La Europa del Sistema Bismarck y el estado-nación liberal

El nuevo sistema de equilibrio de poder entre las diferentes potencias europeas fue ideado por el canciller alemán Otto von Bismarck.
Imatge destacada

| 19/06/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

Una vez dejado atrás el período de las revoluciones liberales de la primera mitad del siglo XIX, Europa se encaminó hacia la construcción de un sistema de equilibrio de poderes entre las diferentes potencias europeas que tuvo como principal promotor y arquitecto el canciller alemán Otto von Bismarck.

Grabado del canciller alemán Otto von Bismarck. Autor:
Evert A. Duykinck, A Portrait Gallery of Eminent Men and Women of Europe and America, with Biographies. New York: Johnson, Wilson and Company.

El objetivo del canciller alemán era el aislamiento de Francia y Gran Bretaña como potencias políticas de Europa y el establecimiento de una alianza pangermanista permanente con el Imperio Austrohúngaro con el objetivo de hacer de Alemania una potencia incontestable al continente.

Formación y consolidación de los Estados burgueses. El Estado-nación en el sistema Bismarck del siglo XIX

Cualquier fenómeno relacionado con el nacionalismo se debe estudiar en su propio contexto histórico. No nos podemos fiar de las grandes construcciones teóricas que nos quieren explicar el hecho nacional desde una perspectiva simplista. Todas las grandes corrientes del pensamiento del siglo XIX recogieron el hecho nacional en su doctrina:

Los tres grandes periodos del nacionalismo en el siglo XIX

Primera etapa: 1815-1848

Durante este periodo, después de las Guerras Napoleónicas, Europa vivió unas décadas donde convivieron las revoluciones liberales de 1820, 1830 y 1848, con los continuos intentos de las monarquías para restaurar el viejo orden absolutista. Las revoluciones de 1830 y 1848 hicieron emerger los sentimientos nacionales de las naciones.

Segunda etapa: 1850-1870

Fracasada la revolución de 1848 y las barricadas populares, entre los años 1850 y 1870 el liberalismo y el nacionalismo llegaron a su consolidación con la creación de los Estados nacionales.

Características del período:

Tercera etapa: 1870-1914

En el periodo comprendido entre 1870 y 1914 se producen dos fenómenos significativos: el reforzamiento de la unión entre la nación y el estado y su consolidación y el surgimiento del sentimiento de adhesión a un país. Los estados europeos giraron hacia posiciones más conservadoras y reforzaron un patriotismo muy vinculado a ideologías de derechas. Y ligado a la crisis económica de finales de siglo, los estados impusieron políticas comerciales proteccionistas.

La exaltación de los valores nacionales y sus símbolos favoreció los postulados más conservadores. Y esa exaltación nacional llevó a los europeos hasta 1914 con el estallido de la Primera Guerra Mundial. Era un nacionalismo que justificaba las políticas imperialistas. Se vinculaba la expansión colonial con el imperialismo y el orgullo nacional.

Al mismo tiempo que surgen los Estado-Nación, también durante este periodo aparecen las reivindicaciones de las comunidades nacionales sin estado. El nacionalismo tuvo dos derivadas. Por un lado, el reforzamiento de los grandes Estado-nación y por el otro la aparición de sentimientos nacionalistas en las naciones sin estado que reclamaban sus derechos lingüísticos e históricos, planteaban cuestiones como el reconocimiento de los elementos diferenciales, la autonomía y la independencia.

El crecimiento del Estado-nación y los elementos de cohesión

En el Antiguo Régimen el poder estaba parcelado en manos de los señores feudales aristocráticos, sin un Estado fuerte que centralizase el poder. Con el advenimiento del Estado-nación de tipo liberal-burgués esto cambió. A partir de las revoluciones liberales del siglo XIX el territorio se estructuró bajo un sistema de gobierno de tipo liberal y un Estado burgués, con su burocracia, que se hizo responsable de que el país funcionase.

Esto fue así por varios motivos:

El sistema de alianzas de Bismarck

Mapa de las alianzas en Europa que llevaron a la Primera Guerra Mundial
Mapa de las alianzas en Europa que llevaron a la Primera Guerra Mundial

Una vez realizada la unificación de Alemania, el canciller Otto von Bismarck se convirtió en el árbitro de la política internacional europea durante las décadas de los setenta y ochenta del siglo XIX. Su principal objetivo era mantener la hegemonía de Alemania en Europa, que implicaba aislar de forma diplomática a Francia, su potencial enemigo, así como mantener unas buenas relaciones con Gran Bretaña, sin interferir en su imperio colonial, que era la máxima prioridad para los ingleses.

Para cumplir los objetivos de Bismarck se debían establecer una serie de alianzas con Austria-Hungría y Rusia para evitar que estos países se entendieran con Francia.

Primera etapa: 1871-1878 (el primer sistema Bismarck)

La primera etapa del «sistema Bismarck» de alianzas comienza con la llamada «Liga de los Tres emperadores» (1872) porque fue firmada por el emperador de Austria Francisco José I, de Alemania Guillermo I y el zar ruso Alejandro II. El objetivo de la alianza era aislar a Francia para que no pudiera atacar a Alemania. Pero la alianza se rompió por la rivalidad entre Rusia y Austria por la disputa sobre el control de los Balcanes. En 1875 estalló la crisis cuando Rusia se anexionó Bulgaria. Para evitar un conflicto mayor se celebró el Congreso de Berlín (1878), presidido por Bismarck. En Berlín se acordó:

Segunda etapa: 1879-1887 (el segundo sistema)

Durante este periodo Bismarck puso en marcha el segundo sistema de alianzas, que pasó por varias fases:

La Doble Alianza (1879)

La Doble Alianza fue firmada de forma secreta por Austria y Alemania. Alemania se comprometió a ayudar a Austria a conseguir los Balcanes y Austria se comprometía a combatir junto a Alemania contra Francia.

La Triple Alianza (1882)

La Triple Alianza fue bastante importante porque era la primera vez que Italia, Alemania y Austria se volvían a aliarse. Italia quería conseguir el territorio de Albania.

Tercera etapa: 1887-1814 (el tercer sistema)

Durante esta tercera etapa se producen tres alianzas estratégicas:

El Tratado de reaseguro (1887)

Con el Tratado de reaseguro se volvió a conseguir la alianza de los 3 emperadores y fue obra de Bismarck. Los 3 imperios se comprometían a ser neutrales en el caso:

La Segunda alianza

En 1902, se renovó la alianza de Italia, Alemania y Austria.

Reparto de Africa

En la Conferencia de Berlín (1884-85), se alcanzó entre Francia y Alemania que el área al norte de una línea formada por la intersección del meridiano 14 y Miltou se designara como francesa, y que al sur se designara como alemana, más tarde se denominaría Camerún Alemán.

Como resultado de la Primera Crisis Marroquí (1905), en la Conferencia de Algeciras (1906), Marruecos fue cedido como protectorado a España y Francia. Se logró la paz, pero las ambiciones alemanas, después de intensas maniobras diplomáticas para que Marruecos no fuese controlado por el rival, fueron mermadas.

A partir de 1890 hasta 1914 se cambiaron las alianzas. Todas las naciones desconfiaban de las otras, lo que provocó un clima de tensión. Todas comenzaron a armarse. Este fue el preludio de la Primera Guerra Mundial, donde se conformarán dos alianzas:

Gran Bretaña: auge y decadencia de la época victoriana

Los monarcas del siglo XIX y XX son:

En el siglo XIX la gran protagonista de la política inglesa fue la reina Victoria. A partir de su reinado se ha conocido este periodo como «la época victoriana«. Una época de gran prosperidad económica para Inglaterra, de buen funcionamiento de las instituciones, de la creación de una conciencia moral común, de sentimiento de seguridad en la nación y de orgullo patriótico por el hecho imperial.

Las bases económicas de la hegemonía victoriana y los inicios de su caída

En el siglo XIX Gran Bretaña era el primer país industrializado del mundo. Gran Bretaña vivió en el siglo XIX un arranque económico espectacular. En 1851 se celebró la Primera exposición Universal en Londres, con edificios tan significativos como el Crystal Palace. Con la Exposición Universal se inauguraba la era de Inglaterra como una nación próspera.

El Palacio de Cristal construido en ocasión de la Primera Exposición Universal de Londres en 1851
El Palacio de Cristal construido en ocasión de la Primera Exposición Universal de Londres en 1851.

¿Por qué era la primera potencia económica?

Pero la crisis económica de finales del siglo XIX supuso para Gran Bretaña que otros países también entraron en la escena económica. Hasta el punto que surgió una nueva potencia mundial, los Estados Unidos de América, posición que se hizo muy evidente a partir de 1917.

La Inglaterra victoriana, una sociedad de clases y conmociones sociales

Fotografía de la reina Victoria
Fotografía de la reina Victoria

Gran Bretaña fue el país que más transformaciones sociales tuvo a lo largo del siglo XIX. Coincidieron en el mismo período:

Gran Bretaña como paradigma del régimen político liberal

Gran Bretaña era el modelo de sistema liberal en el siglo XIX. Un país que construyó su sistema político a partir de las revoluciones del siglo XVII.

Las principales instituciones políticas son:

A través de reformas políticas en 1867 y en 1884 se fue ensanchando el cuerpo electoral. Las clases medias podían votar. El sistema de partidos bipartito se rompió en 1900 cuando entró en el Parlamento por primera vez el Partido Laborista (partido socialista inglés).

Política exterior y colonial

Gran Bretaña era la gran potencia del siglo XIX y actuaba como la policía del mundo. Dominaba la escena internacional gracias a su fuerza naval, el comercio y el imperialismo (posesiones coloniales por todo el mundo). Su Imperio era motivo de orgullo nacional.

Imperio Británico
El Imperio Británico en 1920

Fuerza naval

La Marina británica, la Royal Navy, era la más importante del mundo. Tenía prácticamente el dominio de todo el mundo. Era la primera en preparación y conocimiento. Además formar parte de este cuerpo militar era un motivo prestigio entre los británicos. La Marina aseguraba la presencia británica en ciertos lugares estratégicos del mundo y esto hacía que Gran Bretaña tuviera enclaves territoriales repartidos por todas partes que le aseguraban su dominio mundial. Y por si fuera poco, la Marina le aseguraba al país el control de los mares y sus rutas comerciales.

La diplomacia británica

Diplomacia de la intervención pero sin compromiso. La Gran Bretaña intervino en todos los conflictos pero no se comprometió nunca en ningún conflicto.

Comercio

Política comercial ligada al poder político. La Gran Bretaña apostó por el librecambismo, que era la política que mejor servía a los intereses británicos.

Imperialismo

El imperialismo se desarrolló por los intereses económicos y de estrategia política. Había necesidad de crear un fuerte orgullo nacional.

El triunfo de los valores victorianos

La era victoriana pone de relieve determinados valores sociales: una moral estricta, un puritanismo exagerado y la hipocresía. También se caracteriza por ser una moral elitista y llena de apariencias. Sus valores van dirigidos a las clases altas pero aspira a influenciar a las clases populares, porque según dicen «el pueblo, si quiere ascender socialmente, debe mejorar su apariencia».

La moral victoriana era utilizada para controlar a la gente y eliminar los comportamientos considerados «heterodoxos». Así se utilizaba la religión para inculcar un puritanismo enfermizo, con un perpetuo sentimiento de obligación, de respeto a Dios y del sentido del deber.

También se utilizaba la familia como elemento de estabilidad social. Cuando el obrero vivía de forma miserable, el entorno de la familia era clave. Familia encerrada en la casa en el que el hombre era el elemento importante.

Era una cultura masculina. Valores de la inteligencia, el negocio… La mujer no era necesario que estudiara, leyera… Culto al trabajo doméstico en manos de las mujeres. El trabajo tomó una dimensión religiosa. La holgazanería era vista como un vicio y perder el tiempo era inmoral. El trabajo dignificaba solo al hombre. La persona trabajaba, podía aspirar a mejores condiciones de vida.

La cuestión de Irlanda

Irlanda era el problema más grave de Gran Bretaña. El conflicto irlandés se alargó durante todo el siglo XIX y parte del siglo XX, llegando hasta la actualidad por la cuestión no resuelta de Irlanda del Norte.

Irlanda quedó anexionada en 1801 a la Corona inglesa, con la Union Act. La isla perdía así su propio Parlamento de Dublín. A partir de entonces Irlanda sufrió una triple subordinación:

En el momento en que Irlanda quedó bajo la subordinación de la Corona británica, se empezó a generar el primer movimiento de carácter nacionalista en Europa. Movimiento que tuvo gran influencia en los movimientos nacionalistas europeos y donde el núcleo de su ideario era el agravio religioso (población irlandesa de mayoría católica subordinada a la religión oficial protestante anglicana).

El movimiento nacionalista irlandés tuvo en el clero católico su fuerza. El primer líder nacionalista irlandés fue Daniel O’Connell, a través de su asociación católica. A O’Connell se le considera el padre del movimiento nacionalista irlandés en los años 1830.

Daniel O'Connell defendiendo la derogación de la Union Act 1844
Daniel O’Connell defendiendo la derogación de la Act of Union en 1844

Las luchas de los primeros nacionalistas irlandeses consiguieron que a partir de 1829 hubiera diputados católicos irlandeses en el Parlamento británico.

Lo que pretendían estos diputados irlandeses era derogar el Acta de Unión de 1801 y devolver los derechos políticos a Irlanda. En la década de 1840 el mensaje de O’Connell era cada vez más moderado. Además durante estos años aparecieron movimientos nacionalistas más radicales.

En 1845 la crisis económica en Irlanda producida por la «crisis de las patatas» produjo una hambruna devastadora. La inmensa mayoría de los irlandeses murieron o emigraron a los Estados Unidos o Inglaterra, aprovechando la fuerte demanda de mano de obra por la industrialización inglesa. Los nacionalistas irlandeses culparon a Gran Bretaña de la situación en la que se encontraba el pueblo irlandés.

Las revoluciones de 1848 también tuvieron su eco en Irlanda. El movimiento nacionalista subió de tono y apostó a partir de ese momento para la lucha armada. En 1858 se fundó en Dublín la Hermandad Republicana Irlandesa. Paralelamente inmigrantes irlandeses en Estados Unidos fundaron una rama americana para ayudar económicamente a la causa nacionalista irlandesa, que cada vez era más importante también en las ciudades. La base social del nacionalismo era la iglesia católica. A partir de mediados del siglo XIX empiezan a producirse atentados contra intereses ingleses en Irlanda y alguna vez que en Inglaterra. Acciones que generaron como respuesta represión, represión que llevaba a más acción.

En 1869 se consiguió que los irlandeses no tuvieran que pagar impuestos a la Iglesia Anglicana. La estrategia parlamentaria implicaba obtener diputados para enviarlos al Parlamento inglés y allí exponer los problemas de los irlandeses a través de la propaganda, los discursos larguísimos… Y también se optó por la acción directa a través de atentados. El político más importante de este período fue Charles S. Parnell (muerto en 1891 a los 45 años).

En estos años el primer ministro inglés era William E. Gladstone. El propio primer ministro era consciente de que Irlanda necesitaba una solución política. Así lo planteó con la famosa «Home Rule» que ofrecía autonomía para Irlanda, pero que no se llegó a aprobar. La situación política se polarizó a partir de los años 1880. La «Home Rule» nunca triunfó. En 1912, finalmente se logró aprobar con muchos matices, pero ya era demasiado tarde.

Había sectores importantes de Irlanda que planteaban la independencia del país. Pero Irlanda no era homogénea y en el norte había un sector de protestantes orgullosos de ser ingleses. Cuando el primer ministro planteó la autonomía por la Irlanda, el norte empezó a movilizarse en contra. Los Irlandeses del norte, contrarios a cualquier autonomía o independencia, optaron por la lucha armada.

En 1891 muere Parnell. Fue un momento de cambio. El nacionalismo irlandés tenía interés en recuperar la lengua y la cultura gaélica. El sector independentista más radical se estaba organizando. Arthur Griffith creó en 1905 una nueva organización que reclamaba la independencia, el Sinn Féin, que planteaba la independencia de Irlanda y la separación absoluta de Inglaterra. Era un movimiento minoritario pero muy potente.

Imagen de Dublin durante la Revuelta de Pascua de 1916
El Central Postal Office, Dublín, durante la Revuelta de Pascua de 1916

La Primera Guerra Mundial (1914-1918) fue un acontecimiento fundamental para Irlanda. La guerra de Inglaterra contra Alemania fue la mejor ocasión para los irlandeses para ir contra Inglaterra y encontrar ayuda entre los alemanes. En 1916 se produjeron los hechos del Alzamiento de Pascua de Dublín. En 1916 el Sinn Féin preparó una insurrección de Dublín. Irlanda se sublevó. El esquema falló porque los británicos detectaron los contactos entre irlandeses y alemanes antes de tiempo. Cuando en la Pascua de 1916 la revuelta fracasó, sus líderes fueron detenidos, juzgados y condenados a muerte.

El Sinn Féin se convirtió en un movimiento muy importante a partir de ese momento. La lucha irlandesa continuó hasta 1922 (Tratado Anglo-Irlandés), cuando se logró el establecimiento del Estado Libre Irlandés, y se estableció la separación con Irlanda del Norte al final de la Guerra de Independencia Irlandesa.

Los Estados Unidos de América: el nacimiento de una gran potencia

Los Estados Unidos de América vivieron una guerra civil que enfrentó las tres zonas del país configuradas a partir de la emancipación de las colonias inglesas:

La Guerra de Secesión (1861-1865)

Mapa de la participación de cada estado norteamericano durante la Guerra de Secesión
Mapa de la participación de cada estado norteamericano durante la Guerra de Secesión

En 1850 las grandes diferencias entre el norte y el sur llevaron al nuevo país a la Guerra de Secesión Americana. Entre las causas del conflicto, se debe destacar:

«La cabaña del tío Tom» (título original: Uncle Tom ‘s Cabin) es una novela antiesclavista de Harriet Beecher Stowe. Publicada en 1852, se describe su importancia histórica en el contexto de la Guerra Civil de Estados Unidos. La novela daba una imagen de los negros de tipo paternalista, venerable. El negro era la persona buena.

Las Elecciones de 1860 las ganó Abraham Lincoln, duro golpe para el sur. Cuando salió elegido Lincoln comenzaron los movimientos para la secesión del sur.

La guerra fue un conflicto bélico entre los 20 estados del norte más 5 estados esclavistas fronterizos que apoyaban al norte y una coalición de 13 estados del sur que declararon su independencia y el derecho a la secesión. Los 13 estados del Sur partidarios de la esclavitud declararon la secesión de los Estados Unidos y formaron los Estados Confederados de América (la Confederación) y luchaban contra los Estados del norte, partidarios de la Unión.

Los estados del sur crearon un gobierno provisional y eligieron un presidente: Jefferson Davis. Por su parte, el Presidente de la Unión (Estados Unidos) Abraham Lincoln aseguró que la esclavitud no sería un problema, pero que los estados del sur no se podían segregar del norte.

Las hostilidades comenzaron el día 12 de abril de 1861, con el ataque de las fuerzas confederadas en Fort Sumter, una instalación militar de Carolina del Sur. El norte tenía una zona demográfica más potente, población más grande y una economía basada en el exterior. Ventaja: la dependencia europea de los productos que se hacían en el sur. La Gran Bretaña iba a favor del sur. Europa era aliada del sur. La subida del precio del algodón afectó sobretodo a Gran Bretaña, que lo tuvo que ir a buscar a otros sitios, como India y Egipto.

La guerra duró hasta el 1865 y Lincoln sería asesinado el 14 de abril de este mismo año. Fue una guerra muy dura y técnica por los instrumentos que se utilizaron como el ferrocarril, el telégrafo, armas de más precisión…

Los generales del norte y del sur eran iguales. La diferencia entre Lincoln y Davis fue que Lincoln impuso el discurso, Davis era flojo, no imponía un discurso que justificara la guerra. El discurso de Lincoln era que luchaba por unos valores universales y convirtió la victoria del norte en una guerra de valores: se conquistó el sur por un ideal. Un discurso que se enlazaba con la construcción de una conciencia nacional.

El sur perdió la guerra y vivió años de represión. Pero la guerra acabó con la esclavitud, comenzaba una nueva etapa. El norte no presionó y el sur continuó siendo profundamente racista. El Ku Klux Klan nació precisamente en 1865. Era una sociedad secreta supremacista blanca legalizada y creada para ejercer todo tipo de represión contra los negros americanos. El sur inauguró la primera sociedad del apartheid, construcción de normativas, cuestión de matices. El sur durante el siglo XX tenía el mismo peso económico que el norte.

Crecimiento económico estadounidense

El crecimiento de Estados Unidos en el siglo XIX fue el mejor ejemplo de aceleración en el crecimiento económico acompañado de la formación del estado-nación. Las causas del crecimiento estadounidense hay que encontrarlas en:

El elemento importante del crecimiento económico fue el aumento de la demanda provocada por el aumento del consumo. ¿Por qué? Básicamente por el crecimiento demográfico interior y los inmigrantes recién llegados que aseguraban una creciente demanda. Como la economía creció la demanda de mano de obra era mayor y lo que se pagaba era superior a otros lugares. El inmigrante rápidamente podía cambiar de puesto de trabajo y tener un sueldo mayor. Esto creó una cadena: aumentó la demanda y aumentó el consumo. Si el nivel de vida iba subiendo, se consumía más.

Por eso los Estados Unidos acabaron siendo un país líder. El nivel de consumo fue el elemento clave de la importancia del país. En el siglo XX el elemento clave de la economía de Estados Unidos fue el consumo.

Transformaciones sociales

Lo que convierte en algo diferente a los Estados Unidos del resto de países fue la llegada masiva de inmigrantes, procedentes en su mayor parte de Europa. El fenómeno de la inmigración se concentró en las ciudades, sobre todo de la costa este. Entre los años 1860 y 1900 entregaron en el país 14 millones de inmigrantes. Las ciudades que más crecieron fueron las de la costa este.

Durante el siglo XIX se configura la elite dirigente que estará en los puestos de poder económico y política del país, formado por la población blanca de origen anglosajón protestante, los WASP «white and saxonic protestant«.

El crecimiento demográfico provocó la creación de grandes centros fabriles con mucha masa industrial. ¿Como siendo un país tan industrial no se creó ningún partido político o sindicato de tipo comunista? Sí que existió un movimiento importante de ideas anarquistas y comunista, pero había una gran represión policial sobre estos movimientos. La conciencia obrera actuó de forma diferente en los diferentes colectivos. Hizo que la efectividad de la lucha obrera fuera muy poco efectiva.

Vida política y política exterior

Durante el último tercio del siglo XIX los Estados Unidos pasaron de la política aislacionista al internacionalismo. A partir de 1890 los Estados Unidos se abrieron al mundo y abrazaron las políticas coloniales. Entre las razones principales se encuentran:

Intervenciones de Estados Unidos en el exterior

Etiquetas:


Todos los artículos del curso: Historia Contemporánea de Europa (siglos XIX y XX)

Europa y el mundo colonial a finales del siglo XVIIILa Era Napoleónica (1799-1815)El Congreso de Viena y la Restauración del orden europeoCambios sociales y económicos en el siglo XIXLiberalismo y nacionalismo en el siglo XIXLas revoluciones de 1820, 1830 y 1848La expansión del gran capitalismo industrialLa Europa del Sistema Bismarck y el estado-nación liberalImperialismo y expansión colonial en el siglo XIXLa Primera Guerra Mundial (1914-1918)Consecuencias de la Primera Guerra MundialEl nuevo mapa territorial de la Europa de entreguerrasLas Revoluciones de Rusia (1917) y Alemania (1918)Las democracias de la Europa de entreguerras: Gran Bretaña, Francia y AlemaniaAscenso al poder del fascismo en ItaliaLa revisión del Tratado de Versalles y la reapertura del conflicto en Europa[Libro] Capitalismo y democracia 1756-1848La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: