Consecuencias de la Primera Guerra Mundial

De entre las consecuencias más importantes de la Primera Guerra Mundial la más trágica fue la muerte de 12 millones de personas, además de ser la primera guerra donde se bombardeó la población civil.
Imatge destacada

| 20/06/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

Una de las consecuencias más importantes de la Primera Guerra Mundial, la más trágica, fue la muerte de 12 millones de personas entre combatientes y civiles. Fue la primera guerra donde se bombardeó la población civil. La guerra supuso un gran descalabro económico y la desestructuración de buena parte del centro de Europa. Además los tratados de paz firmados tras la guerra establecieron una falsa paz, porque para las potencias derrotadas, especialmente para Alemania, los tratados alimentaron altos niveles de rencor, como se vería años después.

Consecuencias demográficas y culturales de la guerra

¿Cuál fue el impacto demográfico de la Primera Guerra Mundial? El más significativo fue el elevado número de muertos entre combatientes y población civil. Pero también se debe considerar a todos aquellos que no llegaron a nacer como consecuencia de la guerra.

En porcentaje, el reparto de muertos por países fue el siguiente:

En el ámbito cultural la Primera Guerra Mundial tuvo importantes efectos sobre las mentalidades de la época, sobre todo, hizo cambiar la valoración sobre la violencia y la idea de la muerte.

Los que sobrevivieron al largo conflicto, lo hicieron después de haber vivido una barbarie, y comportó:

pacifismo
Las delegadas estadounidenses en el Congreso Internacional de Mujeres que se celebró en La Haya, Países Bajos en 1915. El congreso se convirtió en un clamor a favor de la paz. Fuente: Biblioteca del Congreso EE.UU.

El mundo combatiente se desmovilizó y no siempre los ex militares pudieron recuperar su puesto de trabajo anterior a la guerra. Los ex combatientes tenían añoranza de la guerra. El escritor, filósofo e historiador alemán Ernst Jünger, que participó en la primera guerra mundial, escribió el libro «Tormentas de acero,» un canto a la guerra por lo que tenía de experiencia interior, en la que sin embargo ni rechazó ni atenuó la brutalidad de la guerra y que le catapultó a la fama. Jünger ayudó a crear un espíritu de camaradería de asalto entre los ex combatientes alemanes, clave para el ascenso posterior del movimiento nazi.

Este tipo de ideas ayudaban a cohesionar a los ex soldados y hacerles sentir ciudadanos honorables. Y esto generaba movimientos de carácter violento que en muchos casos acabaron desembocando en el fascismo. Estos grupos, que hacían apología de la violencia, pronto se organizaron como movimientos políticos que en su interior contaban con grupos armados, como en el caso de los fascistas.

Los partidos socialistas, como respuesta, también organizaron sus propios grupos de violencia como medida de protección. En Alemania fundaron «el ejército paralelo» del partido socialdemócrata.

Consecuencias políticas de la guerra

La primera guerra mundial obligó a los estados a emprender el camino de la reforma del sistema político. El sistema político liberal de competencia de mercado de tipo abierto surgido de las revoluciones del siglo XIX se sustituyó por un sistema liberal democrático donde el estado estaba cada vez más presente en la regulación de la economía y la sociedad.

La guerra también hizo inevitable la reforma del sistema electoral de carácter democrático, donde se amplió el derecho de voto:

El proceso de reforma de los sistemas liberales, que en algunos países había comenzado antes de la primera guerra mundial, se extendió por toda Europa una vez acabada la guerra. El aspecto más importante de la reforma política fue la apertura del proceso electoral a todos los ciudadanos. Y esto se debió, entre otros motivos, al importante peso los partidos obreros y socialistas.

En Europa occidental la guerra supuso la concesión del voto a las clases populares. En Europa oriental se prometió la reforma agraria, por la eclosión de los partidos campesinos, que se haría expropiando a los propietarios que no pertenecían al partido patriótico, a costa de la redistribución de tierras después de la guerra.

Entre los años 1917 y 1919 se puso fin al ciclo revolucionario: Revolución rusa (comunista), revolución alemana (democrática), procesos revolucionarios derrotados en Bulgaria y Baviera.

La guerra también comportó una reordenación del mapa mundial, sobre todo en Europa:

El nuevo mapa de la Europa central y oriental después de la primera guerra mundial
El nuevo mapa de la Europa central y oriental después de la primera guerra mundial

Consecuencias económicas

La guerra tuvo consecuencias directas para la economía, pero desde el punto de vista de la producción no tuvieron consecuencias catastróficas, tan solo en aquellas zonas donde se sufrió la guerra. La guerra no afectó a los principales centros industriales europeos. No fue tanto la destrucción de los centros industriales como si afectó en la modificación de las estructuras productivas, en el proceso de modernización.

La guerra propició el ascenso de los monopolios (cárteles). Proceso que favoreció a los gobiernos y también al proceso de afiliación sindical. Les interesaba pactar la producción, la paz social… Modificación de la estructura empresarial.

También supuso la modificación de la política económica de los estados. Del «laisser faire, laisser passer» característico del liberalismo clásico del siglo XIX se pasó a todo lo contrario, el intervencionismo del estado en la economía. Intervencionismo que pasaba por la regulación de la economía: precios y salarios e intervención en sectores en crisis. Esta fue la configuración económica del siglo XX.

Tendencia a la alianza entre gobiernos, empresarios y mandos militares. Modificaciones en la forma de trabajar: la economía de guerra favoreció la expansión de la organización científica del trabajo. Trabajo en cadena, en Estados Unidos de la mano de Henry Ford. O el taylorismo. Se fue configurando el nuevo capitalismo monopolista, donde se trabajaba científicamente y se contemplaban factores como la productividad.

Elementos negativos directos de la guerra en la producción

Presupuesto Francia
Presupuesto público de Francia en los años de guerra

La guerra en Alemania y Gran Bretaña sobredimensionó sectores económicos determinados, como el del carbón y el acero (necesarios para construir la maquinaria de guerra y de transportes) de tal forma que se produjo una importante sobreproducción de estas materias durante la guerra. ¿Qué pasó después? El problema de la minería del carbón en Gran Bretaña: terminada la guerra buena parte de las minas tuvieron que bajar la producción y se produjo el conflicto social más importante de Gran Bretaña que no se resolvió hasta 1926.

Terminada la guerra, se inició una etapa de inflación y endeudamiento que entorpecía la recuperación económica. Fue parte del origen de la crisis de 1929. Los presupuestos públicos se dispararon.

Los anticipos del Banco de Francia tenían una consecuencia muy negativa para la economía ya que producían el aumento de la inflación. Los préstamos de países exteriores convierten la guerra en un negocio.

Alemania comenzó a partir de 1920 a sufrir los efectos de la pérdida del sector productivo y de las reparaciones de guerra impuesta por los tratados de paz. Tendrá repercusión en la conflictividad social. Las mayores huelgas se vivirán en esta época.

Préstamos interaliats durante la primera guerra mundial
Préstamos interaliados durante la primera guerra mundial (en millones de dólares).

El país que prestó dinero a todos los estados en guerra fue Estados Unidos y en mayor cantidad.

En cuanto a la inflación, fue consecuencia de:

Los tratados de paz causaron la pérdida de la capacidad productiva de los vencidos: en Alemania y en Austria-Hungría donde había una importante industria textil. Con la desaparación del Imperio Austrohúngaro la capacidad industrial de este territorio quedó partida en dos. La producción del tejido se quedó en Austria y la producción del hilo en Bohemia (Checoslovaquia). En virtud del Tratado de Versalles se creó el Reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos (a partir de 1929 llamado Reino de Yugoslavia). El nuevo país contaba con 5 sistemas ferroviarios diferentes. Así era muy difícil unificar un país.

Reparaciones de guerra

Francia había planteado la idea de que Alemania debía pagar las reparaciones de la guerra y se le tenía que declarar cómo el responsable de la guerra. Alemania finalmente se vio obligada a pagar buena parte de las reparaciones. El Tratado hizo una evaluación de todas las infraestructuras destruidas durante la guerra y las hizo pagar a Alemania, que también se veía obligada a pagar pensiones de viudedad…

En total a Alemania se le planteó pagar 131 millones de marcos, que tenían que repartirse de la siguiente forma:

Alemania se negó a pagar todo lo que se le exigió y esto causó la reapertura del conflicto económico.

Tratados de Paz de la Primera Guerra Mundial

Los Tratados de Versalles de 1919 fueron una serie de acuerdos de los vencedores sobre los vencidos. En Alemania fueron recibidos como un ‘dictado’, (diktat en alemán), una imposición.

Los vencedores de la guerra fueron Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. Italia quedó resarcido solo en parte. Los protagonistas de los Tratados de paz fueron los primeros ministros Georges Clemenceau (Francia), David Lloyd George (Inglaterra), Vittorio Emanuele Orlando (Italia) y el presidente Woodrow Wilson (Estados Unidos de América).

Tratado de Versalles
Los protagonistas del Tratado de Versalles: Lloyd George (Inglaterra), Orlando (Italia), Clemenceau (Francia) y Wilson (Estados Unidos).

El primer ministro francés Clemenceau tenía un doble objetivo:

El primer ministro inglés Llyod George quería:

El presidente norteamericano Wilson quería:

Todos ellos compartieron un objetivo: para todos los presentes en Versalles la Revolución rusa constituía una amenaza. Se tenía que rodear la Rusia revolucionaria con un cinturón de estados fuertes que sirvieran como contención de la Rusia soviética.

Gran Bretaña logró sus objetivos en Versalles. Alemania siempre consideró a Francia como la culpable de su situación. La política alemana consistió a partir de aquel momento en restablecer relaciones con Gran Bretaña.

El Presidente Wilson logró sustituir los imperios nacionales europeos por estados nacionales, pero estos nuevos estados continuaron teniendo realidades nacionales complejas (Checoslovaquia sería la suma de 3 nacionalidades).

El éxito de Wilson residió en la creación de la Sociedad de las Naciones. Lo que ocurrió fue que el galán de la Sociedad de Naciones era los Estados Unidos, pero los Estados Unidos nunca participaron en la Sociedad de las Naciones, porque el Senado norte-americano nunca ratificó el Tratado de Versalles.


Todos los artículos del curso: Historia Contemporánea de Europa (siglos XIX y XX)

Europa y el mundo colonial a finales del siglo XVIIILa Era Napoleónica (1799-1815)El Congreso de Viena y la Restauración del orden europeoCambios sociales y económicos en el siglo XIXLiberalismo y nacionalismo en el siglo XIXLas revoluciones de 1820, 1830 y 1848La expansión del gran capitalismo industrialLa Europa del Sistema Bismarck y el estado-nación liberalImperialismo y expansión colonial en el siglo XIXLa Primera Guerra Mundial (1914-1918)Consecuencias de la Primera Guerra MundialEl nuevo mapa territorial de la Europa de entreguerrasLas Revoluciones de Rusia (1917) y Alemania (1918)Las democracias de la Europa de entreguerras: Gran Bretaña, Francia y AlemaniaAscenso al poder del fascismo en ItaliaLa revisión del Tratado de Versalles y la reapertura del conflicto en Europa[Libro] Capitalismo y democracia 1756-1848La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: