Webb).

Evolución política del Partido Laborista

En 1900 los cuatro sectores principales representativos del movimiento obrero, sindicatos, movimientos corporativistas, clubes de discusión y partidos obreros, decidieron presentar una candidatura política en las elecciones bajo el nombre de Comité de Representación Laborista. En las elecciones de 1900 obtuvieron 41.900 votos y 2 diputados. En 1906 los resultados mejoraron, consiguiendo 254.202 votos y 29 diputados.

El Comité de Representación Laborista, que en 1906 ya se presentó con el nombre de “Partido Laborista” decidió comportarse en el Parlamento como grupo parlamentario propio. Poco a poco la plataforma electoral se convirtió en un único partido. En 1918 el partido quiso dar un salto adelante. Tuvo que reformarse internamente para convertirse en un partido territorial. No había afiliación individual sino de colectivos.

Estos afiliados constituían las organizaciones territoriales del Partido Laborista. Hasta los años 1960-70 los sindicatos continuaban siendo la parte principal del partido. A partir de la década de 1980 los sindicatos comenzaron a perder peso territorialmente y con el nuevo laborismo (new labour) el partido se independizó de los sindicatos.

Evolución política de Gran Bretaña en tres periodos

Primer periodo: 1918-1922

Terminada la primera guerra mundial, en el gobierno inglés sigue en pie las alianzas de guerra con la hegemonía liberal. El primer ministro liberal David Lloyd George encabezó los gobiernos de unidad nacional desde 1916 hasta 1922.

Lloyd George propuso al terminar la guerra mantener el gobierno de unión nacional para hacer frente a los problemas de posguerra. La propuesta fue aceptada por los conservadores, pero no por los laboristas. La cuestión más importante a la que tuvo que hacer frente su gobierno fue el conflicto de Irlanda.

Conflicto de Irlanda

La “Home Rule“, el estatuto que dotaba de cierta autonomía a Irlanda, quedó en suspenso por el estallido de la Primera guerra mundial y el Alzamiento de Pascua de 1916. A partir de 1914 el movimiento irlandés se radicalizó y acabó formando un grupo armado que en 1916 intentó conseguir la independencia de Irlanda con una revuelta en Dublín: el Alzamiento de Pascua de 1916.

Proclama Alzamiento de Pascua
Proclama del Gobierno Provisional en el pueblo irlandés durante el Alzamiento de Pascua de 1916
 El centro de Dublín durante las jornadas revolucionarias de 1916
El centro de Dublín durante las jornadas revolucionarias de 1916

El partido republicano Sinn Fein (fundado en 1905), organizó un brazo armado, el IRA (Ejército Republicano de Irlanda) en 1917. El Sinn Féin se presentó a las elecciones de 1918, obteniendo prácticamente la totalidad de los diputados. Ante este éxito decidieron constituir un Parlamento irlandés propio en 1919, la Dáil Éireann, como parlamento revolucionario, que eligió el primer presidente de la República de Irlanda en 1922. El Presidente del Gobierno del Estado Libre de Irlanda (1922-1937) fue William Thomas Cosgrave y el jefe del ejército fue Michael Collins.

Como respuesta Gran Bretaña envió el ejército a la isla de Irlanda. Se inició la Primera Guerra de Independencia entre los años 1919-1921. La represión no logró someter al movimiento independentista.

El primer ministro inglés Lloyd George optó por un cambio de estrategia con una decisión muy polémica, que le costó la rotura del gobierno de unidad nacional y el regreso de los conservadores al gobierno en 1922. George propuso pactar con los independentistas irlandeses Collins y Cosgrave, para llegar a un acuerdo de compromiso, el Tratado Anglo-irlandés de 1921.

Este acuerdo fue firmado el 6 de diciembre de 1921 y se acordaba que los 26 condados del sur se convertirían en el Estado Libre de Irlanda como dominio de la Corona británica dentro de la Commonwealth. El 15 de enero el parlamento irlandés, la Dáil, ratificó el tratado por 64 votos a favor y 57 en contra. Éamon de Valera, que se oponía al acuerdo, dimitió como presidente del Dáil y fue reemplazado por el fundador del Sinn Fein, Arthur Griffith. Michael Collins, uno de los líderes del movimiento nacionalista, fue nombrado presidente del gobierno provisional.

El Acuerdo angloirlandés daba a Irlanda autonomía en la formación de un gobierno interno, un ejército propio, pero Irlanda continuaba formando parte del imperio británico, asumiendo como propia la política exterior británica y comprometiéndose a pagar al gobierno británico unos impuestos. El acuerdo también segregaba Irlanda, dejando fuera del nuevo Estado Libre de Irlanda los 3 condados del noreste, de mayoría protestante-unionista (Irlanda del Norte).

El acuerdo con Inglaterra fue aprobado por todos menos por un grupo de disidentes del Sinn Fein, conocidos como los Republicanos, liderados por Éamon de Valera. Esto creó división dentro del bloque independentista. De Valera continuó la lucha armada bajo el IRA contra los que sí aceptaron el acuerdo, Cosgrave y Collins, que formaban el ejército del Estado Libre de Irlanda. Se iniciaba de esta forma la Guerra civil entre irlandeses de los años 1922 a 1923.

El tema fundamental que causaba división fue la segregación del territorio del Ulster del Estado Libre de Irlanda. Entre 1922 y 1933 el Estado Libre de Irlanda estuvo gobernado por William Thomas Cosgrave, que en 1933 fundó el partido Fine Gael.

A partir de 1922 la cuestión irlandesa dejó de ser importante para la política británica. El IRA estaba en la clandestinidad. El conflicto irlandés no volvió a ser importante hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

El enfrentamiento entre partidarios del acuerdo anglo-irlandés y los detractores provocó la Guerra civil que acabó con la derrota de los contrarios a este acuerdo. El Sinn Féin y el IRA pasaron a la clandestinidad, concentrándose en el territorio del Ulster, vinculados a la minoría cristiana, que defendían la incorporación de Irlanda del Norte en Irlanda.

En 1927 De Valera volvió a Irlanda y fundó el partido Fianna Fáil. La característica que lo diferenciaba del Sinn Fein era el abandono de la lucha armada y el planteamiento de una lucha política estricta que tenía que llevar a el Estado Libre de Irlanda hacia el progresivo alejamiento del Imperio británico, por la vía de interpretar los acuerdos angloirlandesos como la concesión de un estatuto de asociación externo al imperio. Lo que faltaba en aquel acuerdo era el derecho de los irlandeses a decidir su vinculación con el Imperio.

En 1932 De Valera ganó las elecciones y sustituyó a Cosgrave. Poco a poco Irlanda se fue apartando de Inglaterra, pagando cada vez menos impuestos, distanciándose de la política exterior británica…

En 1937 De Valera proclamó la República de Eire (Irlanda). Daba por superado el estado de dominio. Irlanda se convertía en una república, pero no exigía la anexión de Irlanda del Norte. La República de Irlanda fue en efecto independiente cuando proclamó su neutralidad en la Segunda Guerra Mundial.

Segunda etapa: 1922-1929

En 1922 se produce un cambio en la situación política: el partido Conservador volvió a formar gobierno en solitario. Andrew Bonar Law (líder conservador) fue nombrado como nuevo primer ministro entre el 23 de octubre de 1922 y el 22 de mayo de 1923.

Las elecciones de 1923 dieron un resultado complicado. El Partido Conservador ganó pero sin mayoría. El Partido Laborista se situaba en segunda posición, siguiendo muy de cerca al Conservador. Los liberales sufrieron un retroceso, porque se habían dividido entre los seguidores de Llyod George y Asquith (defensor del liberalismo tradicional). El partido conservador no consiguió el apoyo de los liberales y prefirió no asumir el Gobierno.

El encargo de formar gobierno pasó a los laboristas encabezados por Ramsay MacDonald, en situación de minoría. Fue el primer Primer Ministro del Partido Laboralista. El gobierno duró poco. Debía tratar varios asuntos:

En 1924 la “Carta de Zinoviev” causó un incidente entre liberales y laboristas que hizo caer el gobierno de MacDonald. Se volverían a celebrar elecciones, esta vez con una clara mayoría absoluta de los Conservadores.

El periodo comprendido entre 1922 y 1931 se alternaron en el poder los Conservadores y Laboristas. El Primer Ministro conservador Stanley Baldwin dejó en suspenso el reconocimiento de la URSS y el Estatuto de la India.

Conflicto minería del carbón

En 1920 se produjo una huelga del sector de la minería. Triple alianza entre sindicatos con un intento de paralizar el país. La huelga se solucionó con un pacto con los sindicatos mineros donde se vieron obligados a aceptar el cierre de buena parte de las minas de carbón a cambio de subsidios.

En 1926 reapareció el conflicto. Baldwin planteó el fin de los subsidios, que desencadenó una huelga general, única en la historia de Gran Bretaña. Se consiguió paralizar toda la actividad económica del país durante 9 días. Acabó con la reordenación drástica del sector y con dos consecuencias:

El primer ministro Baldwin decidió, respondiendo a una opinión sociopolítica, instaurar el voto femenino. En 1929 se produjeron nuevas elecciones, con triunfo de los Laboristas, beneficiados de la movilización política de los sindicatos.

Los Laboristas no tenían mayoría absoluta pero gobernaron. Poco después, estalló la crisis de 1929 que afectó de lleno a los Laboristas en el Gobierno. En Gran Bretaña la crisis llegó pero no fue tan fuerte porque no dependía tanto de los Estados Unidos. Escenario de conflictos sociales.

MacDonald, que volvió a ser Primer Ministro entre junio de 1929 y junio de 1935 planteó una política de excepción para hacer frente a la crisis. El partido Laborista se dividió:

Se optó por la solución deflacionista, que pedía dos cosas:

MacDonald pedió la disolución de la Cámara y convocar elecciones, proponiendo una candidatura nacional, idea rechazada por la inmensa mayoría del partido Laborista. MacDonald formó el nuevo Partido Nacional Laborista. En octubre de 1931 se celebraron elecciones, donde el partido Conservador fue la primera fuerza política.

Tercera etapa: 1931-1939 [1940]:

Etapa de gobiernos nacionales, con el apoyo en el Parlamento de los Conservadores y con alternancia en el gobierno entre ex-laboristas y Conservadores. Estos gobiernos nacionales pusieron en práctica la política de control de los subsidios.

Gobiernos de:

En 1933 llegó al poder Hitler, lo que será fundamental en la política exterior británica. Toda la cuestión del rearme y la seguridad colectiva se frenó de golpe. MacDonald tenía la preocupación de que el conflicto con Hitler no llevara a Gran Bretaña a una nueva guerra. La actitud que se tomó fue la de priorizar el no enfrentamiento y recelar de la relación con Francia, aceptando que las demandas de Hitler eran comprensibles. Esta relación con la Alemania de Hitler es conocida como la política de apaciguamiento, que implicaba afrontar la crisis continental, apaciguando a Hitler sobre la base de aceptar sus demandas.

En 1938 se celebró la Conferencia de Múnich, donde los gobiernos occidentales aceptaron la anexión de los Sudetes a cambio de que la anexión de Checoslovaquia se quedara allí.

El Gobierno de Gran Bretaña, por si acaso, se empezaba a preparar para una guerra que ya se veía como inevitable en 1938. Inicio lento del rearme de Gran Bretaña: más efectivos para la Marina de guerra y la aviación militar y con la adopción de una novedad técnica, el radar.

En 1940, con la Segunda Guerra Mundial en marcha, se produjo un importante cambio de gobierno, con la formación de un Gobierno de unión nacional con Winston Churchill a la cabeza (mayo de 1940-julio 1945). Churchill era la persona más crítica con las políticas de apaciguamiento hacia Hitler. Del bipartidismo inicios de la Primera Guerra Mundial se pasó al tripartito de los años 1920. En los años de la década de 1930 se pasó al bipartidismo entre conservadores y laboristas.

La Francia de la III República

Sistema político de Francia durante la III República

La Constitución francesa vigente durante el período de entreguerras era la de 1875, que daba forma al régimen de la Tercera República (1870-1940). Esta constitución se había aprobado pocos años después de la derrota de la Comuna de París (1871), que significó la caída del Segundo Imperio (1852-1870). La Constitución de 1875 fue un acuerdo entre republicanos moderados y orleanistas. Constitución de una República, con algunos elementos de monarquía. Establecía un sistema presidencialista, donde el Presidente de la República tenía preeminencia sobre el poder ejecutivo. El presidente era elegido en una sesión conjunta del Senado y el Congreso.

Facultades del Presidente de la República:

El gobierno estaba encabezado por un Primer ministro. La formación del gobierno correspondía a la Asamblea Nacional (congreso) y era responsable ante la Cámara.

El Poder legislativo estaba en manos de la Asamblea Nacional (diputados) y el Senado. En 1889 la ley electoral determinó que el Presidente era elegido por sufragio masculino directo. Elecciones que se celebraban mediante la división del territorio en distritos mayoritarios uninominales y a dos vueltas. Si en la primera vuelta nadie obtenía la mayoría absoluta, se tenía que ir a la segunda vuelta, el “ballottage“. Se establecía un sistema de partidos muy fragmentado.

Se descartó la introducción del voto femenino en 1885, así como en 1889. En 1919 la Asamblea Nacional tampoco aprobó la extensión del voto femenino.

La Tercera República contaba con un sistema bicameral formado por el Congreso y el Senado. Los monárquicos lograron que el Senado fuera una especie de cámara de los lores a la francesa, con miembros vitalicios, componentes del pacto entre orleanistas y republicanos.

Hubo dos modificaciones importantes del sistema: en 1877 se produce un conflicto entre el Presidente y el gobierno que acabó con la disolución de la cámara, pero las elecciones se repitieron y dieron la misma distribución parlamentaria.

El Presidente Jules Grevy acordó un acuerdo no escrito pero que funcionó. A pesar de que el Presidente tenía los poderes que le otorgaba la Constitución, renunció. A partir de entonces el Presidente tuvo una función honorífica y se estableció un sistema parlamentario.

Sistema de partidos de la Tercera República

Partidos en la derecha:

El centroizquierda:

Derecha no republicana:

Evolución política de Francia

Evolución política entre los años 1919-1924

Fueron los años con sucesivos gobiernos de concentración nacional de la derecha hasta 1932. La concentración de la derecha supuso: la devolución de Alsacia y Lorena a Francia después de la Primera Guerra Mundial. Estos eran territorios muy religiosos y se planteó el problema de disolver las escuelas religiosas o pactar y aceptar la educación católica. Este será el fundamento de la unión de la derecha. El problema de esta etapa fue la crisis financiera. Entre los años 1923-24 se produjo un debate en torno a la cuestión de las reparaciones. Si Alemania pagaba, el Estado podría pagar su deuda.

El presidente Poincaré inició en 1922 una ofensiva política contra Alemania que culminó con la ocupación del Ruhr, en enero de 1923. Había el temor a una nueva guerra. La opinión pública rechazaba una nueva guerra. La ocupación del Ruhr acabó convirtiéndose en un fiasco político para que Estados Unidos crearon el Plan Dawes.

Evolución política entre los años 1924-1932

Elecciones. El asunto del Rhur pasó factura a la derecha. Socialistas y radicales tuvieron la opción de formar gobierno, encabezado por Herriot.

Gobierno de izquierdas entre los años 1924-1926: Cártel de las izquierdas. Socialistas y radicales se apoyaban mutuamente. El problema del Ruhr no estuvo resuelto por el problema financiero. El Partido Socialista propuso una fórmula para resolver la crisis financiera: lo que debía el estado se fijaría con los intereses de hoy (revisión de los intereses) para detener la bola de nieve.

La otra propuesta era liquidar las deudas creando un fuerte impuesto sobre el capital. Estas medidas fueron rechazadas por los radicales.

Nueva crisis. Retorno de Poincaré. El Partido Radical rompió con los socialistas y se alió con la Entente. Fue Poincaré el que resolvió la situación financiera, sustituyendo la deuda a corto plazo por deuda a largo plazo, así adecuaba el pago de las deudas al pago de las reparaciones.

Se creó una entidad financiera del Estado: Caja de la Deuda. Para pagar esta Caja de la Deuda se llevó a cabo el aumento de determinados impuestos indirectos: tabaco, alcohol, lotería… Devaluación encubierta del franco histórico para un nuevo franco, el franco germinal que tenía 300 mg de oro y fabricaron un franco más barato. Poincaré murió en 1930.

Los años 1926-1927 fueron de recuperación económica. En 1929 se produjo el impacto mundial de la crisis de Estados Unidos. Francia fue de los últimos países donde llegó la crisis, pero finalmente sus efectos se notaron entre los años 1931 a 1932. Los sucesores de Poincaré, Tardieu y Laval, dieron marcha atrás. Gobierno nacional en horas bajas.

Como respuesta a un gobierno debilitado y acosado por movimientos reivindicativos, endurecieron el régimen político, reformando la República con una propuesta autoritaria que tuvo un gran coste electoral.

Evolución política entre los años 1932-1936

Elecciones. La Entente se hundió. El Partido Radical obtuvo su mejor resultado acompañado por el aumento del voto de centro. Nuevo cambio político, Gobierno encabezado por los radicales de Herriot. Rechazaba la reforma parlamentaria. El nuevo gobierno defendía la política de la seguridad colectiva en contra del nacionalsocialista. El gobierno radical quedó desautorizado por la agitación de la extrema derecha. Escándalo financiero, protagonizado por Stavisky en 1934.

Los radicales lograron neutralizar los enfrentamientos entre la extrema derecha y los socialistas y comunistas. Herriot haga un giro a la derecha incorporando en Laval, pero a costa de dividir el partido Radical. Este fue el origen del Frente Popular.


Todos los artículos de este curso: Historia Contemporánea de Europa (siglos XIX y XX)

Europa y el mundo colonial a finales del siglo XVIIILa Era Napoleónica (1799-1815)El Congreso de Viena y la Restauración del orden europeoCambios sociales y económicos en el siglo XIXLiberalismo y nacionalismo en el siglo XIXLas revoluciones de 1820, 1830 y 1848La expansión del gran capitalismo industrialLa Europa del Sistema Bismarck y el estado-nación liberalImperialismo y expansión colonial en el siglo XIXLa Primera Guerra Mundial (1914-1918)Consecuencias de la Primera Guerra MundialEl nuevo mapa territorial de la Europa de entreguerrasLas Revoluciones de Rusia (1917) y Alemania (1918)Las democracias de la Europa de entreguerras: Gran Bretaña, Francia y AlemaniaAscenso al poder del fascismo en Italia[Libro] Capitalismo y democracia 1756-1848

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: