Conferencias de Paz de la II Guerra Mundial

Las Conferencias de Paz se celebraron con la participación de los países aliados a partir de 1941 para discutir sobre la organización del mundo después de la Segunda Guerra Mundial.
Imatge destacada

| 15/12/2019 | Última actualización:


Índice de contenidos

Las alianzas antes y después de la guerra

La configuración del mundo post-bélico

La organización del mundo surgido después de la Segunda Guerra Mundial se decidió en las conferencias de paz. Estas conferencias fueron organizadas por los países del bloque aliado (Estados Unidos de América, Gran Bretaña y la URSS). Se celebraron a partir de 1941, cuando el desarrollo de la guerra era más favorable al bloque aliada.

Las conferencias de paz más importantes fueron las impulsadas por las tres grandes potencias aliadas:

El 8 de mayo de 1945 un diario estadounidense anuncia la victoria de las tropas aliadas en el frente europeo
El 8 de mayo de 1945 un diario estadounidense anuncia la victoria de las tropas aliadas en el frente europeo.

La Segunda Guerra Mundial transformó el esquema geopolítico vigente en el mundo. Un esquema que existía desde los inicios de la edad Moderna. A partir de 1945 el sistema político, económico, social y militar estuvo formado por dos bloques antagónicos:

Terminada la guerra estos bloques antagónicos configuraron alianzas políticas y militares. Fueron bloques herméticos y sin fisuras. Estuvieron vigentes hasta el final de la Guerra Fría, con la caída del muro de Berlín en 1989.

De aliados a enemigos

La guerra mundial rehabilitó los vencidos integrándolos en el bando occidental. Los países del bloque nazi-fascista (Italia, Alemania Occidental y Japón) terminada la guerra pasaron al bloque capitalista occidental. La guerra puso de manifiesto que no había antagonismos estructurales dentro del nuevo bloque occidental. Todo ello a pesar de que habían luchado en bandos diferentes durante la guerra. En realidad, se trataba de una serie de estados que tenían el mismo modelo social y económico (capitalismo).

La cuestión capital después de la guerra era decidir qué modelo de organización política debían tener los países vencidos. Las opciones disponibles eran dos: o una democracia de libre mercado o un estado totalitario.

Las potencias vencedores optaron por liquidar el modelo totalitario dentro del bloque occidental. Allí donde había habido regímenes dictatoriales, impulsaron la creación de democracias constitucionales y parlamentarias.

El elemento que hizo posible la rehabilitación de los vencidos fue la presencia de la URSS en el bando aliado. El bando aliado durante la segunda guerra mundial fue una alianza coyuntural, interclasista entre formaciones sociales. Con una celeridad impensable se produjo la inversión de alianzas. Los aliados pasaron a ser enemigos y los enemigos aliados.

Estados Unidos: la nueva potencia occidental

La segunda guerra mundial abrió una etapa radicalmente diferente en las relaciones internacionales. Antes de la guerra el mundo era Europa. Tras el conflicto los Estados Unidos, país que había practicado la política aislacionista, se convirtió en una gran potencia. La influencia exterior de los Estados Unidos aumentó a partir de su política de implicación directa en Europa. El Plan Marshall supuso la colonización y subordinación de Europa hacia los Estados Unidos.

La Unión Soviética: papel estratégico en el este de Europa

La URSS se ganó un gran prestigio en la guerra. El vencedor del nazismo en Europa fue el Ejército Rojo. Pero desde la perspectiva del nuevo bloque occidental-capitalista, la verdadera amenaza de la posguerra era la URSS. En Washington cada vez había las partidarios de declararle la guerra encubierta.

El verdadero vencedor de la guerra en Europa contra el enemigo nazi fue el Ejército Rojo de la URSS. Era una evidencia para todos las grandes perdidas sufridas por la población soviética en la guerra.

El balance de la URSS fue catastrófico. 22 millones de muertes, el 60% de la infraestructura industrial perdida, traslados forzosos, etc.

La victoria de la URSS sobre el nazismo debía traer cambios en las estructuras políticas de Europa. Así lo veían los luchadores de la resistencia antifascista. Los partidos comunistas más grandes en Europa eran los de Francia e Italia. Terminada la guerra contaban con un gran apoyo popular. En Francia e Italia destacados dirigentes comunistas fueron llamados a entrar en los gobiernos.

Los estados colaboracionistas

La Segunda Guerra Mundial también tuvo resonancias en Asia y África. Fueron muchos los gobiernos colaboracionistas que participaron en la batalla.

Algunos de los principales países colaboracionistas con el nazismo fueron:

El Japón

En 1927 el Memorial Tanaka proclamaba la legitimación del discurso imperialista contra la ocupación europea. El Japón se convirtió en un estado autoritario con vocación expansionista y firme aliado del régimen nazi en el Pacífico. Terminada la guerra se vio obligado a replegarse dentro de sus fronteras. Además tuvo que abandonar los postulados militaristas.

Índia

Subhash Chandra Bose, líder del Partido del Congreso, firmó una alianza con el régimen nazi y militarista japonés. El objetivo: liberarse de la ocupación británica.

Indochina francesa

El emperador Bao-Dai, proclamado en 1925 como emperador del Vietnam, fue un gobernante títere de los nazis durante la guerra.

Hungría

En la misma lista de los gobiernos colaboracionistas se encuentra el gobierno del regente Miklós Horthy. Encabezaba un gobierno autoritario filo-fascista.

Filipinas

José P. Laurel se convirtió en Presidente de las Filipinas gracias a su cooperación con los japoneses.

Noruega

Gobierno de Vidkun Quisling en Noruega. Tomó el poder gracias a un golpe de Estado que contó con el soporte del régimen nazi.

Jerusalén

Otro gobernante cercano al régimen alemán fueron el Gran Muftí de Jerusalén.

Protectorado de Marruecos

Allal Fasi, líder del movimiento nacionalista del Protectorado francés de Marruecos.

En cambio, otras colonias francesas en África se pusieron del lado de la resistencia antifascista, como Argelia, Camerún y Senegal.

1943: entrada en la guerra de los Estados Unidos de América

Los Estados Unidos de América entraron en la guerra en 1943. Hasta aquel momento el avance alemán parecía imparable. La entrada de Estados Unidos inclinó la balanza a favor del bando aliado. Fue entonces cuando los aliados organizaron las conferencias de paz. Se tenían que poner las bases del nuevo mundo posbélico. Y delimitar los espacios de influencia de los futuros dos bloques dominantes.

En las conferencias de paz también participaron Francia e Italia. Los dos países habían conseguido cambiar su estatus de países enemigos a aliados durante el curso de la guerra. Las reuniones más importantes fueron:

Las conferencias de paz y el desarrollo de la guerra en 1943

La situación de los frentes de batalla

En el momento de celebrarse la conferencia de Teherán, en noviembre de 1943, la situación general era la siguiente:

Italia en 1943: la caída del régimen fascista

En julio de 1943 se produjo el desembarco de las tropas británicas y canadienses en la isla italiana de Sicilia. Se iniciaba la operación de ocupación del territorio italiano por parte de los aliados. En 1943 el régimen de Mussolini se hacía pedazos. La oposición antifascista era más fuerte.

El Gran Consejo Fascista (celebrado el 25 de julio de 1943) tenía que analizar la marcha de la guerra. A la reunión asistieron los grandes jerarcas fascistas del régimen:

El Gran Consejo cuestionó la forma como el Duce estaba llevando la guerra. Se votó una resolución donde se pedía la destitución de Mussolini. Pero nadie se atrevió a pedir el armisticio.

Al día siguiente, el 26 de julio, el rey Víctor Manuel III destituyó y encarceló Mussolini. Oficialmente liquidó el fascismo. El rey nombró al general Badoglio como primer ministro dándole la orden secreta de concluir un armisticio con los aliados. Los jerarcas fascistas tenían ciertas garantías personales por parte de los aliados. Pero cayeron en manos del nuevo Estado fascista del norte. En enero de 1944 fueron juzgados y condenados a muerte por la República Social Fascista durante el Proceso de Verona.

Cuando Mussolini fue encarcelado, los alemanes entraron en Italia para liberarlo. Al frente del pelotón de las SS estaba el coronel Otto Skorzeny. Su objetivo era liberar a Mussolini y crear en el norte del país la República social de Salón. Fue un estado títere de la Alemania nazi.

A partir de ese momento Italia quedaba dividida en varios territorios:

A partir de septiembre de 1943 se inició una dura guerra civil en Italia. La resistencia popular antifascista luchó al lado de los monárquicos de Badoglio. El enemigo a derrotar eran los alemanes y los fascistas de Salón. El objetivo de la resistencia era derrotar al fascismo y construir una república socialista y democrática. El líder del partido comunista italiano Palmiro Togliatti aceptó la legitimidad de Badoglio. Desde el exilio llamó a la lucha contra el régimen fascista de Salón.

El rey de Italia necesitaba desmarcarse de la dictadura fascista. El referéndum del 2 y el 3 de junio de 1946 sancionó la abolición de la monarquía.

La conferencia de Teherán de 1943

¿Por qué se celebró la primera conferencia de paz aliada en Teherán? Por un lado, se tenía que estabilizar y consolidar una anterior presencia británico-soviética sobre territorio iraní. También se tenía que ejercer in situ el control de los hidrocarburos de la zona. El petróleo tenía que estar en manos de los aliados. Hacía falta para finalizar la guerra.

La potencia colonial histórica del Oriento Próximo era Gran Bretaña. Su principal objetivo era evitar que la opinión pública simpatizase con la causa del Eje. Los nazis apoyaban la descolonización de la zona. Terminada la guerra, los escenarios iraníes y griegos se convirtieron en los primeros conflictos de la Guerra Fría. Irán acabó siendo una monarquía dictatorial útil para frenar la expansión comunista en Oriente Próximo.

Conferencia de Teheran
Los «tres grandes»: de izquierda a derecha: Joseph Stalin, Franklin D. Roosevelt y Winston Churchill en el pórtico de la embajada de Rusia durante la Conferencia de Teherán para hablar del teatro europeo de 1943.

La cuestión del segundo frente europeo en el oeste

En la Conferencia de Teherán Stalin pidió insistentemente abrir un frente en el oeste. Stalin quería una acción para obligar a la dispersión de tropas alemanas en Europa. Stalin insistió en pedir más solidaridad al resto de aliados.

De acuerdo con la petición de ayuda, los Estados Unidos decidieron apoyar a la URSS. Lo hicieron de forma calculada y muy gradual. La ayuda de los Estados Unidos no respondió nunca a las necesidades reales de la URSS. La URSS nunca tuvo acceso al programa de préstamos ni ayudas por parte de los norteamericanos. La alianza del bando aliado superficialmente no presentó ninguna fisura. Pero a lo largo de la guerra la unión se debilitó.

En mayo de 1943, Stalin había disuelto la III Internacional. El mensaje que quería transmitir el líder soviético era que la guerra ya no se hacía por el socialismo. Era un importante cambio en la retórica soviética, que simbolizaba en la frase «o democracia o fascismo». La URSS mostró su sinceridad de ser un aliado fiel hacia la causa de la democracia.

Stalin insistía en la apertura de un segundo frente en Europa. Como gesto de buena voluntad hacia los aliados era la supresión de la III Internacional. Con su decisión Stalin anuló la capacidad operativa de una institución que coordinaba el movimiento comunista internacional. También decidió, en enero de 1944, suprimir el himno de la Internacional en la URSS. Había que recuperar la grandiosidad de la Rusia zarista.

La Conferencia de Teherán decidió abrir un segundo frente en Europa. El segundo frente se hizo efectivo el 6 de junio de 1944 con el desembarco aliado en Normandía.

Ayuda a las fuerzas antifascistas

Los aliados decidieron ayudar a las resistencias populares antifascistas en Yugoslavia, Italia y Francia. También exigieron la rendición incondicional de Alemania. De momento Japón quedó apartada. La rendición debía ser incondicional, sin ninguna condición previa a los alemanes. Se pensaba que con el fin de la guerra se haría un tratado de paz. La paz nunca se firmó con Alemania. La guerra terminó con sanciones de facto: un pillaje científico y una cierta rapiña de infraestructuras industriales.

Las tres potencias aliadas (Estados Unidos, Reino Unido y Unión Soviética) no firmaron una paz unilateral con la Alemania nazi. Stalin quería que las tres potencias aliadas firmaran la rendición con la Alemania Nazi. Sospechaba que ingleses y norteamericanos iban a firmar la paz unilateral con Alemania sin la URSS. Temía que sus aliados crearan un nuevo frente de guerra contra los soviéticos. Stalin sospechaba que los Estados Unidos tenían miedo de los éxitos soviéticos. Los americanos no querían que la opinión pública europea se mostrara favorable a la causa comunista.

El diseño de las Naciones Unidas

Finalmente en Teherán las potencias aliadas decidieron crear una institución para salvaguardar la paz internacional. La nueva institución tenía la responsabilidad de mantener la «paz perpetua». Debía substituir la ineficaz Sociedad de Naciones. Las potencias vencedoras tendrían unas prerrogativas diferenciadas. La prerrogativa más importante era el «veto» en el Consejo Permanente. Lo tenían: los Estados Unidos, Gran Bretaña, la URSS, Francia y China Nacional (gobierno en el exilio en la isla de Formosa).

En 1943 Francia aún estaba ocupada por el ejército alemán. A partir del desembarco de Normandía se articuló una colaboración entre el ejército de la Francia Libre y los aliados. Los aliados apoyaron la resistencia moderada burguesa del general De Gaulle. Se tenía que limitar el peso de los comunistas en la lucha contra el nazismo. Los partidos comunistas tenían que quedar en la oposición integrados en el sistema capitalista burgués bendecido por los Estados Unidos.

Cuarta conferencia de Moscú (9 de octubre 1944)

Reunidos Stalin y Churchill en Moscú, formalmente la Conferencia fue intrascendente. No hubo ningún acuerdo establecido. Las «conversaciones» fueron el embrión del futuro reparto de las zonas de influencia. Allí se dibujó la zona oriental que quedaría bajo influencia de la URSS con la forma de «democracias populares«. En la zona occidental, las alternativas políticas de izquierdas serían abortadas. Se fijó el establecimiento de gobiernos moderados de centro. Los porcentajes de las zonas de reparto quedaron así:

La liberación de Europa y el miedo a los partisanos comunistas

En octubre de 1944 Francia ya había sido liberada. Estaba muy presente en Churchill el peso de los maquis en la liberación de la Provenza.

Entre la primavera y el invierno de 1944 en Italia el gobierno monárquico de Badoglio actuaba con una pasividad criminal. Las fuerzas militares regulares se abstuvieron de llevar a cabo un avance militar en el norte. Dejaron todo el peso de la liberación a los partisanos antifascistas. Se tuvieron que enfrentar solos a la doble coalición nazi-fascista.

En Francia el general De Gaulle decidió desarmar a los partisanos a efectos de evitar un doble poder.

En octubre de 1944 en el frente oriental la URSS iniciaba la ofensiva final contra Alemania.

La URSS ya había quedado liberada. El 16 de abril de 1945 los soviéticos llegaron a Berlín, que finalmente fue liberada el 9 de mayo. La paradoja que se produjo una vez liberada Europa fue que las fuerzas que lideraron la resistencia quedaron apartadas. Los aliados acordaron restaurar los regímenes capitalistas liberales. El miedo que trasladaba el comunismo a las clases dominantes obligó a introducir políticas sociales y de regulación del capitalismo. En la Europa occidental, donde se establecieron regímenes parlamentarios liberales, se tuvieron que introducir elementos de pseudosocialismo. El Plan Marshall fue la solución política para hacer aceptar a los europeos el nuevo marco económico capitalista.

Conferencia de Yalta (febrero 1945)

En febrero de 1945 ya se ha producido la batalla de las Ardenas. Prácticamente toda Europa estaba liberada. Solamente Berlín aún estaba bajo los nazis. En el Frente del Pacífico quedaba algun foco de resistencia japonesa. Éxito aliado en Iwo Jima (19 de febrero-26 de marzo). Aceleración de los bombardeos masivos sobre Japón.

Acuerdos de la conferencia de Yalta

¿Qué se decidió en Yalta? Los aliados aceptaron lo que informalmente había quedado entendido a las conversaciones de Moscú. Se estableció el futuro para los estados centrales y orientales de Europa liberados y ocupados por el ejército soviético. Se decidió que habría respeto a la autodeterminación.

La instauración de democracias parlamentarias en Europa occidental

También se daba el visto bueno para la celebración de elecciones en la Europa occidental, eliminando las fuerzas totalitarias. En Francia, Alemania e Italia, países controlados por los americanos, se estableció la democracia parlamentaria. En lo económico se instauró el liberalismo económico con el intervencionismo estatal allí donde era necesario. Se desestimaba cualquier hegemonía que pudiera catapultar las izquierdas en el gobierno. Podrían existir fuerzas políticas comunistas pero sin representación mayoritaria en los parlamentos.

En Yalta se estableció que Austria y Alemania se dividirían en 4 zonas de ocupación. Las potencias ocupantes eran Gran Bretaña, Estados Unidos, URSS y Francia. Alemania quedó en esta situación hasta 1947. Austria hasta 1955.

A Francia se le concedió el estatus de potencia vencedora: de estado colaboracionista pasó a potencia ganadora. Era una decisión de posguerra, de guerra fría. De esta manera los aliados potenciaban la candidatura de las fuerzas políticas conservadoras que encabezaba el general Charles De Gaulle. Apuesta a favor de un gobierno de De Gaulle con estructuras parlamentarias en manos del centro-derecha.

En 1946 se celebraron las primeras elecciones después de la guerra que dieron lugar a la IV República liderada por De Gaulle, pero aún con una lógica frente-populista, al menos hasta 1947.

En Austria los resultados fueron diferentes. La solución plausible no llegó hasta la firma del tratado de 1955. Las cuatro potencias vencedoras decidieron evacuar Austria. Se estableció una república federal desmilitarizada, neutral, que no se integró dentro de los organismos internacionales.

Europa central y oriental

En Europa central y oriental se decidió establecer gobiernos donde la URSS debería ejercer una cierta tutela. En esta zona ningún futuro gobierno podría ser contrario a los intereses de la URSS.

La frontera entre Alemania y Polonia se estableció en los ríos Oder/Neisse. Sería ratificada en el momento de firmar la paz (que nunca llegó). Era una línea fronteriza provisional. Comportó dos cosas: a Polonia se le reconoció la expansión hacia occidente. Y para compensarle lo que perdía por el este, ganó Danzig (supuso la expulsión de seis millones de alemanes). Y a la URSS se le concedió Ucrania y Bielorrusia.

Las potencias aliadas aspiraban a la reunificación de Alemania. Esta no llegó hasta la disolución de la RDA y su absorción por parte de la RFA. La RFA, con la doctrina Hallstein (1955), aplicó una política muy dura respecto la RDA. Declaró rotas cualquier relación diplomática con todos aquellos estados que aceptaran la soberanía de la RDA. Esto duró hasta la doctrina de la Ostpolitik de 1970. La Ostpolitik quería romper el aislamiento de Alemania y normalizar sus relaciones con los vecinos.

En 1955 la RFA fue admitida en la OTAN. Pocos días antes, el 15 de mayo de 1955 se fundó el Pacto de Varsovia. Era la alianza militar de los países comunistas. El rol del estado alemán en las dos posguerras presenta una estrategia muy similar. Avanzada territorial contra la hipotética expansión soviética. Rol contrarrevolucionario.

Otra decisión importante: la URSS se comprometía a declarar la guerra a Japón después que terminara la guerra en Europa. Esto hizo saltar todas las señales de alarma en EE. UU.

Conferencia de Potsdam (julio-agosto 1945)

En julio de 1945 se produjo la entrada de la URSS en la guerra contra Japón. Y Corea fue ocupada en el norte por tropas soviéticas.

Conferencia de Potsdam
Foto de grupo tras la conferencia Detrás de izquierda a derecha: William D. Leahy, Ernest Bevin, James F. Byrnes y Viacheslav Molotov. Ante izquierda a derecha: Clement Attlee, Harry S. Truman y Stalin.

Se acordó la devolución de todos los territorios europeos anexionados por Alemania desde 1937 y la separación de Austria.

Para Alemania se decidió su desmilitarización, la desnazificación, la democratización y la persecución de los criminales de guerra nazis.

Para Polonia se aprobó la adopción de sus nuevas fronteras en 1945; el reasentamiento de forma «humana y ordenada» de las minorías alemanas de Polonia, Hungría y Checoslovaquia; un acuerdo para la reconstrucción (los aliados estimaron sus pérdidas en 200 mil millones de dólares.

Alemania fue obligada a pagar únicamente 20 mil millones en productos industriales y mano de obra.

Y finalmente se decidieron los términos de la rendición para Japón.


Todos los artículos del curso: Historia del Mundo Actual

Cronología Historia del Mundo ActualConferencias de Paz de la II Guerra MundialLa construcción ideológica, económica y militar de la Guerra FríaMacartismo y persecución de los enemigos interiores en la Guerra FríaLa Revolución de Terciopelo de 1989

Bibliografía recomendada:

Personajes clave:

No se puede mostrar ningún resultado en estos momentos.


Idiomas disponibles: