El Cristianismo, una institución universal en el orden feudal

El periodo alto medieval se corresponde con la consolidación de la Iglesia como institución universal. La unión entre el poder real y la Iglesia fue muy importante en este periodo.
Imatge destacada

| 31/12/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

El periodo alto medieval corresponde en el tiempo con el de la consolidación de la Iglesia como institución universal. El cristianismo se institucionalizó. En este proceso fue muy importante la alianza entre el poder político y la Iglesia (que prácticamente eran lo mismo).

La Iglesia ayudaba a consolidar el poder de los diferentes reyes feudales a través de la unción real. Además compraba patrimonio y adquiría bienes de personas en quiebra. Se vivió un fuerte proceso de cristianización de las comunidades rurales campesinas.

La consolidación del poder de la Iglesia

La Iglesia se convirtió en parte integral del poder feudal. Regulaba todos los aspectos de la sociedad. En el ámbito familiar, forzó a romper con las viejas estructuras familiares solidarias amplias y las sustituyó por las nucleares (núcleos reducidos que favorecía las posibilidades de concesión de bienes por herencia). La Iglesia también regulaba la actividad de la aristocracia y las realezas, otorgando a las monarquías un carácter sagrado (colaboración indispensable). Durante el período medieval se sucedieron interminables pugnas por la hegemonía del poder entre la Iglesia y las monarquías.

En la etapa feudal, también tuvo lugar la expansión por toda Europa de las Órdenes militares, los feudos monásticos…

Durante el período feudal la Iglesia formó grandes patrimonios. Además administraba los bienes de los pueblos. Para hacerse con estos patrimonios no utilizaba la violencia, sino la coacción (a través de la ideología). La Iglesia obtenía inmunidades por parte del poder político, como por ejemplo la facultad de no tener que contribuir con ninguna tasa o impuesto. También poseía el monopolio cultural, a través de la redacción de documentos y por tanto de la preservación del saber.

A través de la jerarquización de la sociedad se construyó el modelo feudal. El pueblo debía obediencia hacia dos instancias superiores. Mientras tanto, la Iglesia se expandía por el territorio a través de la creación de nuevas provincias eclesiásticas: proceso de parroquialización, fenómeno en paralelo a la formación de los castillos. Se buscaba potenciar los centros de culto y de peregrinación, en muchas ocasiones a través de los iconos.

La construcción de todo el aparato ideológico cristiano se potenció con el imaginario y la literatura. Se promovió alrededor del año 1000 la idea del terror apocalíptico. Todo giraba en torno a la Santísima Trinidad y la teoría de los tres órdenes: mundo armónico, natural y equilibrado. Se trataba de evitar tensiones. El imaginario medieval estaba formado por un conjunto de símbolos al servicio de la transmisión del mensaje de la Iglesia. Tenía por objetivo persuadir la sociedad a favor la teoría de los tres órdenes y de su inmutabilidad en el tiempo.

En una época de grandes violencias, ¿como se podía regular y vehicular la agresividad de la nobleza? ¿Quien tenía como oficio la guerra? La respuesta religiosa: el Movimiento de la Paz y Tregua de Dios

El objetivo de la Iglesia era eliminar la violencia que la nobleza ejercía sobre los agricultores y la misma Iglesia. Era un objetivo doble: preservar los patrimonios eclesiásticos y los objetos que generaban la renta a la Iglesia, que eran los agricultores.

¿Como se podía detener toda esta violencia? La respuesta de la Iglesia fue la creación del Movimiento de Paz y Tregua de Dios, que se inició el año 989 en el Concilio de Obispos de Aquitania a Charroux (Poitiers), donde explícitamente se hizo una condena a la guerra privada y el pillaje y se instauró por primera vez la «Paz de Dios«. En los años 1023 y 1027 tuvieron lugar otros dos importantes concilios donde fueron claves dos religiosos: el obispo Oliva de Vic y el obispo Berenguer de Elna.

La Paz y Tregua de Dios
La Paz y Tregua de Dios

Durante el Sínodo de Toluges se terminó de perfilar este movimiento. A los concilios asistían obispos, señores feudales, clérigos y burgueses y trataban sobre la violencia feudal.

Paz de Dios
Mapa de distribución de la paz de Dios, inspirado en el mapa La participación de los obispos en la paz de Dios. Según Hans-Werner Goetz, «La paix de Dios en France, Le roi de France et son Royaume en el año Mil», Picard, Paris, 1992, p. 138. Fuente original: Wikipedia.org

Acuerdos que se tomaron en las Asambleas de Paz y Tregua:

A partir de ese momento, ¿como se tenía que canalizar la violencia aristocrática? Se tenía que buscar una alternativa. La solución fue convertir los guerreros privados de los nobles en los Militia Christi (soldados de Cristo) y buscarles un objetivo militar en el exterior: las Cruzadas.

El movimiento de la Paz y Tregua derivó en la primera cruzada. En 1096 se realizó la primera.

Reforma pontifical de Roma o «Reforma Gregoriana»

La Reforma pontifical de Roma fue un movimiento de la Iglesia a partir del siglo XI con el objetivo de renovar internamente la institución y que tuvo una duración de un siglo. Lo más trascendental de este movimiento se movió en torno a la curia pontificia.

Durante el siglo XI se sucedieron los siguientes papas:

Y en el siglo XII:

Gregorio VII
Gregorio VII

El movimiento de reforma eclesiástico coincidió en el tiempo con el proceso feudal. Esto no fue una casualidad. El movimiento de reforma de la Iglesia se produjo porque era necesaria. ¿Por cual motivo? Desde el siglo X la Iglesia había caído en una situación muy peyorativa. Los siglos IX-X coinciden con la fragmentación del Imperio Carolingio. La Iglesia tenía necesidad de adaptarse al nuevo orden social.

El movimiento de reforma consistió en la instauración e institucionalización de la Iglesia dentro del nuevo orden feudal.

¿Qué pretendía la Reforma? Se tenía que abordar la reforma espiritual:

A través de la Reforma se tenía que convertir Roma en la sede primaria de la Iglesia. El Obispado de Roma debía tener el poder por encima de los demás. Y el obispo de Roma se convertiría en el Papa. Para alcanzar los objetivos propuestos se debía hacer público el alcance del problema, visualizarlo. Era necesario hacer las depuraciones con los medios al alcance para dar una imagen de ejemplaridad.

La reforma espiritual

Antes de la Reforma, existía un cierto relajamiento del clero y del conjunto de la Iglesia. El número de clérigos era insuficiente. Era un personal convertido en religioso por intereses económicos, escasamente preparado, más preocupado por vivir bien que por la labor pastoral. Las zonas pastorales estaban poco cristianizadas. Los que predicaban lo hacían sin ejemplaridad.

Se había detectado dos problemas principales en el clero:

Además, existía el problema de la politización de los cargos eclesiásticos a través de la investidura laica (otorgamiento de cargos de la Iglesia por parte de los laicos) y la simonía (compraventa de cargos a cambio de dinero). El monje Abón De Flerury decía que «lo que pertenecía a Dios no se podía vender».

Uno de los modelos que les fue mejor fue el del Monasterio de Cluny en Francia, fundado en 909 por Guillermo de Aquitania. El primer abad fue Bernardo de Cluny. Este monasterio fue tomado como modelo de santidad, porque optaron a la plena renuncia del mundo terrenal, renunciando a los placeres terrenales a la vez que hacían proselitismo (para ganar adeptos).

El Monasterio de Cluny obedecía a la Regla de San Benito sobre la base de la oración y el trabajo. Algo que se admiraba era su autonomía. No había dependencia respecto de los poderes políticos, el único vínculo lo tenían con el Papado. Organización completamente jerarquizada, reproduciendo los modelos feudales, en forma de pirámide (abad, prior….) Y también con el resto de monasterios dependientes (casa madre y sus filiales).

Monasterio de Sant Benet de Montserrat
Monasterio de Sant Benet de Montserrat

El proceso de Reforma también desencadenó la elaboración de obras críticas efectuadas desde dentro de la Iglesia, como las de San Pedro Damián con su «Liber Gomorrhianus» o el cardenal Humberto de Silva Candida y su «Adversus Simoniacus». También se hacen recopilatorios del derecho para buscar la forma de reprimir las prácticas abusivas del clero. Cuando las leyes no contemplaban algunos castigos, se iban añadiendo nuevas leyes, lo que se conoce en la jurisprudencia como Derecho canónico. El decreto más importante fue el Decreto de Graciano (Concordia discordantium canonum).

También se organizaban sínodos, muy importantes para construir la doctrina de la Iglesia. En el Sínodo de Sutri fue uno de los primeros donde se puso de relieve la problemática, celebrado entre los años 1046-1047. A Sutri se consideró la simonía como una herejía. Todas las ordenaciones, consagraciones y sacramentos hechas por un simoníaco quedaban invalidadas, ya que no estaba inspirado en el Espíritu Santo.

Pocos años después se celebró un segundo sínodo, el Sínodo de Letrán (Roma 1059), donde explícitamente se prohibió el casamiento y la vida en pareja de los sacerdotes. Como no casarse era un sacrificio se convertía en una virtud, que daba ejemplo a la población.

El Sínodo de Letrán de 1059 contenía la primera disposición sobre la elección del Papa por parte del Colegio Cardenalicio. El Papado intentó poner estos principios en todas las sedes eclesiásticas. Pero se encontraron con que muchos obispos eran simoniacos. Roma no sabía cómo podía imponer estos nuevos principios al resto de sedes. Entonces el Papa optó por instituir la figura clave del «Legado Pontificio«, designado por el mismo Papa y que tenía más autoridad que cualquier obispo en un concilio. Fue una figura importantísima.

Las resistencias que se encontraba Roma impedían desarrollar estas reformas. ¿Como se abrió paso la Reforma a pesar de las resistencias? Por dos vías: creando nuevas sedes episcopales y ocupando territorios nuevos.

En ese momento tomó sentido la conquista de al-Ándalus. Roma tenía muchos intereses en esta conquista porque la aprovechó para ir colocando obispos ya comprometidos con la Reforma en los nuevos territorios conquistados. Otro objetivo fue la gran conquista hacia el este de Alemania con la excusa de cristianizar los eslavos paganos. Poco a poco los principios de la Reforma se fueron imponiendo. Se hablaba de restauración de las sedes episcopales y la Reconquista.

Dimensión política de la Reforma. La Querella de las investiduras

La «Querella de las investiduras» fue un conflicto de gran violencia entre el Papa y las monarquías europeas, en especial con el Emperador germánico. La investidura laica era vista como una decadencia moral. El caso más espectacular fue la del Papa Formoso, que fue exhumado muerto y juzgado en un juicio post-mortem. Fue condenado por simoníaco. El Emperador también podía poner y quitar Papas.

Del 1040 al 1059 hubo 5 papas diferentes. Desde Roma se intentó poner orden a través del Sínodo de Letrán en Roma de 1059. El papa Nicolás II impulsó un cambio trascendental cuando se dispuso que la elección papal correspondía al Colegio Cardenalicio y se recogió como ley. Más tarde se fue perfilando esta idea y en el Concilio Laterano II se dijo que el Papa sería elegido por 2/3 del Colegio Cardenalicio.

Para poder tener autoridad sobre los príncipes laicos la Iglesia elaboró la noción de teocracia (el poder de la Iglesia por encima del laico). La Iglesia era la responsable espiritual del Emperador y por tanto la investidura laica no tenía sentido. Esto reprodujo el esquema de la «Ciudad de Dios» de San Agustín, donde todo giraba en torno a «el alma superior al cuerpo».

Querella de las Investiduras
Querella de las Investiduras

Políticamente, ¿como se interpretaba la reafirmación de poder de la Iglesia? Para la Iglesia los poderes temporales (reyes) solo eran legítimos si se sometían al poder de Dios (relación señor-vasallo del orden feudal).

El intérprete de Dios era el Papa. El problema aquí era ver quién era el señor y quien el vasallo. La Iglesia era el señor y el poder laico el vasallo. El punto culminante del conflicto entre las monarquías y el Papado llegó con la redacción del «Dictatus Papae« (1075). Este fue el punto de partida de la guerra del conflicto de las Investiduras.

El Conflicto de las investiduras

La Iglesia elaboró la noción de teocracia («forma de gobierno que establece que la autoridad para gobernar, dirigir y decidir, no pertenece al pueblo, como en el caso de la democracia, sino que pertenece a Dios, y por tanto, a sus representantes aquí en la Tierra «, Fuente: Wikipedia). Construyó un discurso donde se pretendía adoptar el papel de un señor feudal.

¿Quien estaba subordinado a la Iglesia? Desde el emperador hasta todas las restantes monarquías. Esta nueva concepción del poder fue elaborada en tiempos del Papa Gregorio VII. Él fue el ideólogo de la «Dictatus Papae», que contenía 27 puntos muy breves pero de una contundencia extraordinaria y que crearon un gran conflicto con las monarquías.

El «Dictatus Papae» giraba en torno a tres grandes ejes:

El Papa quedaba libre del juicio terrenal y únicamente era juzgado por Dios. Este documento, y en especial, el punto que decía que el Papa podía deponer al emperador, creó un gran conflicto. Se iniciaba así la Querella de las Investiduras.

El Papa podía entregar los vasallos de un señor excomulgado. Si el emperador era excomulgado, automáticamente sus vasallos quedaban liberados. Difícilmente el Emperador lo podía aceptar. Y desembocó en un enfrentamiento armado con el Papado.

1ª fase de la Querella de las Investiduras (1075-85)

Enfrentamiento entre el Emperador Enrique IV (Habsburgo) y el Papa Gregorio VII. Enrique IV convocó un Sínodo en Worms 1076 (Worms era una ciudad imperial). Allí el Emperador consiguió deponer a el papa Gregorio VII. Como respuesta, el Papa excomulgó al emperador. Esto creó un gran impacto y fue el auténtico desencadenante del Conflicto de las Investiduras.

El Emperador Enrique IV tuvo que pedir el perdón del Papa y este le dijo que si quería su perdón, tenía que ir a verlo en Roma. El emperador accedió y después de una larga penitencia obtuvo el perdón. Este perdón inicial no supuso el cese del conflicto porque después llegó una segunda excomunión.

La decisión de Gregorio VII lo hizo muy impopular. La sucesión de Gregorio VII fue en Urbano II (1088-1099), hombre culto y muy diplomático. Urbano II enfrió el conflicto con el Emperador a través de la formulación definitiva de la idea de Cruzada, como una «liberación» de la Tierra Santa. Convirtió los ejércitos privados de los señores en ejércitos de Dios y así los señores podían desviar la energía de lucha hacia los musulmanes.

2ª fase de la Querella de las Investiduras

Con la toma de Jerusalén se acababa la primera experiencia de cruzada sobre Tierra Santa. En los años 1080-1090 se produjeron los primeros ataques sobre otras poblaciones: Zawila y al-Mahdia.

Cuando terminaron las operaciones militares y se estaba organizando el territorio conquistado se inició la segunda fase del conflicto de las Investiduras. Después de Urbano II le sucedió el Papa Pascual II, un reformó muy testarudo. Enrique V era el nuevo Emperador, hijo de Enrique IV. Se produjo un segundo enfrentamiento con acciones militares de gran envergadura. Enrique V estuvo a punto de obligar al Papa a eliminar sus prerrogativas. El 1122 se llegó a un acuerdo al Concordato de Worms.

En ese momento el Papa era Calixto II, un Papa muy vinculado a la península Ibérica. El acuerdo entre el Papado y el Imperio Germánico se plasmaba en dos documentos y suponía: que el Papa otorgaba una bula pontificia al Emperador y el Emperador se desvinculaba de una serie de derechos que tenía.

Enrique V reconocía que la elección del pontífice era responsabilidad del Colegio Cardenalicio. Por último, la investidura por parte del Emperador se haría únicamente por la concesión de bienes terrenos. Los obispos debían prestar juramento por los bienes terrenos. El acuerdo recogía los principios de la «Ciudad de Dios» de San Agustín y la idea de Ivón de Chartres del cuidado Spiritual y el cuidado temporalis.

En 1123 se produjo la convocatoria de uno de los grandes concilios medievales, el Concilio Ecuménico I de Letrán. En este concilio se ratificó el Tratado de Worms. Esto suponía el triunfo de la Iglesia. La hegemonía pasaba a la Iglesia.

Reforma Gregoriana: primacía de Roma frente a las otras Iglesias

La centralización de la Iglesia en Roma implicaba desarrollar los preceptos de la Reforma: unificar criterios con las diferentes Iglesias territoriales. El 1054, el patriarca de Constantinopla, Miguel Cerulario, había protagonizado un movimiento para desvincularse de Roma: se había producido la ruptura de la Iglesia de Roma con la de Constantinopla.

El Cisma de Oriente, que dio origen a la Iglesia Ortodoxa, fue la primera gran ruptura de la cristiandad. El motivo fue causado por una cuestión de jerarquías. Bizancio no aceptaba la supremacía de Roma.

El objetivo de Roma era de ligar y controlar todas las Iglesias territoriales. Se trataba de unificar todas las Iglesias. Había que unificar la organización de las misas, las oraciones, los sacramentos, las devociones… Roma también estaba muy interesada en conseguir el sostenimiento económico de la Iglesia. Había que asegurar las contribuciones fijas: los diezmos, las primicias… Era un asunto complicado, ya que el enriquecimiento de la institución siempre llevaba asociado el relajamiento con los principios morales.

Mientras la Reforma iba adelante, surgieron movimientos críticos con la Iglesia, que querían volver a los orígenes. Criticaban la riqueza y la jerarquía de la Iglesia. La Iglesia de Roma reaccionó vaciando de contenido estos movimientos y atrayéndolos. Y si no les era posible, los convertían en heréticos y los perseguían. En el Concilio Laterano I se instauró el Tribunal Eclesiástico de la Santa Inquisición para perseguir la herejía. La Iglesia, en este periodo, tenía como principal enemigo los cátaros.

Movimientos de reforma aceptados: El movimiento cisterciense, nacido en la abadía de Citeaux y los órdenes mendicantes, centradas en las ciudades (especializados en el intercambio de los donativos) fueron dos de los movimientos críticos dentro de la Iglesia que se aceptaron.

Los movimientos no aceptados (heréticos) eran:

La expansión del orden feudal por conquista: las Cruzadas y sus efectos

El movimiento de las Cruzadas se produjo en los años centrales de la Edad Media (1095 a 1291). Sin embargo, antes de 1095 ya habían tenido lugar algunas expediciones en forma de cruzada. Las Cruzadas eran intervenciones de los ejércitos cristianos sobre Tierra Santa.

¿Qué definía la palabra cruzada? La aparición de las «milites Christi» (soldados de Cristo). Estos soldados de Cristo no se empezaron a utilizar hasta bien entrado el siglo XII, cuando el espíritu inicial de la cruzada había empezado a decaer.

¿Qué eran las cruzadas?

Las cruzadas eran expediciones militares protagonizadas por la nobleza feudal europea inspirada y promovidas por la Iglesia (específicamente el Papado) con el objetivo de conquistar los territorios musulmanes, preferentemente Tierra Santa, pero sin excluir otros objetivos, por ejemplo el norte de África: Egipto, Túnez y el territorio de la península Ibérica del al-Ándalus.

A veces las cruzadas tenían otros objetivos, como podían ser Bizancio, los cátaros de Occitania y también las expediciones del Imperio alemán en tierras eslavas. En el siglo XV adquirieron forma de cruzada las expediciones del Imperio alemán contra los reformadores Husitas.

Se deben considerar dos dimensiones de las cruzadas:

  1. La Iglesia como incitadora del movimiento, a través de la predicación. La bula papal, como elemento más importante. Después a través de los sermones de los curas… Extensión de los beneficios espirituales: todo aquel que participaba en la cruzada restaba bajo la protección de la Iglesia.
  2. Y la nobleza como brazo ejecutor de la cruzada. Destaca el carácter ecuménico, del conjunto de la cristiandad. No son tropas que pertenecen a un territorio sino de todas partes: son los soldados de Cristo.
Caída de acre, 1189-1191
Caída de Acre, 1189-1191 durante la tercera cruzada en Tierra Santa

¿Cuáles eran las causas de las Cruzadas?

O mejor dicho, ¿cuáles eran las excusas para justificarla? Por un lado las causas demográficas. Se hablaba de una supuesta saturación demográfica del centro de Europa. Pero esta justificación no se sostiene. No había ningún excedente demográfico. Otra justificación fue la lucha contra la piratería musulmana (aquí se confunde piratería por intereses comerciales). Hasta el siglo XI había una absoluta hegemonía del comercio musulmán.

Por último está el motivo espiritual (las dificultades que ponían las autoridades musulmanas a los peregrinos cristianos que querían llegar a Tierra Santa). En general estas peregrinaciones no estuvieron obstaculizadas. No había una política adversa ante la peregrinación.

Estas no eran causas convincentes para iniciar un movimiento de cruzada. En realidad se tiene que ver la cruzada como una liberación. La predicación de la cruzada llevaba grandes devociones populares. En los años 1212-1213 se produjo una cruzada con niños. Las cruzadas eran manifestaciones del poder y control de la Iglesia de la sociedad.

Entre las razones auténticas de las Cruzadas había una síntesis de intereses de la Iglesia y la nobleza. De entrada el papel de la Iglesia era muy importante. La cruzada se planteaba en el contexto que impulsaba la nueva espiritualidad de la Reforma gregoriana. Era una alternativa a la Paz y Tregua de Dios en la medida en que esta prohibía luchar entre cristianos. La cruzada canalizaba el impulso de la guerra hacia el exterior.

A partir de la prohibición de la violencia nobiliaria hacia los agricultores y los miembros de la Iglesia, ¿hacia donde debía proyectarse la violencia? Hacia fuera. La actividad guerrera se convirtió en una causa espiritual. Se llegó a sacralizar.

Incluso tuvo una simbología propia, que recogía este espíritu: convertir la cruz en la espada. Y el otro símbolo, la ceremonia de armar el caballero, que consistía en un acto de juramento donde el guerrero tenía que hacer la vela de las armas durante una noche para poder convertirse en caballero. Era una especie de ceremonia de ordenación sacerdotal. La caballería se convirtió en un orden sagrado.

En este periodo se formaron las Órdenes militares: monjes guerreros que tenían su origen en Tierra Santa. Con una doble función: órdenes religiosas y militares. Destacan:

Estos órdenes militares se debían financiar. Enviaban los monjes hacia Europa y hacían proselitismo. Creaban una «encomienda», pedido para recibir los bienes. Toda la Europa cristiana se iba llenando de órdenes militares originarios de Tierra Santa. A finales del siglo XIII desaparecieron. Los Templarios fueron eliminados. Los bienes patrimoniales pasaron a la orden de los Hospitales.

¿Como actuaban los cristianos en las Cruzadas?

Una vez conquistado el territorio, allí donde quedaba población musulmana se convertía en «mudéjar«. Se le respetaban ciertas prerrogativas. Podían mantener los cultos de forma muy limitada, siempre supeditados al poder cristiano feudal. Poco a poco todas las pautas de la sociedad musulmana se iban perdiendo. Llegó un momento en que los mudéjares pasaron a ser moriscos (mudéjares bautizados). Finalmente se los expulsó, durante el reinado de Felipe III (la expulsión de los moriscos tuvo lugar entre los años 1609 a 1613).

La aristocracia local era el brazo ejecutor de las cruzadas. En la medida en que las Cruzadas adquirieron una amplitud importante y la participación de la aristocracia local era masiva, se produjo la primera expansión de Europa.

Suponían la primera gran experiencia de expansión hacia fuera y el primer precedente de hegemonía de Europa en el mundo.

¿Qué impulsaba a esta expansión? En un momento determinado se produjo una especie de bloqueo del orden feudal, producido por el aumento de efectivos de la misma nobleza y la imposibilidad de obtener más rentas (había llegado al techo de rentas). Las monarquías solían premiar los servicios de las personas que estaban por debajo. Por otro lado estaban las leyes de primogenitura. El patrimonio se reservaba solo al primero de los hijos.

La única manera de hacer patrimonio era la conquista, allá donde fuera. Se produjo la diáspora aristocrática. El proceso de conquista era la única alternativa real que les permitía obtener patrimonio. Se trataba de buscar recursos.

Las Cruzadas fueron concebidas como un proceso de desbloqueo del orden feudal, cuando en el interior ya no se podía obtener más renta feudal. La única alternativa para conseguir patrimonio no era otra que conseguir territorios fuera, la conquista. Y se hacía en una lucha conjunta de los ejércitos de la cristiandad.

La participación de la aristocracia a las Cruzadas formaba parte de la «diáspora aristocrática». Las cruzadas regeneraban el orden feudal. A medida que se conquistaban territorios, se iba reproduciendo el orden feudal de los territorios de procedencia.

Aparte de regenerar el sistema, las cruzadas rejuvenecían el grupo que protagonizaba esta acción. Las Cruzadas fueron el instrumento que permitió desbloquear el sistema, que seguramente habría llevado a conflictos internos para la captura de renta. Las cruzadas fueron una síntesis de intereses: de la Iglesia y de la aristocracia.

Intereses mercantiles en las Cruzadas

La burguesía urbana tenía muchos intereses en el desarrollo de las cruzadas. Históricamente, las rutas comerciales establecidas con el Oriente permitían hacer llegar productos de lujo en Europa. Pero la expansión del islam provocó que estas rutas comerciales estuvieran controladas por los musulmanes.

El interés de la burguesía europea era apoderarse de las rutas del Mediterráneo para ocuparse ellos mismos de esta actividad comercial. Querían ser ellos los encargados de comerciar con los productos orientales de lujo como la seda, las especias …. La intención era hacerse con este comercio.

La burguesía urbana intervino a las cruzadas proporcionando medios materiales: naves, barcos y otros elementos para facilitar el transporte de los cruzados. También ayudaron a reclutar gente para que se alistase en el ejército y finalmente también ayudaron haciendo aportaciones financieras. Génova tuvo un papel fundamental en la primera cruzada y Venecia en la cuarta.

Las emergentes monarquías feudales también jugaron un papel importante en las cruzadas. ¿Qué intereses tenían estas monarquías feudales? El hecho de ser un rey el que llevaba combatientes a la cruzada era muy importante. Ir a la cruzada significaba consolidar su posición. Pero también aportaba beneficios materiales en forma de nuevas tierras, rentas…. A partir de la segunda cruzada fueron las monarquías las que llevaban el peso de la organización.

Se ha demostrado que la intervención militar fracasó. Los objetivos últimos de conquistar territorio a la larga no fueron los deseados. Tierra Santa fue el único lugar que no fue colonizado por la cristiandad. No hubo un movimiento de desplazamiento de colonos de forma continuada. Así no se pudo alterar el ciclo local de los cultivos, la sociedad. No hubo sustitución de población.

¿Fueron positivas las Cruzadas para la población campesina?

Hay que plantear, exceptuando el caso de Tierra Santa, hasta qué punto podía mejorar la situación del campesinado con las cruzadas. Sabemos que había incentivos para la colonización de nuevas tierras. La gente difícilmente abandonaba su lugar de residencia, a menos que la ofrecieran unas perspectivas de vida mejor. Los señores feudales ofrecían ventajas en forma de tierras y beneficios fiscales a todos aquellos que iban a colonizar las tierras conquistadas.

¿La situación de los agricultores que quedaron en territorio propio mejoró? Los señores feudales tuvieron que aflojar la presión hacia los agricultores para conseguir que no se fueran.

Existen dos tipos de documentos que nos describen la situación:

Pero en general, los beneficios que pudieron sacar los campesinos fueron muy limitados. Por el contrario, sabemos que muchos señores feudales impusieron a sus siervos condiciones más duras para impedir de que abandonaran su tierra. En la lista de «malos usos» ahora se agregó el derecho al maltrato. La remença catalana permitía evitar la fuga de los campesinos hacia las nuevas zonas conquistadas.

El despliegue militar del movimiento de las cruzadas fue muy espectacular. El proceso se iniciaba con la predicación. Estos sermones despertaban un fervor popular impresionante. Se manifestaba sobre todo al principio. Este fervor derivaba hacia situaciones de un fanatismo extraordinario: se produjeron una cantidad importante de brotes antisemitas, sobre todo en Alemania.

¿Como se podían mantener las tropas durante el desarrollo? Por donde pasaban las tropas se producia una auténtica destrucción. Vivían sobre el terreno, en el día a día. Papel central de Constantinopla (parte central de Bizancio) en las cruzadas. Constantinopla se encargó de la recepción de las tropas, su mantenimiento y el transporte.

Coyuntura geopolítica de la 1ª cruzada

A mediados del siglo XI el Imperio bizantino se encontraba sometido a una doble amenaza: los normandos que se habían instalado en el sur de Italia y en segundo lugar los turcos del Imperio selyúcida, que habían ido conquistando territorios.

Hacia el 1060 tuvo lugar la ocupación de Armenia por parte de los turcos. Desde aquí comenzaron a penetrar en Asia Menor. El 1071 se produjo el enfrentamiento entre turcos y bizantinos en la batalla de manzikert. Los turcos derrotan a los bizantinos. Se empezaba a formalizar los primeros asentamientos en Asia Menor. En 1078 se constituyó el Sultanato de Rum. Rüm era el nombre que los musulmanes ponían a los cristianos. Desde este núcleo inicial se ocupó toda la región, en dirección hacia Asia Menor, así como hacia Siria y Jerusalén.

Fue en este contexto cuando el Emperador de Bizancio, Alejo I, decidió pedir ayuda a Occidente. Este fue el pretexto para una intervención militar para reintegrar la Iglesia ortodoxa a la romana. La idea por parte de occidente era defender los cristianos de Tierra Santa y liberar el Santo Sepulcro. En 1095 se predicó la primera cruzada, por parte de Urbano II. Se ponía en marcha la maquinaria militar.

Primera cruzada (1095 – 1099)

Mapa de la primera cruzada
Mapa de la primera cruzada

En la primera cruzada no participaron los reyes sino los señores feudales. Esencia pura de la cruzada. Participaron guerreros de toda la Europa feudal:

En la primera cruzad imperó el espíritu de predicación papal, el ecumenismo. Los señores feudales se lanzaron a la cruzada y al llegar a Constantinopla, en 1096, el Emperador Alejo I consiguió que cada uno de los jefes militares le juraran fidelidad, excepto Bohemundo.

Alejo I consiguió el compromiso de devolución de los territorios conquistados, a cambio de obtener el transporte de las tropas y el mantenimiento (alimentación), la intendencia. El compromiso de devolución de territorios no se cumplió excepto la ciudad de Nicea.

En 1099 se produjo la toma de Jerusalén, con un saqueo impresionante. Se constituyeron los diferentes Reinos latinos de Palestina:

Establecieron dos zonas de marca: Marca de Armenia y la Señoría de Transjordania.

Mapa de los Estados cruzados
Mapa de los Estados cruzados. Fuente: Wikipedia.org

La primera cruzada representaba la primera intromisión en los territorios musulmanes y atacaba justamente en el corazón del mundo islámico. A partir de aquí se ocupó una franja de territorio muy estrecha. No se pasó de las montañas. Damasco no fue nunca conquistada. Este espacio se dividió en 4 estados latinos y dos marcas de defensa.

Se caracterizó por su inestabilidad y las desavenencias entre los príncipes cristianos. No hubo una transferencia de colonos cristianos hacia estas tierras. El dominio cristiano en Tierra Santa fue un dominio político: sometimiento de las personas musulmanas ya existentes allí, sin transformar los ciclos productivos y sociales existentes anteriormente.

El dominio croata se limitó a ser un dominio político de control, pero sin producir una ruptura con la sociedad anterior. Es fácil entender que los musulmanes vecinos intentaran reconquistar territorios. En 1146 se produjo la recuperación de los territorios del condado de Edesa que dio pie a la segunda cruzada. El Papa Eugenio III emitió la bula papal de la cruzada en 1148. Había una novedad: se produjo por primera vez la intervención de los monarcas feudales europeos. Fue un fracaso.

Segunda cruzada (1147-1149)

Mapa segunda Cruzada
Mapa segunda Cruzada

Destacamentos croatas en al-Ándalus: Lisboa, Faro, Almería, Tortosa. Muchos croatas decidieron quedarse en la península, en Tortosa. Los dos reyes intentaron después rehacer las alianzas y atacar Damasco pero fracasaron. No se consiguió nada en dos años. Con el fracaso de la segunda cruzada, en 1187 se decidió conquistar Jerusalén. Pero cayó bajo dominio los musulmanes de nuevo, dando lugar a la tercera cruzada, predicada por Clemente III. Conrado de Montferrato fue la primera persona que dio apoyo. Organizó la defensa de Tiro (Líbano).

Tercera cruzada (1189-1192)

Mapa tercera cruzada
Mapa tercera cruzada

Participan los reyes: Ricardo Corazón de León (Inglaterra), Federico Barbarroja (Alemania) y Felipe Augusto (Francia). Hubo disputas por la dirección de la cruzada. Federico Barbarroja murió el 10 de junio de 1190 ahogado en el río Saleph (en la actual Turquía). Le sucedió Enrique VI. Ricardo Corazón de León conquistó San Juan de Acre y obtuvo permiso para que los peregrinos pudieran ir a Jerusalén. Como la máxima presión del poder musulmán venía de Egipto, el Papa predicó para realizar una nueva cruzada: la cuarta cruzada.

Cuarta cruzada (1202-1204)

Mapa cuarta cruzada
Mapa cuarta cruzada

Papel fundamental de la ciudad de Venecia. Venecia cedió las naves para transportar el ejército y toda la logística que implicaba, a cambio de ocupar una serie de ciudades de la costa del Adriático: Zara, Spalato. La cruzada se desvió. En lugar de ir hacia Egipto terminó en Bizancio. La historiografía aún no tiene claro el motivo. Hipótesis: intereses religiosos de Roma para reintegrar Bizancio a la jerarquía romana.

El interés comercial de Venecia era monopolizar el comercio. Un cambio dinástico violento anterior provocó que la dinastía derrotada colaborase con los cruzados.

El 1204 cayó la ciudad de Constantinopla en manos de los cruzados tras un saqueo indiscriminado. Formación del Imperio latino de Constantinopla, instalado durante casi 60 años (1204 a 1261). En 1261 Miguel VIII Paleólogo recuperó Constantinopla y consiguió reinstaurar el Imperio Bizantino.

En 1244 los cruzados volvieron a conquistar Jerusalén dando lugar a la 6ª cruzada.

En 1260 los musulmanes recuperaron Jerusalén. Al final el movimiento croata resultó fracasado. No se consolidó la ocupación territorial de la 1ª cruzada.

En 1291 se perdió el último reducto cristiano. Los beneficios de las cruzadas para la Europa cristiana fueron el control marítimo. Significó la primera ruptura a la hegemonía musulmana. A partir de ese momento el mar mediterráneo pasó a ser feudal, cristiano.


Todos los artículos del curso: Historia Medieval de Europa

La crisis del siglo III y el colapso del Imperio romanoLa conversión de Constantino, el Imperio cristianoDespués del Imperio Romano: los reinos bárbarosExpansión del Islam en el Mediterráneo (siglos VIII-X)Agricultura y alimentación campesina antes de la Revolución FeudalEl emperador Carlomagno. El Reino de los Francos (481-987)La génesis del nuevo orden feudalEl Cristianismo, una institución universal en el orden feudalEl origen de las monarquías feudalesLas ciudades medievales en el feudalismo y la expansión comercialLa cuestión del crecimiento medieval (siglos XI-XIII)La desaceleración bajomedieval de los siglos XIII y XIVLa Guerra de los Cien Años (1337-1453)Los efectos económicos y sociales de la crisis bajomedievalRevueltas campesinas y conflictividad urbana en la Baja Edad MediaEl Cisma de Occidente (1378-1417)

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: