Economía del siglo XVI: expansión colonial, agricultura y comercio

En los inicios de la Edad Moderna no se observan grandes cambios en las estructuras económicas y sociales heredadas de la Baja Edad Media.
Imatge destacada

| 04/05/2020 | Última actualización:


Índice de contenidos

La entrada en la Edad Moderna no comportó grandes cambios en las estructuras económicas y sociales respecto a las existentes durante la última etapa de la Edad Media. Pese a que se mantuvieron los principales rasgos de la sociedad estamental medieval, a partir del siglo XVI se desarrollaron en el espacio urbano nuevos grupos sociales privilegiados al margen del sistema estamental, que se enriquecieron a través de las nuevas actividades mercantiles, como el comercio a gran escala o las finanzas.

El ascenso de la burguesía, fenómeno esencialmente urbano, marcó en muchos aspectos todo el período moderno. La burguesía como clase social, siempre observó con resentimiento el poder político y centró en las ciudades el eje de su actividad, imponiendo nuevas maneras y estilos de pensamiento.

Los estamentos sociales privilegiados en la Edad Moderna, que eran la nobleza y el alto clero, conservaron en esta nueva etapa histórica sus prerrogativas estamentales heredadas de la edad media. Mientras tanto una amplia categoría de trabajadores inundaban los campos y las ciudades y vivían en un ambiente de marginación y de rebelión social.

El mundo agrario durante el siglo XVI

La capacidad de obtención de recursos alimentarios en la sociedad tradicional estamental era el factor más importante para regular el volumen de población. Europa en el siglo XVI era una sociedad fuertemente rural que necesitaba los recursos agrarios que producía sus campos para sobrevivir. La natalidad y la mortalidad, junto con factores culturales, sociales, económicos y políticos, estaban interrelacionados en el sistema demográfico de este periodo.

 Los Segadores
Los Segadores es una pintura al óleo sobre tabla hecha en 1565 por el artista flamenco Pieter Brueghel el Viejo.

Una sociedad marcadamente rural

En 1500 7 de cada 10 europeos vivían en el campo, los otros 2 vivían en núcleos urbanos pequeños y solo 1 de cada 10 habitaban en ciudades medianas o grandes. Incluso ciudades como Barcelona tenían un aspecto rural, con muchos de sus ciudadanos que a pesar de vivir en ciudad se dedicaban a las tareas agrícolas. La marcha de la producción agraria marcaba la penuria o el bienestar de buena parte de la sociedad europea del siglo XVI. Una conocida estampa alemana hace de los agricultores las raíces del árbol social.

En 1450 el aumento demográfico provocó un crecimiento de la demanda de producción agraria que fue solucionada gracias a la extensión de los pastos (rompiendo la tendencia anterior de reducción). En 1500 la economía vinculada al cultivo del cereal recuperaba el terreno perdido en las décadas anteriores. El cereal era muy importante porque los rendimientos calóricos del espacio dedicado al cereal eran 10 veces superiores al del ganado. El obispo italiano Claudio de Seyssel dejó por escrito en 1519: «muchos lugares y regiones que solían estar arbolados o sin labrar, ahora son todos cultivados y poblados de aldeas de lujo».

El desarrollo de una agricultura extensiva, fenómeno que se inició en el siglo XVI, se manifestó en 4 elementos:

Hay un debate historiográfico sobre si el crecimiento de la producción agraria del siglo XVI fue fruto de la extensión de las tierras cultivadas o por la intensificación, la diversificación y la especialización de los cultivos.

Hay dos tesis al respecto, la pesimista y la optimista:

Pero hay algunos elementos que habrían colaborado en la intensificación de los cultivos, sobre todo las mejoras en los sistemas de regadío, con la realización de obras hidráulicas de cierto alcance. Y también la mejora de los sistemas de cultivo con la aplicación de rotaciones más largas, eliminación del barbecho y un cultivo sucesivo de especies con diferentes necesidades de nutrientes.

La plantación permanente de cereales obligaba al barbecho (porción de terreno sin cultivar); una parte de los nuevos cultivos se destinaban a forrajes. De esta época son importantes los manuales agronómicos, por ejemplo, el del veneciano Camillo Tarello que escribió en el 1556 «Ricordo d’Agricoltura». Además de intensificación de los cultivos hablamos de diversificación.

En el siglo XVI ganaron nuevamente terreno dos cultivos tradicionales que habían sido olvidados: el olivo y la vid, que volvieron a la mediterránea (Italia y Francia consolidaron regiones vinícolas como el Beauyolais). Y llegaron nuevos productos extra-europeos, que modificaron los hábitos de consumo. Un siglo antes habían llegado el arroz y los cítricos. A partir de 1500, llegaron el café y el plátano. La planta americana más rápidamente difundida fue el maíz.

El cultivo de la vid y su transformación en mosto de uva
El cultivo de la vid y su transformación en mosto de uva

La agricultura europea hizo pasos adelante en la especialización, sobre todo en torno a las grandes ciudades. En los Países Bajos, los cereales fueron sustituidos por el lino o grana (plantas comerciales) dedicadas a las manufacturas textiles y se confió a la importación de Sicilia y el Báltico, zonas cerealistas que alimentaban un 13-14% del total del consumo (1562 – 1569).

Propiedad de la tierra y regímenes de tenencia

¿Quiénes eran los propietarios de tierras en Europa occidental?

Y en Europa oriental, ¿quiénes eran los propietarios de las tierras?

Al este del río Elba la concentración de tierras estaba en manos de los señores, a costa de los pequeños propietarios, aprovechándose de las corveas (prestaciones de trabajo forzado de los vasallos). Hay tres factores que hacían posible esta situación:

  1. El aumento de precios de los cereales (por cuatro en el siglo XVI), derivados de la demanda occidental. Las exportaciones de avena polaca aumentaron en 20.000 toneladas el 1500 a 170.000 en 1618.
  2. Mano de obra poco numerosa: densidad de población muy baja, 14 habitantes / km² en Polonia y 3 hab./km² en Ucrania.
  3. Estructuras políticas dominadas por la nobleza.

En Europa oriental se consolidaron grupos sociales de nobles terratenientes, como los junkers en Prusia, la szlachta en Polonia o los pomeščik a Moscovia. En ninguno de estos territorios existía una burguesía que pudiera actuar de contrapeso: en 1600 Polonia contaba con 5 millones de habitantes y en el país solo había 8 poblaciones que superaban los 10.000 habitantes.

En estos territorios orientales los grandes propietarios se preocuparon de asegurar una legislación que fijara la mano de obra en una segunda servidumbre. En Prusia sucesivas ordenanzas de 1526, 1540 y 1577 limitaban la movilidad y la herencia de los agricultores.

En cambio, al oeste del Elba las tierras señoriales se dividían entre tenencias campesinas y reservas con un papel cada vez más secundario (1 tenencia para el señor, muy a menudo ausente). Las corveas tendieron a desaparecer y la estabilidad de los agricultores aumentó, con formas de transmisión a cambio de dinero.

La diversidad en las formas de propiedad dentro de la Europa occidental también era notable. En Inglaterra en esta época el sistema feudal ya era muy débil y muchos agricultores eran libres: en 1500 solo eran jornaleros el 30% de los campesinos (no eran propietarios de sus tierras). En cambio en Castilla un 70% de la población agraria trabajaba en tierras que no le eran propias.

Sin embargo, la acumulación de gastos de los no propietarios era importante. Un agricultor que no fuera propietario debía pagar:

Durante todo el período moderno hubo un notable crecimiento de la polarización dentro de la propia comunidad campesina. Había campesinos ricos y campesinos pobres. Era el camino hacia una propia burguesía rural y un proletariado rural.

El mundo urbano: finanzas, comercio y manufacturas

Finanzas: el papel del dinero

En las zonas rurales los intercambios monetarios eran muy extraños y poco frecuentes. Lo habitual eran las permutas de productos y los intercambios. Muchas comunidades agrarias eran autosuficientes. El dinero entró en juego cuando se rompía el autoconsumo y se accedía a las redes comerciales (tres niveles de mercados: locales, semanales / comarcales y ferias especializadas).

En el siglo XVI había una proporción baja de ingresos en dinero (los trabajadores textiles cobraban en ropa). Lo importante en ese momento era la posesión de tierra y la acumulación del crédito, no la conversión en metálico.

El cambista y su mujer (1539, Museo del Prado) para Marinus va Reymerswale
El cambista y su mujer (1539, Museo del Prado) para Marinus va Reymerswale

Pero en el mundo urbano las cosas eran diferentes. Los grupos urbanos dedicados al comercio (los burgueses) comenzaron a desarrollar un cierto capitalismo financiero, amparados en diversos factores de cambio:

Estos grupos urbanos hacían uso de capitales en forma de crédito, en dos sentidos claves para el capitalismo: ofrecía mayor movilidad, lo que facilitaba la inversión y provocaba la acumulación en manos de la burguesía de bienes procedentes a la vez del mundo rural y de la nobleza.

¿Quién se convertía en acreedor? Orfebres, notarios o mercaderes de tejidos con transacciones económicas de gran volumen, daban el paso. Primero se dedicaban al préstamo, después a los depósitos de clientes. Completando este proceso se convertían en banqueros privados.

Banqueros y acreedores

Había bancos públicos y bancos privados. En cuanto a los bancos privados a menudo eran bastante inestables, con capitales pequeños y riesgos elevados. En 1584 de los 103 bancos que había en Venecia, 96 habían quebrado. Por el contrario los bancos públicos habían nacido de la incertidumbre. Algunos ejemplos son: Casa di San Giorgio (Génova), Messina y Venecia (1587), Milán (1597), Roma (1605) o Amsterdam (1609). Abierto a clientes públicos y privados, con apoyo público (a menudo municipal) para los fondos depositados.

También existía la figura de los financieros: respuesta a la debilidad de la banca privada y las restricciones al crédito de la banca pública. Finanzas especulativas de los viejos banqueros mercaderes. No mantenían depósitos sino que comerciaban con dinero, mercancías y crédito.

La letra de cambio

Estos financieros disfrutaron de tres instrumentos:

Con la letra de cambio no se transfería físicamente el dinero, sino que se hacía un crédito. Se firmaba un compromiso de pago a hacer en una plaza de cambio en una fecha concreta: los mercaderes disponían de capitales a crédito en cualquier punto de Europa y especulaban con los cambios de moneda comerciante con letras.

El problema del endeudamiento público

El principal estímulo al mercado de las letras de cambio eran las monarquías militaristas. Provocaba también concentraciones y monopolios, con beneficios extraordinarios. Ejemplos:

Pero la caída llegó en 1557 cuando se produjo la primera suspensión de pagos de la monarquía española. El crecimiento de la deuda tuvo dos consecuencias:

El comercio

El desarrollo del comercio en la época moderna tenía una serie de barreras tradicionales que lo hacían menos competitivo: las distancias físicas y los tiempos de viaje. La lentitud en el transporte de ciertas materias desaconsejaban un comercio a larga distancia (por ejemplo de alimentos).

El transporte marítimo y fluvial era utilizado para mover grandes volúmenes de productos pesados ​​(como la madera o los cereales). Pero cuando el trigo polaco llegaba a la mediterránea casi había pasado un año.

Y por vía terrestre los problemas no eran pocos: la precariedad de la red de caminos y la falta de fuerza motriz hacían muy difícil el transporte. Por ello el transporte de larga distancia solo era rentable con productos muy caros (sedas o especies).

Y a todo esto hay que sumar los problemas legales vinculados al comercio: en la época había una marea de pequeñas jurisdicciones que interferían en el libre comercio que repercutían sobre costes y precios finales de los productos.

El comercio marítimo internacional

Las dificultades del comercio interior se compensaban con un salto adelante en el volumen del tráfico marítimo de cabotaje y de media y larga distancia. El coste de estos viajes no superaba el 5-6% del volumen de la operación. Se obtenían beneficios de casi el 100%.

Sevilla 1503
Sevilla, desde 1503 fue el destino de la flota de Indias, porque la ciudad era sede de la Casa de la Contratación que monopolizaba el comercio con América

El desarrollo de la actividad comercial

La expansión del comercio se produce en el siglo XVI por cuatro motivos:

Las manufacturas

Las Industrias principales

Reproducción gráfica de un taller de artesanos textiles
Reproducción gráfica de un taller de artesanos textiles

La industria ocupaba una parte muy pequeña del capital y de la mano de obra en el siglo XVI. No obstante se produjeron avances cualitativos notables, por ejemplo, en las infraestructuras mineras (drenaje y ventilación de galerías), la extracción de metales (método de amalgama), en los tejidos (primitivos telares mecánicos) y en la fabricación de armamento (altos hornos imponiéndose en las forjas tradicionales).

La empresa a gran escala solo existía en la industria extractiva, naval y textil (el Arsenale de Venecia 1560 tenía 3.200 trabajadores). La mayor parte de estas empresas se encontraban en el campo, no en fábricas urbanas. La industria del textil ayudó en la difusión de tejidos económicos (new draperies, baratos, ligeros y de moda).

El papel de los gremios

Los gremios tenían un papel muy importante en la organización de los oficios a las ciudades. Actuaban en:

Los trabajadores organizados

Como en la época medieval, en los siglos modernos también se dan episodios de conflictos laborales (huelgas y lock-outs), como por ejemplo en la industria impresora francesa: París y Lyon (1567, 1571, 1577) o reclamaciones de reducción de jornada, autorización de sindicatos e instauración de arbitraje entre empresarios y trabajadores.

Minorías y difusión del capitalismo

Los refugiados tuvieron un papel clave en la difusión del capitalismo: eran ciudadanos libres para innovar y disponían de contratos que facilitaban los intercambios. La mayor parte de las minorías eran de carácter religioso.

En el siglo XVI destaca el papel muy importante de los refugiados que provenían del norte de Italia y los Países Bajos del sur:

La revolución de los precios

Revolución de los precios

En 1500 se produce un fenómeno nuevo: la subida del coste de la vida. La obra del historiador estadounidense Earl J. Hamilton publicada en 1934 «El tesoro americano y la revolución de los precioso en España, desde 1501 hasta 1650», convertida en la teoría tradicional, sitúa el concepto de la revolución de los precios como un factor clave de la historia económica del siglo XVI. Para Hamilton la inflación estaba relacionada con la llegada masiva de metales preciosos de América.

¿Pero es oportuno este concepto? Entre los años 1500 y 1600 se produjo el encarecimiento de los artículos de consumo básicos: el trigo (básico en la dieta de la época), subió un 318% en los Países Bajos y un 651% en Francia. La inflación en los productos manufacturados no fue tan elevada: en Inglaterra un 1,5% (1532-1580); en Florencia (1552 y 1600), inferior al 2% anual. En el conjunto del continente, media del 4%.

¿Por qué se produjo esta «revolución de los precios»? Por tres motivos:

Causas del alza de los precios

Se atribuye a los cribadores (los agricultores que separaban las semillas de los cereales) el encarecimiento de los productos de primera necesidad. Pero también hay que tener en cuenta la devaluación monetaria: retirada de metal y depreciación automática. Las monedas inglesa y francesa eran débiles; la castellana estable durante el XVI (al contrario al XVII).

Las explicaciones clásicas: Martín de Azpilcueta (1556), Jean Bodin (1568) o Tomás de Mercado (1569) sitúan en el problema de los precios la abundancia de oro y plata.

Así pues ¿hay una sola explicación para el fenómeno de la inflación? Para rebatir la teoría clásica se ha visto que los precios subieron antes de la llegada de los metales americanos (en regiones de Alemania y Francia, 1470); en Inglaterra y Suecia, de entrada escasa hasta el 1550/1570, los precios habían aumentado antes.

Así parece que la llegada del oro y la plata no estaría entre las causas de la inflación:

La llegada de los metales americanos

Periodo del oro: Antillas y continente. A bajo coste: saqueo con la conquista de México (1519-1521) y Perú (desde 1531 hasta 1533). El rescate de Atahualpa, equivale a medio siglo de producción europea.

Período de plata: Taxco (1534), Potosí (1545), Zacatecas (1546) y Guanajuato (1548), más plata en volumen y valor. Depuración de las técnicas extractivas que hace aumentar las remesas hasta 1600. En 1590 trabajaban en las minas de Potosí, (a 4.000 metros de altura, 80% plata peruana) 120.000 obreros.

La corona castellana se reservaba el quinto (20% del valor) de todo lo que llegaba desde América. Metales a cambio de bienes peninsulares. La economía castellana era la que sufrió más inflación: aumento de los costes de las manufacturas y llegada del norte de Europa a precios más competitivos.

Pronto el tesoro americano cruzó la península para pagar a los proveedores europeos y los costes de los ejércitos hispánicos en los bancos de Génova, Augsburgo y Amberes, los grandes prestadores de la Corona hispánica.

Ingleses y holandeses llevaban a la mediterránea cereales bálticos y manufacturas gracias al libre comercio con Malta (1582); en 1595 se constituyó la English Levant Company con 15 barcos. Tregua de los Doce Años (1609-1621) entre España y los Países Bajos.

Salarios e inflación

En una economía poco flexible, el impacto de un 2/4% de inflación era considerable; por eso hay que saber cómo evoluciona en relación con los salarios. El siglo XVI se caracteriza por el deterioro de la calidad de vida; todo los salarios de los trabajadores quedaron atrás por la inflación.

Los salarios reales cayeron el 50% (trabajadores de la construcción inglesa, vieneses y valencianos); otros ejemplos relativos a los trabajadores rurales y urbanos. Para Hamilton retrasar el aumento de los salarios reales crea «inflación de beneficios» a empresarios y terratenientes; efecto cadena: acumulación de capital, generación de ahorro e inversión, desarrollo del capitalismo.

Los marxistas critican que Hamilton cargara sobre los trabajadores el peso del desarrollo. Creen que la inflación de beneficios se explica también por las ganancias del comercio internacional desigual y la práctica a gran escala del contrabando y la piratería.

Tres consideraciones que matizan la discusión:

  1. Muchos trabajadores retribuidos en parte o totalmente en especie, lo que les perjudicó en la etapa de regresión.
  2. Estudios sobre la dieta de los trabajadores demuestran una reducción de alimentos: por ejemplo, de carnes en Sicilia el consumo pasó de 16/23 kilos persona / año (1450) a 2/10 (1594-1596).
  3. Alza de los salarios: salarios altos reducen los beneficios y ponen en crisis las industrias de mayor valor añadido (Venecia); salarios muy bajos evitan la creación de un mercado de consumo (Francia y Península Ibérica); salarios intermedios, los más adecuados para el crecimiento económico (Holanda e Inglaterra).

Los gobiernos y la Revolución de los precios

La inflación preocupaba los gobiernos. Afectaba la estabilidad monetaria y encarecía su principal actividad: la guerra. El impacto de los costes y la búsqueda de la estabilidad marcó la vida política: la quiebra de la hacienda hispánica (1557) arrastró otros estados desde Francia, Países Bajos, Nápoles a Milán e hizo necesaria la paz de Cateau-Cambrésis.

Papel inflacionario de la plata: en Italia se convierten en moneda: en Nápoles (1548-1587) se ponen en circulación 10,5 millones de ducados y el último año solo quedan 700.000; han huido a manos de especuladores y del que se defienden de la mala moneda.

Durante la revolución de los precios, los gobiernos afrontan rendimientos fiscales menores (resistencia en tiempos de dificultad) y gastos militares crecientes:

Viajes, conquista y colonización

Europa y el mundo exterior

Durante la Edad Moderna Europa se abrió al mundo exterior. Con un comercio internacional creciente y el impacto de los metales americanos, Europa ponía fin a una etapa de 1.000 años confinada, sitiada y empobrecida dentro de su continente.

A pesar de que los europeos nunca rompieron el contacto con el mundo «exterior» a través de los intercambios comerciales con Asia y África (seda, especias, oro y esclavos), hasta 1492 no se había producido un control tan grande de territorio, que marcó una etapa de 4 siglos de dominio mundial en el aspecto político, económico y cultural.

El mapa del Nuevo Mundo
El mapa del Nuevo Mundo

Razones de la expansión ultramarina

Los siglos XV-XVI están caracterizados por la construcción de grandes imperios y de prácticas imperialistas. Encontramos:

Tres preguntas clave: ¿por qué la cronología?; ¿por qué portugueses y castellanos? y ¿por qué el éxito tan fácil?:

Los viajes de exploración y la búsqueda del paso al oeste

En 1500 las ventajas europeos eran limitados: África y Asia estaban fortificadas. Europa necesitaba establecer puertos estratégicos en el territorio y tratados comerciales, que no llegarán hasta la conquista del siglo XVIII).

Cronología de los viajes a América:

Viajes colombinos:

1499: «viajes menores» o «andaluces»; capitulaciones de la corona con otros navegantes (Yanes, De la Losa, Vespucio).

El proceso de conquista

Con la conquista la monarquía española quería establecer intercambios comerciales estables con los núcleos colonizadores:

Empleo y explotación económica de las «Indias de Poniente»:

Rapidez e intensidad (contraste con Canarias); 1500: 50.000 km, en 1515: 250.000 y en 1540: 2 millones. Momentos culminantes:

Las estructuras de la colonización

Se dan dos modelos de colonización y conquista: el portugués y el castellano.

Conquista militar y administrativa, también religiosa: evangelización en tiempos de la contrarreforma, signo visibles del triunfo del catolicismo renovado; herencia castellana; primer bastión católico del mundo.

Consecuencias de la expansión extra europea

Demográficas: los arcabuces y las condiciones de trabajo inhumanas añaden enfermedades contagiosas europeas (sobre todo viruela). Entre los años 1500-1520: muerte de unos 20 millones de indígenas; 80 en 1500 a 12 el 1600. Colapso demográfico: explica la formación de un gran grupo mestizo (entre recién llegados, mujeres autóctonas).

Culturales: proceso que los contemporáneos consideran de enorme importancia histórica; en el siglo XVI se publica 4 veces más sobre el Imperio Otomano y Asia que sobre América. Culturas desconocidas: en África y Asia intercambios con culturas conocidas (sobre todo islámicas).

América, contacto con pueblos paganos dotados de organizaciones muy extrañas. El papa Pablo III (1537) establece que los indígenas son hombres y es prohibido la esclavitud; dominicos como Bartolomé de las Casas (1474-1536) y Francisco de Vitoria (1480-1546) discuten en si se es ante bestias o de inocentes. No se volvería a hacer hasta el siglo XVIII.


Todos los artículos del curso: Historia Moderna de Europa

Introducción a la Historia Moderna de EuropaEconomía del siglo XVI: expansión colonial, agricultura y comercioComunidades urbanas y rurales en la Europa del siglo XVILa Europa del Humanismo y el Renacimiento

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: