La Era Napoleónica (1799-1815)

La era napoleónica comprende un período de 15 años, en el que Napoleón Bonaparte extendió su Imperio por toda Europa.
Imatge destacada

| 05/06/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

La Era napoleónica comprende un periodo de prácticamente 15 años, en los que el general Napoleón Bonaparte extendió su Imperio y su poder por toda Europa. Desde su ascenso al poder como cónsul en 1799, hasta la derrota de Francia en la Batalla de Waterloo y su exilio en la isla de Santa Elena en 1815, Napoleón exportó las ideas revolucionarias francesas por todo el continente. Uno de los principales instrumentos fue el «Código Napoleónico», texto legal introducido en todos los nuevos Estados satélites del Imperio, que eliminaba el feudalismo y la servidumbre y establecía la libertad de culto. A cada Estado se le otorgó una constitución con la que se concedía el sufragio universal masculino, una declaración de derechos y la creación de parlamentos de carácter liberal.

Cronología de los principales acontecimientos:

1 – CONSULADO (noviembre 1799 a mayo 1804)

2 – PRIMER IMPERIO (mayo 1804 a abril 1814)

3 – REINADO DE LUIS XVIII (mayo 1814 a marzo 1815)

4 – RETORNO DE NAPOLEÓN (marzo 1814 a marzo 1815)

5 – RETORNO DE LUIS XVIII (julio 1815)

La expansión de la Francia revolucionaria y napoleónica

Entre los años de 1771 y 1815 Europa vivió una etapa de guerras continuas, donde Francia fue el principal factor desestabilizador y que contó con la enemistad de media Europa. Desde la llegada al poder de Napoleón, en 1799, hasta el inicio de su caída, en 1812, Francia experimentó una gran expansión territorial. En 1792, la Francia revolucionaria declaró la guerra a Rusia y Prusia. A partir de 1793, Francia declaró la guerra a las principales potencias europeas (Gran Bretaña, España, Prusia, Rusia …). En los primeros momentos todo eran victorias para Francia.

Francia tenía especial interés en controlar determinadas fronteras para protegerse del enemigo exterior y también tenía interés en conseguir nuevos mercados para poder proveerse de materias primas. Durante todo este período hubo hasta 6 coaliciones para luchar contra la Francia revolucionaria. A estas guerras se las conoce como «Guerras revolucionarias francesas» o Guerras de Coalición.

Gran Bretaña fue el único país que no dependió de Francia ni fue ocupado por las tropas napoleónicas. Los ingleses fueron los enemigos principales de Napoleón. Rechazaban las ideas republicanas y revolucionarias. Pero las ideas revolucionarias francesas habían llegado a Gran Bretaña: Thomas Paine había publicado la obra «Los Derechos del Hombre» donde defendía la primera etapa de la Revolución francesa. 

La pugna entre Francia y Gran Bretaña era histórica y en las últimas décadas se habían producido numerosas guerras: Guerra de los Siete Años y la Guerra de la Independencia de Estados Unidos. Entre las dos potencias había un enorme interés en hacerse con el control de los mares para establecer una hegemonía colonial y comercial en el mundo.

Europa en 1812
Europa en 1812, momento de máxima expansión territorial del Imperio Napoleónico. Fuente: Wikipedia.org

Etapas de expansión de la Francia napoleónica

Territorios ocupados:

Territorios aliados o hermanos:

Estados dependientes o satélites de Francia a partir de 1801:

Durante el Consulado, Francia afianza su control sobre la península itálica y las repúblicas Helvética y Bátava. 

Durante el Primer Imperio Francés, en la lista de Estados vasallos de Francia se incorporon:

El ascenso al poder de Napoleón Bonaparte y la configuración del régimen napoleónico

Las bases sociales del régimen Napoleónico estaban formadas por los notables (nobles y no nobles), antiguas élites de nobles y burgueses y nuevas élites incorporadas a la vida pública (personas que durante el Directorio tenían un papel destacado a nivel comarcal y local). El periodo napoleónico, aparte de guerras, también estuvo marcado por cambios muy profundos en la sociedad. Se emprendió una reforma política y social en Francia y en los países que sufrieron la ocupación. La Francia Napoleónica difundió por toda Europa el modelo político y social francés, exportando constituciones y un Código Civil de nueva factura napoleónica (reglas de juego social).

Cambios políticos y sociales en la Francia napoleónica

Con la llegada al poder de Napoleón, después del golpe de Estado del «18 Brumario» (9 de noviembre de 1799), que liquidó la etapa del Directorio, se inició el periodo del Consulado (1799 a 1804). Junto a Napoleón, como Primer Cónsul, estaban los otros dos cónsules Jean Jacques Régis de CambacérèsCharles-François Lebrun.

Los tres cónsules: Cambacérès, Bonaparte y Lebrun.
Los tres cónsules: Cambacérès, Bonaparte y Lebrun.

Napoleón, una vez en el poder, intentó pacificar y unir a los franceses. Promovió el perdón a los sublevados, permitió que volvieran los inmigrantes, intentó que hubiera gente de diferentes creencias en las esferas del poder, reformó la administración política, centralizandolo todo, fundó el Banco de Francia, creó una nueva moneda, escuelas estatales, firmó un acuerdo con el Papa (roto por la invasión de los Estados pontificios) y creó un Código Civil.

En diciembre de 1799 Napoleón promovió una nueva constitución que legitimaba la estructura política con un fuerte poder ejecutivo pero con un poder legislativo débil y fracturado. Había 3 Cónsules, Napoleón era el Primer Cónsul que equivalía al cargo de Jefe de Estado. Los 2 cónsules que lo acompañaban solo tenían voz consultiva.

Estructura de poder en Francia bajo la Constitución de 1799
Estructura de poder en Francia bajo la Constitución de 1799

El poder legislativo estaba formado por: Senado conservador, Tribunat, Cuerpo Legislativo y Consejo de Estado. El nuevo Senado decidía si los proyectos de ley eran constitucionales. Nombrado por Napoleón al 1802 y abolido en 1807. Era renovable una quinta parte cada año. El Tribunat debía discutir proyectos de ley del Senado y dar su opinión en el Cuerpo legislativo. No tenía derecho de voto. 

El Cuerpo legislativo estaba formado por los jueces. Votaba los proyectos de ley. También era renovable en una quinta parte cada año.

Coronación de Napoleón 1804 como Emperador

Entre los años de 1799 a 1804 todo lo que hizo Napoleón fue un proceso de confirmación en el poder. En el año 1804, no teniendo suficiente con ser el Primer Cónsul, se hizo nombrar Emperador.

Napoleón I en su Trono Imperial
Napoleón I en su Trono Imperial es un retrato de Napoleón I de Francia en 1806 con su traje de coronación, pintado por el pintor francés Jean-Auguste-Dominique Ingres.

Napoléon llegó a acumular todo el poder gracias a su prestigio como militar y su capacidad de gestión como Primer Cónsul. Fue capaz de neutralizar tanto a los realistas como a los Jacobinistas.

En 1807 Napoleón sufrió un atentado fallido. El atentado lo utilizó para reprimir a los Jacobinos a pesar de que más tarde se supo que su autoría no provenía de los Jacobinos, sino de sectores monárquicos. 

Principales hitos e instituciones que reafirman el poder de Napoleón:

El Concordato de 1801 termina con los enfrentamientos entre el Papado y la República Francesa (que casi duraban una década). En 1791 el papa Pío VI denunció la Constitución civil del clero. Napoleón llevó a cabo la firma del Concordato y creó una coalición y también una serie de reconocimientos que favorecieron a las dos partes. 

La Iglesia Católica en Francia se convirtió en portavoz y difusora de las Glorias Imperiales. Los sacerdotes aceptaron el Catecismo Imperial (se publicó en 1806). Catecismo a base de preguntas y respuestas. Colaboración entre Iglesia y Estado que se mantuvo hasta que Napoleón invadió los Estados Pontificios y detuvo al Papa.

La Constitución de 1802 aseguraba a Napoleón su cargo vitalicio y la Constitución de 1804 sustituyó la República por el Imperio Hereditario en la persona de Napoleón. Estas dos constituciones dieron forma a la falta de disposición de medios ejecutivos eficaces para que las órdenes llegaran hasta las bases. Elemento clave de esta centralización en cada departamento fue la figura del Prefecto. 

El Prefecto se creó en 1800 y disponía de amplias atribuciones. Sobre los prefectos recaía la responsabilidad que los hombres en edad adulta fueran al ejército. Y también era su responsabilidad la recaudación de los tributos.

A escala local, los Alcaldes debían su nombramiento al Primer Cónsul primero y después al Emperador. Excepto en municipios de menos de 5.000 habitantes: estos eran nombrados por prefectos y escogidos de una lista municipal.

Le Code Civil des Francais
‘Le Code Civil des Francais’, en su primera edición de 1804. Bibliotheque Nationale, Paris.

El Código Civil se publicó en marzo de 1804 y regulaba las reglas de juego sociales dentro del Código Napoleónico. Napoleón daba mucha importancia a este Código porque quería que llegara a asentar los principios básicos de la revolución Francesa:

El Código civil fue un instrumento muy eficaz para la difusión en todos los municipios de los valores napoleónicos. El Código Civil sirvió de elemento cohesionador del pueblo francés. En la ciudad, sus dirigentes gozaban de un amplio reconocimiento público. Las élites locales formaban parte del grupo humano en el cual el Régimen Napoleónico escogía sus servidores. Las élites de «Notables» estaban formadas por los ciudadanos más prósperos tanto Nobles como Burgueses. Tenían poder local y comarcal. 

Las nuevas élites, preferentemente propietarios de tierras, contaban con poder a nivel local y comarcal importante. A menudo se hicieron con tierras, gracias a las propiedades confiscadas a la Iglesia. 

Por último, el ejército era una institución muy importante para el mantenimiento del Imperio. El ejército como elemento de coalición social muy importante, institución en la que Napoleón más confió a lo largo de su mandato. El régimen napoleónico confió en el ejército para complacer las élites acomodadas (confiaban en el ejército como institución). Napoleón realizó una serie de medidas para beneficiar a los militares:

Estas medidas contribuyeron a realzar la carrera militar y darle un nivel de prestigio. Se acercaron a la carrera militar los hijos de los notables. El historiador Jean-Paul Bertaud afirmó que entre los oficiales predominaban los militares provenientes de los notables, muy diferente respecto a los tiempos de la Revolución.

La Europa napoleónica

Con la ola expansionista del Imperio Napoleónico, Francia difundió su modelo político y social surgido de la Revolución por toda Europa. ¿Como lo hizo? A través de la implantación de constituciones y códigos civiles en aquellos territorios ocupados. 

El Imperio Napoleónico y su área de influencia constituyeron un espacio en el que se implantó una política económica orientada al fomento de los intereses franceses y la asfixia económica de Gran Bretaña, con el Bloqueo continental en noviembre de 1806. 

Fue una desigual integración de los estados en la Francia napoleónica (departamentos imperiales, vasallos aliados…). Europa era un conjunto de «estados superpuestos». Entre estos estados había varios desarrollos económicos y una desigual integración dentro del Imperio, dependiendo de los lazos que los estados mantenían con Francia, de la duración de estos lazos, y del mayor o menor parecido de la sociedad de estos estados con la propia francesa. 

Era un escenario muy inestable. Napoleón intentó implantar unas instituciones según el modelo francés: constituciones y códigos civiles. En la Confederación del Rin, Napoleón introdujo cambios en el gobierno, y la Constitución sacó privilegios a la nobleza y al clero. En algunos estados se llegó a abolir la servidumbre, como Baviera en 1808. 

No en todos los estados consiguió aplicar estas nuevas constituciones. Había muchas diferencias entre las constituciones de los estados. A pesar de las limitaciones, las constituciones fueron una de las piezas claves en el proyecto reformista napoleónico. Las constituciones y el establecimiento de las nuevas reglas de juego político establecían los principios básicos:

Estos principios iban a desarrollar toda la legislación posterior a la ocupación. Las constituciones se aplicaron no sin resistencia de las clases dominantes locales. 

También se implantaron en los territorios ocupados y en estados satélites los nuevos códigos civiles, copiando al francés. El Código Civil concretaba las leyes por las que se iban a regir las nuevas relaciones sociales. El grado de aplicación del código civil fue muy desigual. La implantación del código civil supuso una unificación de las leyes. Leyes iguales para todos. Se va a llevar a cabo con resistencias de los sectores privilegiados (nobleza, gobierno, iglesia). 

El Código Civil de Napoleón comportaba:

En los territorios ocupados por el Imperio, ¿cuáles fueron las bases sociales que apoyaron el régimen?

El régimen buscó entre las élites la base social necesaria para lograr la aplicación de las reformas que proponía. La mayoría de las élites terminaron aceptando el nuevo régimen, a excepción de España, donde los que apoyaban al Imperio eran mínimos. Pero los levantamientos populares anti-ocupación napoleónica fueron mayoritarios en toda Europa. 
Este tipo de resistencia activa tuvo en 1809 un ejemplo en el Tirol, que se rebeló contra la ocupación napoleónica.

La caída en desgracia de Napoleón

El Imperio se hundió en dos fases: en mayo de 1814 y en junio de 1815. Pero los efectos de las reformas durante la Revolución francesa y el Imperio napoleónico sobrevivieron a estas fechas. La Europa del período revolucionario y napoleónico se vio afectada por un giro decisivo en las costumbres. Cambia la forma de actuar y de pensar de las personas. 
Se pusieron en práctica los nuevos planteamientos sobre el individuo, las personas y el estado. Estos cambios siguieron dividiendo Europa tras la caída de Napoleón. 

En 1815 hubo un reforzamiento de las fuerzas inmovilistas y conservadoras. Pero fue imposible volver a la situación de antes de 1789. No se pudo eliminar la influencia de la Revolución. 
A la caída de Napoleón (octubre de 1814 y junio de 1815), las potencias vencedoras reunidas en el Congreso de Viena para la restauración territorial de Europa, no consiguieron restaurar el Antiguo Régimen. Tuvieron que aplicar reformas llevadas a cabo durante la Revolución. 

Las huellas de estos 25 años establecieron las bases de la nueva sociedad del siglo XIX. Unas élites nobles y burguesas, cuyas diferencias iban desapareciendo en función de sus comunes intereses, llevará a la desaparición definitiva de la sociedad estamental. Nobles y burgueses convergen en sus intereses como clase propietaria. Esto hará posible en Europa el marco idóneo para la iniciativa económica y el libre mercado. Se inicia el proceso de industrialización.

Etiquetas:


Todos los artículos del curso: Historia Contemporánea de Europa (siglos XIX y XX)

Europa y el mundo colonial a finales del siglo XVIIILa Era Napoleónica (1799-1815)El Congreso de Viena y la Restauración del orden europeoCambios sociales y económicos en el siglo XIXLiberalismo y nacionalismo en el siglo XIXLas revoluciones de 1820, 1830 y 1848La expansión del gran capitalismo industrialLa Europa del Sistema Bismarck y el estado-nación liberalImperialismo y expansión colonial en el siglo XIXLa Primera Guerra Mundial (1914-1918)Consecuencias de la Primera Guerra MundialEl nuevo mapa territorial de la Europa de entreguerrasLas Revoluciones de Rusia (1917) y Alemania (1918)Las democracias de la Europa de entreguerras: Gran Bretaña, Francia y AlemaniaAscenso al poder del fascismo en ItaliaLa revisión del Tratado de Versalles y la reapertura del conflicto en Europa[Libro] Capitalismo y democracia 1756-1848La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: